No los necesitamos para lograrlo

Tamaño de fuente: - +

Mi Madre.

Varios años atrás,muchos años.…

Buenos días mundo, comencemos con la rutina-todas las mañanas me digo  lo mismo desde que tengo uso de razón.

Apenas con quince años  y cuido a tres mocosos y lo peor es que no son mis hijos son mis hermanos bueno si así les podría llamar. En varias novelas he visto como se abrazan, juegan juntos pero en mi caso mis hermanos solo me molestan y me acusan con mis papás por cosas que no hecho pero como son hombres les van a creer a ellos, no es algo ilógico pero bueno a seguir con lo más difícil.

Me puse una licra color negro y una camiseta rota blanca y los únicos zapatos que tenía para el trabajo , nuestra casa es muy pequeña y  como no esperarlo si somos pobres, a veces me veo en un espejo y me pregunto porque desde muy pequeñas a las mujeres nos enseñan solo a cocinar ,planchar , a criar a niños mas bien hacer amas de casa no como a los hombres que ellos supuestamente tienen más derechos que nosotras que estúpido, pero que se va hacer tengo miedo a de opinar pues la última vez que lo  dice  me pegaron hasta el punto de no levantarme dos días de la cama y a mi mamá le fue peor que a mí, me sentí tan culpable por ella , ya que pagaba los platos rotos ; aunque dentro de mí a veces me gustaba porque mi madre igual era mala conmigo.

Alexa, apúrate que no tenemos tu tiempo- escuche gritar a mi madre desde la pequeña sala que teníamos. Salí para el cuarto de mis hermanos con un pánico horrible pues la parte difícil de mi día era despertarlos.

Guillermo levanta tienes que ir a la escuela-dije empujándolo despacio pues si lo lastimaba me lastimarían a mí el doble. Lo intente por unos minutos, no reaccionaba. Lo empuje un poco más hasta que me pateo en el estómago. Déjame en paz-dijo gritándome, pero al final se levantó. No es nada fácil hacer esto todos los días siempre recibo golpees, insultos, bueno de todo un poco pero esta vida me toco tener. Así sucesivamente seguí con Jesús y Jacinto, la misma rutina como el primero.

 Me apresure hacer el desayuno, como mi madre salía con mi papa a las 5:00AM a cortar hierva para los animales no tenían tiempo. Un par de huevos, leche, chocolate eran los caprichos de los mocosos.

¿Dónde están mis zapatos? ¿Dónde está mi camisa? Que inútil eres, no se para que te tuvieron mis padres- Eran las pocas ofensas que me decían. Como sea comieron, y se despidieron de mí. De vez en cuando los envidiaba porque a ellos los dejaban estudiar, aunque ninguno sabía aprovecharlo.

Ni apenas se fueron mis hermanos fui corriendo al campo donde mis papás estaban trabajando. Me sentía siempre muy incómoda ya que mi vecino Mateo me veía de una forma muy perversa, para mis papás era un buen partido tenia tierras, dinero pero lo que nunca se dieron cuenta era que él es un borracho, y varias personas del pueblo que había cerca, decían que maltrataba a las mujeres, que poco hombre.

Así pasaron las horas de una lado para el otro hasta el medio día que lleguen mis hermanos a Almorzar. En fin así pasaban mis días, solitarios como única hija sin a nadie con quien conversar siempre vacía por dentro.

Pero tenía una ventaja de estar sola y que mi familia me ignoraba. Todas las noches me encontraba con el “amor de mi vida”, el chico más leal y sincero que he conocido. Lo conocí en la escuela cuando aún estudiaba, desde ese momento supe que sin el a mi lado  no sería nadie y una gran desgracia  por el resto de mi vida yo estaría.

Hasta mañana Papá, mamá y hermanos la bendición-dije con gran respeto.

Tan temprano, ¿Acabaste tus labores, planchaste los uniformes de tus hermanos, lavaste mi ropa y diste de comer a los conejos? No quiero que seas una inútil como tu madre-en tono agresivo dijo me dijo mi padre.

-Sí, no queda nada más que hacer ¿me puedo retirar?

-No espera, antes que te retires quiero que vayas al campo donde estaba y me traigas mis zapatos me los olvide y que planches mi camisa voy a salir con mis compadres.

-¿Ya qué hora regresas? –escuche al fondo de la cocina con una voz temerosa y quebradiza, mi madre quería saber para tener lista las cosas.

- Vieja me vas a controlar o que. Te lo he dicho miles de  veces que sin mi autorización no hables, pero vas a ver cuando regrese y tu Alexa sirve  y trae lo que te ordene que no tengo su tiempo, ¡ahí! mujeres todas buscan lo mismo.

-Está bien Papá, iré rápidamente.

Salí rápidamente pues eran las 7:00PM  , quede a las7:30PM con el “amor de mi vida” y hasta ir donde nos encontrábamos cada noche me demoraba media hora en llegar pero para mí valía la pena cada minuto a su lado, no conocía su nombre pues nunca hasta ahora nos lo hemos dicho sin embargo me gusta más así, misterio, romance me encanta y a quién no.

Busque y busque donde estaba mi papa y nada, creo que demore 10 minutos hasta encontrarlos por mi mente solo pasa mi chico, y lo decepcionado que va a estar si no voy. Después de un largo tiempo encontré los zapatos, corrí como si me persiguieran mil demonios.

-Listo Papa, algo mas ¿Puedo retirarme?



Angeline1614

Editado: 07.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar