No pude evitarlo

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13| Hay cosas más dolorosas que un amor no correspondido

Soundtrack: In this shirt. The Irrepressibles.

 

Llego al hospital y pido en recepción el nombre de Bianca y me dicen que está en urgencias y que siga a la sala de espera que donde se encuentran los familiares que son nada más que Axel. Cuando llego lo diviso y se me parte el alma. Está sentado con las manos en su cabeza y viendo al piso. Se ve tan vulnerable, que cuando llego lo abrazo, olvidando todo lo que me dije de no hacerlo. De alejarme de él. Él me mira y no dice nada por un rato y luego habla.

 

—Ángel no tenías que venir. Solo necesitaba hablar con alguien. —me mira, frágil.

 

—No. Soy tu amiga y debo estar contigo en las buenas y las malas.

 

Él me sonríe y en ese instante sale un médico muy joven por las puertas de urgencias creo que un residente y cuando lo veo no podía creerlo, es Mathías.

 

Se acerca a nosotros. Y parece estoico. No quiero imaginar lo que pasó.

 

—Su tía sufrió una hemorragia interna a causa de que su arteria mesentérica superior se rompió, ella tenía un pseudo aneurisma en ese vaso y que al tomar anticoagulantes no permitieron que procediéramos por miedo a una salida de sangre mayor. —Mathías toma aire y ya sé por su reacción lo que va a decir. —El doctor Lynn intentó todo pero no lo consiguió. Lo siento mucho.

 

Axel esta como en shock, no habla, no reacciona sólo se quedó viendo al joven médico con una expresión que no puedo identificar.

 

Todo pasó tan rápido que no me dio tiempo aguantarlo. Axel toma el doctor por el cuello y lo arrincona en una pared y lo golpea. Yo nunca había visto a Axel ser violento pero veo que esto lo rompió. Los de seguridad los separan y me quedo viendo a Mathías, su nariz tiene sangre procedente del puño de Axel.

 

Axel se deja caer en el piso y lo ayudo a levantarse y me lo llevo a las sillas de nuevo. Lo abrazo y sus ojos lloran. Lo recuesto sobre mis piernas y llora descontroladamente sus sollozos son muy fuertes. Me parte el alma verlo así.

 

—Ella era mi única familia. Me quedé solo. —sorbe su nariz. —No tengo a nadie.

 

Me desgarra verlo llorar así y aunque yo llevaba poco tiempo conociendo a Bianca se forjó una bonita amistad y me parecía alguien especial no merecía morir tan pronto.

 

—No estás solo. Me tienes a mí. —le digo pasando las manos por su cabello. —Tienes a los chicos y además tienes a Arianna.

 

—No me lo tomes a mal. —él piensa en silencio lo que va a decir. —Pero ella era lo único que tenía de mi sangre. Era la hermana de mi mamá y lo más cercano a una madre.

 

No me molestó que lo haya dicho, tiene toda la razón. —No tranquilo, yo comprendo. —quiero preguntarle algo, pero no sé si hacerlo porque es meterme en la vida privada de él. – ¿Axel dónde está tu familia? Nunca me hablas de ellos. No respondas si no quieres.

 

Él sospesa lo que va a decir. Toma aire inhala y exhala, luego me mira con dolor, no debí preguntarle nada. Soy una insensata. —Mis padres, mi hermana menor y yo sufrimos un accidente hace unos años y yo fui el único sobreviviente. Por eso era mi tía quien me cuidó desde pequeño. —y al nombrar su tía vuelve a contraerse de dolor.

 

La vida de Axel es tan triste que me siento mal por él. Quiero ayudarlo pero no sé cómo.

 

—Tranquilo ángel. —le digo el apodo que él me colocó. Se extraña que lo haya llamado así por la mueca que hace. —Yo estoy aquí contigo.

 

En eso sale de nuevo Mathías pero con la nariz ya curada y nos pide que vayamos a arreglar todo lo referente a la defunción de Bianca y que Axel deba identificar el cuerpo.

 

Axel se va por un pasillo porque solo los familiares tenían derecho a entrar, él va despedirse de su tía.

 

Yo sigo a Mathías a recepción para finiquitar las cuestiones del seguro y así aprovechar de pedirle disculpas en nombre de Axel.



Paola Valentine

#364 en Novela romántica
#128 en Joven Adulto

En el texto hay: drama, amor, amistad

Editado: 26.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar