Nuestro Pequeño Secreto (completa)

Tamaño de fuente: - +

[CAPITULO 52]

 

 

 

 

Ava

 

 

 

15 de marzo del 2018.

 

 

- No puedo creer que vayamos a Bora Bora. – Doy un salto de emoción y él me observa entre confundido y divertido.

- ¿Nunca fuiste?

- Discúlpame niño rico y blanco por nunca ir a una playa paradisiaca.

- No eres graciosa. – entrecierra los ojos hacia mí y le guiño un ojo.

- Claro que lo soy. – tiro mi cabello hacia atrás tipo diva y seguimos caminando hasta sentarnos en los asientos donde deberíamos esperar las horas que nos faltan para abordar el avión.

Cierro mis ojos pero lo primero que viene a mi mente son las imágenes de mi padre encontrándonos en el armario, furioso y con la respiración agitada, con las manos hechas un puño. Abro los ojos y miro hacia los costados, Ethan se inclina hacia mi desconcertándome y atrapando mi labio inferior con sus dientes, succiona y lo suelta dejándolo palpitante antes de volver a atacarlo pero en beso lento y apasionado. Lleva su mano a mi mejilla mientras deja caricias pequeñas en mi mejilla, llevo mi mano a su nuca tirando un poco de su cabello y jadeando cuando su lengua se adentra a mi boca.

El beso se va volviendo cada vez más intenso y más caluroso hasta que nos tenemos que separar porque ambos sabemos cómo puede terminar. Nuestras respiraciones son agitadas y mis ojos aun están cerrados cuando siento como apoya su frente contra la mía.

Por un momento, por esos minutos que duro el beso y la calidez que me daba Ethan, había olvidado todo el problema con mi padre.

Que nuestro pequeño secreto ya no era un secreto.

Abro los ojos lentamente y noto que el aun los tiene cerrados, dejo un beso en su nariz de forma juguetona y me separo de él pero cuando mi vista recorre el aeropuerto queda enfocada en algo, en alguien mejor dicho.

- Ethan…

- ¿Mmm?

Empieza a acercarse a nosotros y tiene una especie de mueca en el rostro que no logro descifrar, Ethan abre los ojos lentamente y dirige su mirada hasta donde está la mía frunciendo el ceño. Ella termina de acercarse y nos da una sonrisa temblorosa, sus ojos están un poco hinchados, supongo que ha estado llorando.

Un nudo se me forma en la garganta cuando se acerca rápidamente hacia Ethan y lo envuelve en sus brazos dándole todo el cariño que le puede dar una madre a un hijo.

- ¿Mama que haces aquí?

- Yo… solo quería venir a verlos antes de que se vayan. – se aparta solo un poco y sostiene su rostro entre sus manos. – Los voy a extrañar demasiado.

- Pero si vamos a volver mama, pero también te vamos a extrañar.

Asiento de acuerdo a lo que dice Ethan y ella me da una sonrisa llena de ternura.

- Lo sé, pero siempre es mejor prevenir. Quizás muera durante estos dos meses que ustedes se van.

- Mama vuelves a decir eso y estaré muy molesto. – gruñe Ethan y ella ríe.

- Solo bromeo cariño. – se endereza y nos da una gran sonrisa a ambos. - ¿Necesitan algo? ¿Dinero? ¿Comida? Creo que Ava tiene hambre Ethan.

Frunzo el ceño pero cuando voy a reprochar Ethan se levanta de mi lado.

- Ya entendí la indirecta.

Y dicho eso se va tranquilamente por el aeropuerto hasta que se pierde entre las personas, llevo mi vista a Vanesa que me da una mínima sonrisa antes de sentarse donde estaba Ethan.

- Vanesa enserio te agradezco por consolarme y sostenerme ayer pero quiero despejarme de… de toda esta situación. No sé qué piensas respecto a Ethan y a mí, si nos apoyas estaría un poquito más aliviada porque alguien de las personas que amamos no le parecemos repulsivos. Pero… si no nos apoyas pues Ethan ayer me demostró que nuestra relación no está mal, que lo que es un nosotros es lo importante.

Su sonrisa crece un poco más y envuelve mis manos con las suyas.

- Ava tu eres una mujer increíble y yo… yo ya sabía de ustedes.- la observo con confusión y asombro. – Si, lo sabía. Una madre puede darse cuenta cuando sus hijos están enamorados y más si es entre ellos. – Ríe y algunas arruguitas se forman en los costados de sus ojos.-Yo estoy realmente feliz por ustedes, te lo prometo. Yo quiero que tu y el son felices, que crezcan y se amen como yo amo a tu padre.

Con la simple mención de mi padre se me estruja el corazón, le doy una sonrisa temblorosa y mis ojos se llenan de lágrimas.

- Gracias Vanesa.

- Y Ava… - me observa a los ojos, esos ojos llenos de calidez que Ethan ama con locura. – Haz lo que te haga feliz, no te detengas por lo que te digan. Es tu vida, se feliz, comete errores tenemos todo una vida para luego arrepentirnos.

 

 

 

- ¡Wuju Bora Bora!

Rio y chillo cuando él me carga en su hombro, golpeo su espalda y me remuevo en su hombro. Me siento una jodida bolsa de papas.

- ¡Bájame Ethan!

- No quiero. – su pecho vibra y sé que está riendo, me rindo y me quedo mirando su culo, muerdo mi labio y con toda la fuerza que tengo le doy una nalgada. – Ava.

- Tu culo me provoco. – me defiendo y él se detiene, frunzo el ceño y un jadeo escapa de mis labios cuando siento sus dientes mordisqueando la piel de mi trasero descubierta por el vestido. - ¡Ethan!



holaquetal59

#189 en Joven Adulto
#722 en Novela romántica

En el texto hay: hermanastros, sexo y enredos, amor

Editado: 01.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar