No me digas así (editando)

Tamaño de fuente: - +

5-Nuestra amistad.

 

Salí corriendo de allí, las lagrimas no tardaron en salir. No quería saber más nada de él, fui una idiota como pude confiar en el. -¿Todo lo que me dijo fue verdad? ¿Solo jugo conmigo? -Pensé mientras caminaba.

Seguía lloviendo y yo deambulaba sola por la ciudad, sin ningún destino en particular, solo caminaba con mis pensamientos, mientras lloraba y recordaba lo imbécil que fui al creer en el.

-Soy un idiota, soy una tonta...Una ingenua. -Pensé mientras lloraba.

-Porque todos los hombres me......Lastiman. -Dije sollozando.

Me recosté en una pared a llorar y reprocharme por ser tan estúpida, La lluvia caía, al igual que mis lagrimas.

                                      

Joshua:

-¿Que es lo que te pasa Rachell? -Pregunte mientras me separaba rápidamente de ella.

-Ay por favor Josh solo fue un besito, antes no te molestaba o si?. -Dijo con una cara coqueta. Yo la mire con decepción.

-No puedo creer que hayas hecho esto Rachell. -Solté y salí de hay.

Busque a Katherine por todas partes, pero no la encontré, debo explicarle lo que paso, debe sentirse tan mal, debe estar tan molesta, solo quisiera abrazarla. -¿Donde estas koalita? -Pensé.

Estuve buscándola por toda la ciudad. -¿Ella esta bien? ¿Ella me odiara? -Pensé mirando al cielo.

-Ay Katherine Brown vas a volverme loco. -Grite mirando el cielo dejando que la lluvia me cubriera.

-Solo quisiera estar contigo y cuidarte. -Dije con la mirada en las estrellas.

 

-                                      


 

Katherine:

Seguía hay, bajo la lluvia, ya ni sabia donde me encontraba, solo quería que todo lo que estaba pasando fuera un sueño y que en cualquier momento, mi hermana tocara mi puerta y me gritara que me levantara, pero eso nunca paso, yo seguía hay en la oscuridad, ahogándome en mis propias lagrimas y con mi propio dolor.

De repente la lluvia deja de mojarme, pero seguía escuchando como caía, levante la cabeza lentamente, para ver que ocurría. Un chico, bastante alto, estaba cubriéndome con su paraguas.

-¿Estas bien? preguntó el chico mirándome.

-Sí estoy bien. - Dije limpiando mis lagrimas.

-¿Porque estas aquí hace frio? -Preguntó mirándome con una sonrisa.

-No es de tu incumbencia, así que ya vete. -Dije mirándolo seria. Me di cuenta que tenia unos lindos ojos color miel claro.

-Creo que no sera posible, déjame llevarte a tu casa, podría pasarte algo chica que aún no me dice su nombre. -Dice con una sonrisa.

-No tengo porque decírtelo, ya largate si no quieres que te golpee. -Dije mirándolo.

-Vamos solo quiero ser amable. -Dice doblando la cabeza -Ademas si me voy te quedaras aquí y no quiero eso, podrías enfermarte. -Dijo mirándome de reojo.

-Y a ti que te importa que me pase, si me enfermo es mi problema no el tuyo. -Dije mientras lo fulminaba con la miraba.

-Pues no me iré de aquí hasta que aceptes que te lleve a tu casa. -Dijo mientras se paraba a mi lado.

-Haz lo que quieras. -Dije mirando el piso.

Y fue como lo dijo, el no se fue de allí, solo se quedo en silencio mirándome, mientras seguía cubriéndome con el paraguas.

-Al menos dime tu nombre. -Dijo mirándome atento.

-Katherine...Mi nombre es Katherine. - Dije mientras miraba el cielo estrellado.

-Lindo nombre Katherine -Rie- Lindo nombre, linda chica. -Dijo mirándome.

-Puse mis ojos en blanco- Si si lo que digas. -Dije mientras seguía mirando el cielo.

-¿No preguntaras mi nombre? -Pregunto mirándome.

-No. -Dije sin más.

-Nathaniel, es Nathaniel..Solo si te lo preguntabas claro. -Dijo con una sonrisa. -Este chico acaso nunca deja de sonreír Pensé.

-Tampoco iba a preguntar Nathaniel. -Dije sin importancia.

-Ves vamos muy bien, dijiste mi nombre, es un comienzo. -Dijo alegre.

-Reí- Comienzo de que? -Pregunte mirándolo.

-Un comienzo de nuestra amistad. -Dijo sonriente.

-¿Que te hace pensar que seremos amigos? -Pregunte volteándolo mi cuerpo hacia él.

-No lo sé, solo pienso que seria lindo tener una amiga como tú. -Dijo mirando el cielo.

Así paso el tiempo estuvimos hablando, el seguía insistiendo en llevarme a casa, termine aceptando y me llevo al edificio donde vivía.

-Me alegra que hayas aceptado Katherine. -Dijo estacionándose.

-Esto no significa que seamos amigos. -Dije abriendo la puerta.

-Para mi si, me alegra tener una amiga como tu. -Dijo mirándome con una sonrisa.

-Reí- Si si, igual gracias por traerme Nathaniel. -Dije bajándome del auto.

-Espera al menos dame tu numero. -Dijo agarrando mi muñeca.

-¿No me soltaras hasta que te lo de cierto? -Pregunte mirándolo.

-No. -Dijo riendo.

Al final le di mi numero, nos despedimos y subí a mi residencia, mi hermana ya dormía, entre a mi habitación, aún estaba mojada así que me cambie y me lancé en la cama, habían pasado tantas cosas en un solo día.

La pelea con esa chica, Fui a la oficina del director, luego me castigaron, después fui al mirador con..Con Joshua, después nos...Besamos, lo de la chica y Joshua y conocí al entrometido de Nathaniel.

-Agh solo quiero dormir no pensare en nada más. -Dije con mi mirada al techo.

Pasaron varios minutos y yo seguía hay con mi mirada al techo, pensando, recordando..Recordando ese cálido beso.

Al final me quede completamente dormida. No tenia muchas ganas de ir al instituto, no tenia muchas ganas de toparme con Joshua. Pero me levante como todas las mañanas, solo que esta vez lo hice yo sola, mi hermana aún no tocaba mi puerta, ni tampoco me gritaba que me levantase.

Me aliste y salí a desayunar me encontré con mi hermana mirándome preocupada.

-¿Te sientes bien Katherine? - Preguntó mi hermana Jessica cerrando la puerta de su habitación.

-Si  ¿Porque? -Pregunte dirigiéndome ala cocina.

-Ayer llegaste tarde y hoy..Hoy te levantas temprano, tu no eres una persona que se levante...Temprano Kath. -Dijo acercándose a mí.

Tomé aire- Tranquila Jess, simplemente hice un cambio, ¿Acaso esta mal? -Pregunte sentándome en la mesa.

-¿Te paso algo ayer Kath? -Pregunto un poco preocupada. -Tu no eres así. -Dijo acercándose.

-No me paso nada ok, no tienes porque preocuparte por mí. -Dije mientras mordía mi sándwich.

-Katherine te conozco, sé que te paso algo y si no quieres decirme esta bien, tienes que saber que yo siempre estaré aquí. -Dijo tomando mis manos.

Hice un gran esfuerzo para no llorar, pero no pude, las lagrimas caían y caían. Jessica me abrazaba y acariciaba mi cabeza.

-Todo pasara. - Decía Jessica mientras seguía abrazándome. -Todo estará bien. -Al escuchar esas palabras no pensaba en nada más, podía sentir la paz que ella me transmitía.

-Ya estoy bien si -La mire con una sonrisa- No quiero arruinar tu día con mis problemas. -Dije, rápidamente tome mi bolso y salí del departamento.

Jessica me siguió, no hablamos en todo el camino, ella solo me miraba preocupada. Yo no quería fastidiarla con mis problemas, seguro ya bastante tiene con los suyos.

Llegamos al instituto y como siempre iba a ir con mis amigos, pero en ese momento Jessica me tomo de la muñeca.

-Lo que sea que este pasando, quiero que sepas que cuentas conmigo para lo que sea Kath. -Dijo mirándome a los ojos. Yo solo asentí y me fui.

-Hola enana, y ese milagro. -Dijo Matthew acercándose.



CarolinaRodriguez

#6613 en Novela romántica
#4155 en Otros
#644 en Humor

En el texto hay: novelajuvenil, comedia romantica, odio-amor

Editado: 27.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar