No te perderé de nuevo

Tamaño de fuente: - +

NUESTRA VIDA JUNTOS...

01 AÑO DESPUES

Ha transcurrido un año desde los últimos acontecimientos y mi vida es bella...esa es la palabra adecuada para describirla. Nuestro pequeño y hermoso hijo Gabriel ha nacido sano y fuerte; con respecto a mi salud retomé mi tratamiento y éste fue un éxito, a pesar de que tendré que ir a revisiones períodicas por mucho tiempo; me siento muy bien y he recobrado la energía. Mis hijos mayores se han acoplado maravillosamente a los cambios en nuestras vidas, desde la mudanza a la casa de Tony, como a la convivencia con él. Puedo decir que la influencia de Mario y Tony en sus vidas ha sido muy positiva; mi hijo es un chico muy parecido en carácter a Tony y ello hace el trato entre ellos muy agradable. Mi hija es feliz cuidando y disfrutando de su nuevo hermanito y hasta ha empezado a tomar clases de ballet y de música salsa en sus tiempos libres. 

Con respecto a mi trabajo, finalmente decidí dedicarme a algo que siempre me agradó, además de ejercer mi profesión de manera independiente, pero por temas económicos no podía darme el lujo de elegir, soy docente en la universidad en la que Tony y yo nos graduamos y en la que él también ejerce en el puesto de Decano, además que puedo ver a mi esposo en algún momento de la mañana. Disfruto mucho de impartir clases y el resto del día puedo cuidar y disfrutar de las distintas actividades en que especialmente mis dos hijos mayores están involucrados. Mario está a punto de casarse con Theresa, dentro de 2 meses asistiremos todos a su boda en Estados Unidos, mis hijos están muy contentos y ya están preparándose para ir de nuevo a visitar a su padre para las vacaciones de verano. Mi madre....uhhhh...si que nos ha sorprendido!! no entendíamos la razón por la que el jefe de mantenimiento de la residencial en la que vivimos, visitara constantemente nuestra casa, según él para asegurarse que todo estaba funcionando en orden, sin embargo, la excusa no duró mucho, porque Tony los encontró caminando muy acarameladitos una tarde por el parque de la residencial, cuando mi madre paseaba al pequeño Gabriel. Estoy muy contenta por ella, se ve hasta más joven con esta nueva ilusión e inmediatamente Tony y yo nos pusimos a averiguar todo acerca del señor Vásquez, hasta que pudimos establecer que es un hombre viudo y padre de 2 hijos mayores, que se encuentran viviendo fuera del país, por lo que ahora estamos tranquilos, al saber que mi madre no corre ningún peligro y que puede disfrutar de esta nueva experiencia en su vida.  

En cuanto al trabajo, no regresé a la firma de abogados, sin embargo referí a una antigua compañera de la universidad que según el licenciado Gramajo es una estupenda profesional y está muy contento con su labor.

Waleska, mi hermana por elección,  continúa viviendo en el mismo edificio de apartamentos, pero constantemente nos reunimos para conversar; salir de compras y pasar fines de semana en familia.  También ha decidido que desea ser madre y estoy apoyándole en el trámite de adopción de un bebé; además estoy ejerciendo mi papel de casamentera y ya he logrado que tenga su primera cita con un abogado, amigo de Tony, que me parece un buen chico y que según lo que Tony me ha comentado, ha quedado estéril a causa de un accidente, por tal razón creo que algunas cosas pueden encajar en esta situación.

-Hermosa dama, ¿que hace?- Mi sonriente y guapo esposo se encuentra de pie en la puerta del salón de clases, en la que en 5 minutos iniciaré a impartir un curso de "Introducción al Derecho". Abrazo a Tony y él delicadamente besa mi mejilla. -Recordaba nuestra vida, desde que eramos estudiantes, -¿lo recuerdas?-. -Claro amor, ¿cómo podría olvidarlo? en esa epoca dejé de ser dueño de mi voluntad, tú te convertiste en dueña y señora de mi ser... -. Sonrío timidamente.  En la puerta del salón se encuentra un grupo de alumnos que nos observan sonrientes. Me sonrojo ante la escena, fuimos sorprendidos como 2 adolescentes enamorados. Tony sonríe y saluda a los estudiantes quienes al unísono le devuelven el saludo. -Hasta pronto cariño, nos veremos en casa-. Se despide después de guiñarme el ojo. En mi interior elevo una oración al cielo, rogando en su infinita bondad, que mis años sean largos, para poder gozar de tanta dicha, romper barreras y atravesar tormentas, pero que cada uno de esos momentos sean vividos al lado de los seres que amo, y de mi roca fuerte en el que se convirtió Tony, quien no solo es mi esposo, es mi amante, mi amigo y mi compañero de batallas.

FIN

 

 

 

 

 



H.C.Marroq

Editado: 26.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar