No dejes que me encuentre

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 21

Tu sangre es mi sangre, una vida por otra vida

En busca de un para siempre para fortalecer mi propia vida

Cuando el gallo cante de nuevo el tiempo estará de mi lado

Y el de otra alma estará para siempre perdido.

 

Tu sangre es mi sangre, con una existencia desvanecida

Ya no quedará rastro, solamente un alma perdida

Beberé la sangre de un alma ingenua y pura

Que ya en mi interior este conjuro sellará.

 

Tu sangre es mi sangre, una vida por otra vida

Tu cuerpo es mi cuerpo, una muerte reiniciará mi nueva vida.

 

Leí el hechizo preocupada por la verdadera razón de su existencia y miré a Alexa con curiosidad y en busca de una clara respuesta. Ella ya no parecía estar muy emocionada a como pensé estaría cuando lo hizo con Laurel, probablemente por la visión de aquel futuro incierto que continuaba molestándola. A mi me preocupaba más aquel hechizo y las verdaderas intenciones con que fue creado.  

—Esto parece peligroso —le dije.

—Sí, Laurel lo cambio un poco, dijo que eso le daría más fuerza y… De todos modos, no pienso hacer nada con eso, puedes quedártelo. Tal vez sea lo mejor, deberíamos detener nuestras sesiones nocturnas y dejar todo este asunto sobre la magia. Así, podríamos evitar el futuro que he visto —por su expresión, casi creí que empezaría a morderse las uñas en cualquier momento, hasta yo estaba pensando en hacerlo.

—Entonces, terminamos —le dije y ella me miró finalmente, entendiendo el significado de sus palabras para mi. —Te irás.

—No, vendré de vez en cuando, simplemente no tanto como ahora —ella intentaba consolarme como si eso fuera posible. —Ela, ya no soy una niña. Hace un mes nos graduamos y Gabriel… —Dudo en continuar la oración. —Gabriel me pidió matrimonio y dije que sí.

—¿Matrimonio? ¿Cuando sera la ceremonia?

—¿Quieres decir la boda?

—Sí —no me gustaba esta discusión.

—Ela, yo tengo una vida fuera de este bosque, todas la tenemos y llegará un momento en que incluso Silvia también se case, su novio parece muy enamorado —dijo. —No te molestes por eso alguien más vendrá, lo vi, alguien vendra.

—Y me matará.

—No, creo que quien venía a verte era otra persona y de algún modo se relacionaba con esa otra persona —la miré como si ya hubiera perdido la razón. —Simplemente, debemos evitar que lo que vi suceda en el futura, porque sería una tragedia.

—Tal vez no viste bien —le dije. —Será mejor que vayas a descansar y entonces mañana hablaremos con más calma al respecto —. Me di la vuelta y continué mi camino aunque Alexa me llamó tres veces.

De vuelta en casa, reflexione sobre lo que ella me había dicho respecto a su premonición como también sobre la presencia de Silvia que por alguna razón había ido detrás de Alexa y nos escuchó a cierta distancia. Me preguntaba si realmente había logrado comprender toda la conversación y porqué no se había acercado. Los seres humanos de aquella época eran difíciles de entender para mi, tal vez todo ya lo fuera porque de cierto modo, ya no era humana.

Al siguiente día, mientras esperaba encontrar a Laurel en el mismo lugar de siempre, en su lugar la vi caer en el lago y el agua se extendió como manos para absorberla y nunca más regresarla al mundo. Intenté detenerlo; pero mis poderes nunca tuvieron efecto en el lago que parecía ser un ente completamente indiferente a mi y siempre hambriento. Vi su cuerpo ser tragado por el agua como si se tratará de un monstruo. Entonces, levanté la mirada y vi a Alexa observarme con una expresión completamente diferente a ella. Mi mente empezó a correr en busca de respuestas mientras ninguna de las dos se movía y el lago se tornaba de un tono rojizo porque cuando Laurel cayó ella ya estaba muerta. El vestido gris de Alexa estaba manchado de la sangre de aquella a quien consideraba su amiga. Y el hechizo vino a mi como una gran revelación.

 

Tu sangre es mi sangre, una vida por otra vida

En busca de un para siempre para fortalecer mi propia vida

Cuando el gallo cante de nuevo el tiempo estará de mi lado

Y el de otra alma estará para siempre perdido.

 

Escuche un gallo cantar, algo extraño considerando que no había ninguno alrededor que yo recordara. Era un eco fantasmal, creado solamente para toda esta situación y entonces supe lo que habían hecho. Un alma se había perdido para siempre en las profundidades del lago, atrapada allí por toda la eternidad. ¿Por qué? ¿Por qué Alexa haría tal cosa?



Wanda Quiceno

Editado: 06.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar