Novios por accidente

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 28 "Si un día me quieres"

Las manos de Cristian comenzaron a jugar entre sí mientras veía a la señora Camila. 

— Por favor, déjeme hablar con Lorena, estoy muy preocupado por su estado. ¿Por qué pelearía con alguien? No entiendo. Necesito saber si está teniendo problemas —suplicó el joven. 

La señora Camila se cruzó de brazos y parecía que no tenía intenciones de cambiar de parecer. 

— Lorena es así, rebelde y descabezada, a ella no le importa nada —exclamó la mujer—. Era raro que no se estuviera metiendo en problemas y anduviera de pelea en pelea. 

— No, Lorena no es así —replicó Cristian—. Ella no pelearía con alguien si esa persona no la está atacando, algo debió pasar y necesito saber qué es. Cuando la llamé estaba llorando y me tiene muy preocupado eso. 

La madre de Lorena se notó que quedó bastante pensativa por lo que acababa de decir el “novio” de su hija.

— Ella está teniendo un problema, señora Camila, usted más que nadie debería conocer a su hija, qué problemas tiene y qué personas la molestan —dijo Cristian. 

— El problema que hay es que por ella debimos pagar los daños que causó en la heladería —replicó la señora Camila. 

— ¿Eso es más importante que su hija? —cuestionó Cristian.

La señora Camila llevó su dedo anular derecho hasta su entrecejo mientras cerraba los ojos. 

— No te darás por vencido hasta que veas a Lorena, ¿cierto? 

— Así es —respondió Cristian con mucha convicción. 

La mujer dejó salir un suspiro y bajó su mano de su rostro y lo vio fijamente. 

— Ya la llamo para que hablen —informó—. Y… ¿después me podrías decir qué fue lo que le sucedió?

— Claro —soltó Cristian sonriente. 

— Lorena está ganada con el novio que consiguió —dijo la mujer después de soltar un suspiro. 

 

Lorena estaba hecha bolita en su cama con los ojos hinchados en medio de la oscuridad de su cuarto. En aquel momento su ser estaba desparramado por la habitación sin intención de volver a ser aquella chica alegre y extrovertida, solo era la triste e insegura Lorena. 

Su madre abrió la puerta de su habitación y encendió la luz. La señora Camila se sorprendió cuando vio a su hija con los ojos hinchados pidiéndole que la dejara sola a gritos. 

— ¡Qué cara tan fea! —soltó la señora. 

— ¡Que me dejes sola! —gritó Lorena. 

— Cristian llegó y quiere verte. Arréglate y baja a recibirlo —informó la mujer. 

— Dile que se vaya, no quiero verlo —Lorena se acomodó en su cama y sumergió su rostro en sus almohadas. 

— Deja de ser grosera, Cristian está muy preocupado porque lloraste mientras él te llamaba —explicó su mamá—. Además, está decidido en hablar contigo; intenté explicarle que estás castigada, pero él me echó todo un sermón y hasta me hizo sentir mala madre —se cruzó de brazos—, baja o hago que suba y te vea con esas fachas de vampiro. 

Lorena, empedernida en su mal humor, se arropó con sus sábanas de pies a cabeza, algo que molestó en gran manera a su madre. 

— Grosera —gruñó la señora Camila. 

Lorena no supo nada por unos minutos, solo escuchó el sonido de la puerta ser azotada cuando su madre salió del cuarto. 

Ella pensó que ya todo había acabado, que su mamá le explicaría a Cristian la situación y podría seguir llorando en la soledad de su cuarto. Sin embargo, sintió que abrieron la puerta de la habitación y eso la enojó mucho. 

Decidió hacerse la dormida para que su madre dejara de molestarla, pero sintió que se sentaron a un lado de la cama. 

— Lorena —escuchó que la llamaron. 

¡Era Cristian, estaba en su habitación! Era lo único que le faltaba. Cerró con más fuerza sus ojos y quedó totalmente inmóvil. 

Cristian trató de quitarle de encima las sábanas, pero ella no dejaba. 



IsavelaRobles

Editado: 09.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar