No supe olvidarte

Tamaño de fuente: - +

7

Mientras pienso que canción cantare, limpio mi cocina al ritmo de Guns N Roses Sweet Child O' mine, me encanta ese grupo, mientras lavo los trastes la canto a todo lo que dan mis pulmones, después de dejar limpia mi cocina, se me antojo una pizza, pero ya tengo flojera de hacerla, asi que llamo a la pizzería y la pido a domicilio, mientras tarda en llegar tomo mi cartera las llaves de mi departamento y mi teléfono lo guardo en los bolsillos de mi chaqueta color rojo quemado, camino hasta la tienda de la esquina, compro sabritas de la bolsa mas grande y digo la bolsa por que, no tienen tanto producto estafan al consumidor pero bueno, también unos dulces que vi en el mostrador, el señor bajito regordete también tiene un pequeño espacio donde tiene revistas, busco alguna para entretenerme después. Al sacar la tercera y ver la portada mi corazón se vuelve aún más frio y duro, en la portada esta Evan con su esposa y tendrán varias páginas en sociales donde se darán todos los detalles de su maravillosa boda, sé que me estoy lastimando pero aun así voy al apartado y veo todas las fotos del nuevo matrimonio. 
En todas salen haciéndose cariños, demostrándose lo mucho que se quieren, salen los padres de ambos, señores distinguidos que se ve que tienen buena posición económicamente hablando. También dice que su luna de miel será en Venecia. Deposito la revista en donde la encontré, pago y me voy a la seguridad de mi ahora donde solo estaremos mi hijo y yo, sin nadie que nos moleste, los dos contra el mundo. Tengo que hablar con mi familia sobre esto, tengo que pedirle unos días libres a David para poder ir. 


Al entrar dejo las cosas en la encimera, saco un tazón de cristal y pongo ahí la primera sabrita y un poco de palomitas con extra mantequilla puesto que las deje haciendo mientras fue a la tienda, el repartidor llega le doy la propina y pongo la película plan b. 


Mientras veo la película, lloro, recordando mi situación, me pongo triste al saber que me enamore de un hombre mentiroso aunque claro en la película se quedan juntos pero en mi realidad soy una madre soltera mas, que cae en las promesas vacías de los que se llaman hombres. Por que lastimar nos de esa manera cuando muchas veces lo damos todo por ellos, procuramos que tengan un día tranquilo después del estrés del trabajo, tratamos de hacer una vida con ellos y por que no, formar un hogar donde no sea un cuenta de Disney, pero si una vida feliz a pesar de sus altas y bajas, por que enamorarnos con falsos sentimientos. 
El protagonico masculino me encanta, quisiera conocerlo, que me hiciera mil cosas, ¡es tan guapo! Fuerte, unos brazos que estoy segura podrían sostenerme en cualquier momento, un pecho en el cual podría recostarme mientras vemos las estrellas de bajo de árbol. 


—Alex O' Loughlin ¡Eres tan sexy! — digo mientras lo veo en la escena donde le muestra los quesos — eres un australiano muy guapo que esconderás. 


Sigo viendo la película mientras como pizza, sabrita, palomitas con extra mantequilla todo con chile. Siento con mi mas intimo ser despierta, necesidad de caricias, de palabras sucias, de trato rudo. El timbre de mi apartamento suena, al abrir la puerta un hombre de unos cuarenta años, sin anillo de matrimonio, bien cuidado pero sin exageración esta en frente de mi, mis senos chocan aún más contra el sostén. 


—Soy del departamento de arriba, perdón que te moleste pero me dijeron que tú sabes hacer pizzas y pues quiero saber si me podrías ayudar con la mía, estaba intentando hacer una pero no creo que lo que resulto sea lo correcto. 


—Podria hacer muchas cosas — en mi mente ya lo tengo con el pecho descubierto sintiendo como aumenta su ritmo cardíaco, el hombre solo sonríe. Voy por mi teléfono y mis llaves — le pongo pausa a la película y tomo lo que le he dicho, subimos por las escaleras. 


El entrar en su departamento esta bastante decente para ser un hombre que supongo vive solo, al entrar en su cocina , veo una mezcla demasiado aguada. 


—¡Oh! ¿Le pusiste leche o agua? 


—Agua. 


—Con esto — señalo el intento de masa — no podremos trabajar, trae todo lo que necesitas, supongo que estabas viendo a don Youtube. 


—¿Don Youtube? 


—Perdón, tutorial para hacerla. 


—Pues la verdad si pero eso de ser solo, pues tiene sus desventajas y pues ya no quiero tener que pedir comida a domicilio o tener que ir a los restaurantes. 


—Te espero en mi departamento, iré preparando lo que utilizaremos — y pensar que por eso no hice la mía y ahora haré la del vecino, pero el vecino está muy bueno, y si es solo. 


Al entrar en mi departamento, saco el molde de la pizza, rodillo por si se le olvida, preparo agua de limón para el calor, amarro mi cabello en un moño alto y ajustado, lavo muy bien mis manos y espero a que llegue el vecino buenote. 

 



Cecilia Ovando

Editado: 16.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar