Noches de Sangre

Tamaño de fuente: - +

Capítulo Especial: Una Boda

Hoy es el gran día. El día que toda chica espera para ser feliz por siempre, como dirían las historias viejas. Toda la noche me pase despierta mirando el techo de mi habitación esperando que sea la hora de levantarme y vestirme. Cojo el celular de mi mesita de luz y busco la foto que nos tomamos con mi futuro esposo es su casa. Encuentro la imagen y me quedo viéndola. En ella, Matt me está abrazando por la espalda mientras que ambos sonreímos hacia la cámara. De golpe, la puerta de mi cuarto se abre y veo entrar a mis padres con una sonrisa en los labios. 

- Hija, veo que no pudiste dormir.- me dice mi madre.

- ¿Cómo podría dormirme, mamá? Hoy es el gran día. Me casaré con el chico más lindo que conozco. Es tan dulce.

- No lo sé, Jennifer. Aún recuerdo el escándalo que hizo en tu fiesta de cumpleaños.- me contesta mi padre.

- Papá, él solo me defendió. Se que parece rudo y engreído, pero, en el fondo, Matt es una buena y dulce persona. 

- Greg, confía en nuestra hija. Mira lo feliz que está.- le dice mi madre mirándolo a los ojos.

Él le sonríe y me mira- No puedo creer que mi hija ya se vaya a casar. Espero que sean muy felices juntos.

- Hablas como si no te fuera a venir a visitar.- le digo mientras me levanto de la cama y corro a abrazarlos- Sabes que siempre voy a estar con ustedes pase lo que pase.

Ellos me responden mi gesto de la misma manera. Creo que somos la familia más unida de toda Gran Bretaña. 

- Bueno, Jenny. Es hora de que te bañes y te vayas preparando.- me dice mi madre.

Le beso la mejilla, cojo mi ropa interior y me dirijo al baño de mi habitación.

Salgo de bañarme, me coloco las prendas limpias, salgo del tocador y veo a mi madre con el vestido blanco de novia en la mano.

- Creí que necesitarías de mi ayuda para colocarte este vestido.- me dice con una gran sonrisa.

Sin mediar palabras, corro hacia ella y la abrazo.

- Te amo, mamá.

- Y yo a ti, hija.

Luego de un rato de abrazarnos, me ayuda a ponerme el vestido y ajustarlo. 

- Listo. Ya pareces una princesa.

- Pero tú siempre serás la reina.

Escucho la puerta que se abre y veo a mi padre ya con su traje elegante.

- Ya es hora, hija. Vamos al auto.- me dice mientras me guiña un ojo.

Me levanto de mi cama y voy con él y mi madre hacia nuestro coche. Empezamos a pasear por distintas calles para relajarnos antes de llegar a nuestro destino. De pronto, suena mi celular. Lo cojo y atiendo- ¿Hola?

- Hola, hermosa.- me responden del otro lado.

- ¿Daniel?- comienzo a reír- ¿Cómo estás?

- Estoy bien, en la iglesia esperando a mi futura esposa...- de pronto se escucha como una aplauso del otro lado y un quejido por parte de Daniel.

- Hola, Jenny. ¿Cómo te encuentras?- oigo la voz de mi novio.

- Contenta. Ya quiero verte y, por favor, deja de golpear a tu primo. Lo único que falta es que peleen en la iglesia.- le burlo.

- Ya lo hemos hecho.- escucho decir de fondo al primo de Matt y se escucha otro chasquido.

- ¡Matt!- le reprocho.

- De acuerdo, perdón. Ese fue el último golpe. Lo lamento.- me contesta Matt- Te estaré esperando en el altar.

- Te veré allí.- le respondo y corto la llamada.

Dimos unas vueltas más y llegamos al lugar. Bajamos del auto y mi madre me da un beso.

- Te espero adentro.- me dice y se va hacia la puerta. 

Una vez que entra ella a la iglesia, mi padre me da su brazo para que yo lo rodee con el mio. 

- ¿Nerviosa?- me pregunta.

- Ansiosa diría yo. 

Doy un suspiro y caminamos hacia la puerta. Mi padre la abre y veo a todos mis conocidos parados mirándome al mismo tiempo que una orquesta comienza a tocar la marcha nupcial. Todo es perfecto. El lugar amplio, las personas vestidas de manera muy elegante tanto a mi izquierda como a mi derecha y, esperándome en el altar, mi futuro esposo con una hermosa sonrisa en sus labios mirándome fijamente. 

Mis ojos comienzan a aguarse a medida que sigo avanzando. Unos pasos antes de llegar al altar, Matt se nos acerca y hace una leve reverencia con una mano al frente y la otra en la espalda. Mi padre libera mi brazo y estrecha su mano con la de mi novio.

- Es toda suya, señor.- le dice mi padre y se va caminando hacia el frente donde mi madre lo espera.

Matt me toma del brazo y avanza hacia donde el cura nos espera. 

- Estas hermosa.- me susurra.

Siento como mi cara se enrojece y lo miro con una sonrisa. 

- Bienvenidos a la casa del Señor.- nos dice el cura con una sonrisa y comienza la misa.

Estando afuera, con nuestros anillos de bodas ya en nuestras manos y llenos de arroz, nos ponemos a saludar a todas las personas. Mis amigas me preguntan como me siento y mis familiares me esperan para desearme lo mejor, mientras que veo como Matt se queda solo hablando con su padre, su tío y Daniel. 

Me le acerco suavemente y me cuelgo de su cuello.

- Hola.- saludo con una sonrisa y les doy un beso a cada uno. Todos me contestan el saludo y comienzan a hablar de lo hermosa que estoy- ¿Y Gabriel donde está?

- No lo sabemos, aún. Desapareció ayer. No ha contestado el celular ni dejó nada escrito de donde estaría.- me contesta Matt.



Matt Winter

#2864 en Otros
#383 en Aventura
#338 en Acción

En el texto hay: muertes, noches, hombreslobo vampiros cambiantes monstruos

Editado: 04.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar