No hay peor infierno que el cielo mismo

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 14: Dios, Lucifer y un extraño en el décimo infierno

1

Lawliet y Sorath entraron a un edificio que se encontraba en ruinas, y se escondieron detrás de un escritorio.

—Esas criaturas son peligrosas, señor Sorath. Le daré dos dagas para que se mantenga a salvo en lo que yo regreso, hay alguien importante que me espera.

Sorath tomó las dagas e inmediatamente después de eso el gran Lucifer con disfraz de humano se dispersó del lugar como solía hacerlo siempre.

El menor de los hermanos Smith escuchó unos golpes en la puerta del edificio, después el sonido de un cristal rompiéndose y cayendo al suelo en pedazos resonó por toda la habitación.

2

Lawliet iba a hacer una visita al cielo pero esta vez no era para ver a su querido hermano sino a su padre, el creador de todo…Dios.

Lucifer recordó las últimas palabras que Dios le dijo: Tienes más poder que cualquier criatura que jamás he creado, incluso tu poder podría llegar a compararse con el mío. Crear y destruir a tu voluntad. ¿No es maravilloso?

—Claro que es maravilloso –Susurró Lawliet- Padre.

Él abrió las puertas del cielo como si de una puerta de madera vieja y a punto de caer se tratase. Un ángel lo observó y notó aquella aura de maldad que emanaba.

— ¿Quién eres y cómo has entrado? –Preguntó aquel ángel-

Lucifer seguía en su forma humana. Le gustaba ese aspecto, no ocasionaba tanto miedo.

—Eh…perdón, acabo de morir…tenía sida y quiero saber si debo ir al cielo o al infierno, dado que he montado un trío que estaba de puta madre, sexo a más no poder y me ha dado un paro cardíaco. Era Barman en una zona de mala muerte de Denver. Bourbon, esa es mi especialidad, me quedan bastante bien, ¿Quieres uno? Por cierto…la puerta…estaba abierta. ¿Por qué no despiden a San Pedro?

El ángel lo observó de una forma desapacible.

—No deberías de estar aquí –Respondió el ángel-

Lawliet sonrío.

—Y tú no estarás aquí.

Aquel ángel comenzó a sentir un calor intenso dentro de sí que quemaba su alma, pasados unos cuantos segundos ésta se calcinó y la ceniza se dispersó con el viento. Caminó hacia dentro de aquel lugar que hasta cierto punto desconocía.

— ¿Tú quién eres? –Preguntó otro ángel mientras Lawliet caminaba por los pasillos-

—Vengo de visita, hazte a un lado, basura –Contestó Lawliet-

Caminó rápidamente ignorando a aquel ángel. Al final del pasillo éste giró a la izquierda y se encontró con la puerta que daba al décimo infierno.

—Vaya…sólo tuvo que morir uno –Dijo Lucifer para sí mismo- Que triste.

La puerta del décimo infierno se abrió y él no había sido el que la había abierto.

—Te estaba esperando. Entra.

Sonó aquella voz que  él no escuchaba casi desde el inicio de los tiempos humanos.

— ¿Por qué no te escapas de una vez? ¿Qué acaso no te aburres? –Preguntó Lawliet-

Observó a aquel anciano sentado en el gran trono que le pertenecía y alguien a su lado a quien no reconoció en lo absoluto. Un chico calvo vestido como un empresario de los setenta. Tenía ojos grandes y su piel era grisácea, cuatro dedos en lugar de cinco.

— ¿Tu proyecto secreto? –Preguntó Lawliet-

—Tenía que acompañarme, lo doté con un gran grado de inteligencia mayor al que se consigue juntando a las mejores mentes que he creado a lo largo de la historia dentro del planeta tierra. No me he ido porque quiero descansar un poco…pero, vaya...cada vez que lo hago ocurre un desastre en ese planeta. Guerras, hambre…siguen siendo iguales de primitivos y usan su inteligencia para crear armas nuevas y destruirse entre sí. Podrán ser mi juguete favorito pero, son autodestructivos.

—Es divertido –Añadió Lucifer-

—La maldad no es divertida, disfrutas del sufrimiento porque para eso fuiste creado. La diversión no existe y la maldad sólo eres tú… ¿Tú eres divertido? –Preguntó el proyecto secreto-

—Bastante agradable ¿no lo crees? –Preguntó Dios-

—Ahora que lo dices si soy divertido, hace poco hice una broma bastante buena con un ángel ¿Te muestro la repetición?



Dirk Blackmore

#1590 en Fantasía
#289 en Paranormal

En el texto hay: dios, diablo, cielo e infierno

Editado: 29.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar