Nuestro Pequeño Secreto (completa)

Tamaño de fuente: - +

[CAPITULO 54]

 

 

 

 

Ava

 

 

 

1 de Mayo del 2018.

 

 

- ¿Vendrá alguien por nosotros?

Ethan niega con la cabeza y seguimos caminado tomados de la mano por el aeropuerto. Luego de dos meses de esta escapada hemos vuelto a nuestro hogar.

Y debo admitir que fue algo muy bueno para ambos, que nos unió y que me hizo pasar muy buenos momentos. Siempre tuve las palabras de mi padre impregnadas en mi cabeza, sus ojos inundados de decepción aparecían cada vez que quería dormir. Pero también las palabras de Vanesa rondaban por mi cabeza, su apoyo me hizo sentir mucho mejor y aunque no sea mi madre biológica la siento como mi verdadera madre.

Salimos del aeropuerto y Ethan pide un taxi para nosotros, subimos y me acurruco contra el mirando la ventanilla observando el frío y lluvioso paisaje de Liverpool. Mis ojos empiezan a cerrarse pero los mantengo abiertos lo más posible hasta llegar al departamento.

El taxi se estaciona y me remuevo sentándome, le doy la monta correspondiente de dinero y salimos encaminándonos.

- Tengo muchito sueño. - hago un puchero viéndolo y arrastro mis pies con la valija a mi lado.

- Si se nota, te estabas durmiendo el taxi. - ríe y pasa por mi lado más rápido que yo para abrir la puerta y adentrarse al apartamento primero. Lo sigo arrastrando aun mis pies y me adentro a nuestro apartamento.

- Pasar vacaciones en un lugar cálido fue increíble, pero debo admitir que extrañaba el frío de Liverpool. No hay nada como el hogar.

Dejo las valijas en el suelo y lo primero que hago es correr al sofá arrojándome a él. Escucho la risa ronca de Ethan en algún lugar de la sala y cierro los ojos acurrucándome contra los cómodos almohadones. Siento que algo se hunde a mi lado y una mano acaricia mi espalda baja.

- ¿Te acurrucas conmigo?

- Mmm no se si lo que quiero es solo acurrucarme. - se recuesta sobre mí y me remuevo riendo tratando de quitarlo de encima.

- Estas pesado Ethan. - chillo y pellizco su brazo por él no se quita. - ¡Por favor!

- Bien, bien. - ríe y se quita de encima mío para acostarse de costado a mi lado. Abro los ojos observándolo y me da una gran sonrisa divertida, me inclino dejando un pequeño beso en sus labios y luego me acurruco contra su pecho.

- Esto te pasa por no dormir en el avión.

- Es que el libro estaba muy interesante. - me quejo y tiro de la piel de sus mejillas. - La parte del sexo es la mejor.

- ¿Así? Te dije que eras una pervertida.

- Es que la trama esta interesante y...- bostezo empezando a cerrar los ojos pero mantengo mi vista fija en esos ojos celestes que causan demasiadas reacciones en mi cuerpo.- Y es un buen libro que no solo se enfoca en el sexo.

- ¿Y cómo se llama?

- Esta en la valija de mano por si quieres ver de qué más se trata. - murmuro casi adormilada y me acurruco aun má contra su pecho. - Pero si quieres saber el nombre es...

Pero rápidamente caigo en una inconsciencia total.

 

 

 

- Ava Mickelson despierta ahora mismo y voy a llenarte el trasero de patadas.

Me remuevo e intento taparme con la manta otra vez pero me la quitan y me hago un pequeño bollito.

- A ver inténtalo tú. - escucho voces un poco distorsionadas pero son bastante claras, y mientras más hablan más las reconozco.

Alguien tira de mi pie y gruño intentando zafarme pero no lo logro y termino en el suelo.

- ¡Joder! - gruño abriendo los ojos muy molesta y tiro del cabello de Ashley haciendo que chille.

- ¡Suéltame perra!

La suelto lentamente y mis ojos se llenan de lagrimas, ese golpe me ha dolido bastante. Ashley frunce el ceño viéndome pero luego parece asustada al verme al borde del llanto.

- Oh Ava solo quería despertarte, no tirarte del sofá. Lo siento nena.

- Me duele mi trasero. - murmuro haciendo una mueca y Aarón se acerca hasta nosotras.

- ¿Qué hiciste ahora Ashley?

- ¡Solo quería que despierte! Y cállate perro.

Aarón se agacha a mi lado y me da una tierna sonrisa, yo solo abrazos mis piernas contra mi pecho y me quedo sentada contra el sofá esperando a que el dolor se vaya.

- Lo siento nena, solo quería que despiertes. - se levanta y besa mi cabeza, estira su mano ayudándome a levantar y puedo a ver a varias personas en mi casa. Aarón, Ashley, Jackson y... ¿James?

-Hola. - saludo en un murmuro y me acerco a los chicos que no había notado que estaban hasta ahora, les doy una sonrisa y me apoyo en la mesada de la cocina. - ¿Puedo preguntarles algo?

- Claro. - James me da una sonrisa cálida y me ofrece lo que parece unas salchichas envueltas, las acepto gustosa y me meto dos en la boca.

- ¿Por qué rayos están en mi casa?

- Extrañaba tu dulce personalidad Ava. - se burla Jackson y le saco la lengua, el hace lo mismo antes de robarle un poco de comida a James.

- Solo que me duele el trasero y quiero saber porque hay tanta gente en mi pequeña casa.

- ¿Pequeña? ¡No te hagas la sencilla Ava! - grita Ashley desde el sofá y ruedo los ojos riendo.



holaquetal59

#164 en Joven Adulto
#714 en Novela romántica

En el texto hay: hermanastros, sexo y enredos, amor

Editado: 01.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar