Nuestro Pequeño Secreto (completa)

Tamaño de fuente: - +

[CAPITULO 60 FINAL]

 

 

 

 

Ava

 

 

 

21 de mayo del 2018.

 

 

- ¡Ethan, Ethan! – corro de un lado a otro buscando mi ropa, el se acerca a mi preocupado y parece desesperado.

- ¡¿Qué pasa?! ¡¿Rompiste bolsa?!

Me detengo abruptamente mientras me hago una coleta de caballo y frunzo el ceño, el parece agitado y lleva las manos a mi vientre y luego a mi entrepierna para tantear.

- ¿Qué haces? - rio y me aparto de él, frunce el ceño y suspira dramáticamente.

- ¿No rompiste bolsa, no?

- ¡Claro que no! - termino de abotonar la camisa que traía puesta y busco las cosas que me faltan: llaves, billetera, celular. Siento sus pasos detrás de los míos y cuando me volteo lo enfrentó.

- Tienes que llevarme al hospital.

- ¿Por qué...? - pero se queda callado, analizando supongo, la desesperación y urgencia de mis ojos. Abre los ojos más de lo normal y saca las llaves del auto de su bolsillo trasero comenzando a caminar hacia la puerta. - ¿Despertó, verdad?

- Si, lo hizo.

Hace unos minutos me han llamado de que mi padre ha despertado, fueron días duros para él, para sus órganos y para su cuerpo pero logro mantenerse vivo y aunque le costó volver, el ya está aquí, un poco atontado por los medicamentos y la pérdida de sangre pero mi padre ha vuelto.

Sé que será duro para Ethan ver a mi padre, luego de que lo acusaran de ser el principal sospechoso del asesinato de Vanesa pero luego se descarto rápidamente, lo único que les queda a los policías es que mi padre testifique o si no darán el caso cerrado por falta de evidencias. El de Jax está muy pronto de serlo también.

Ethan abre la puerta para mí y cuando sube la cierra, rodea el auto y se sube en el asiento de conductor para luego arrancarlo y comenzar a conducir.

- ¿Te dijeron algo más además de que está despierto? Mira si vuelve a quedar inconsciente y tu...

- Ethan. – lo corto y dejo mi mano sobre su pierna dándole un pequeño apretón. – Va a estar bien, el está despierto y aunque desvaría un poco sigue consiente.

Asiente en silencio y sigue conduciendo, se nota la tensión en sus hombros por lo que dejo pequeñas caricias en su pierna durante todo el camino, miro distraídamente por la ventana observando el paisaje, admito que me marea un poco pero contengo las nauseas.

- Aun nos falta un nombre para uno de los bebes. – lo escucho murmurar, volteo mi rostro hacia el pero sigue viendo hacia el frente.

- Tienes razón. Pero aun no se me ha ocurrido…

- Drew. – se adelanta, me lo quedo observando y en mis labios se forma una pequeña sonrisa.

- Me gusta. – asiento rápidamente y puedo ver como la comisura de su labio se eleva solo un poco. Me inclino hacia el dejando un beso en su mejilla.- Ya tenemos los nombres de nuestros bebes… Qué suerte que la doctora pudo decirnos sus sexos.

- Si, se nota que estabas ansiosa por saberlo.

- Es que realmente me sorprendió que sean…dos. Fue algo extraña la sensación cuando nos lo dijo.

- Yo sentí miedo, sigo sintiéndolo. Quiero ser buen padre y todos los pensamientos que tengo en la cabeza, los sueños… no sé, me atormentan y siento que no me harán mejorar.

- Ethan ya, cállate. Serás un gran padre porque vas a aprender, si será difícil porque son dos bebes y ninguno de los dos tiene experiencia paternal pero si supimos cuidar a Jess… - pongo una mano sobre la suya acariciando con mi pulgar sus nudillos. – Podremos cuidar a nuestros bebes, pero si te lo propones. Si no lo haces…

- Nunca podre tenerme la confianza.

Asiento y le doy una gran sonrisa, el corresponde mi sonrisa antes de estacionar el auto frente al hospital. Abro la puerta del auto pero me quedo con las piernas suspendidas en el aire, me volteo solo un poco y veo a Ethan indeciso sobre si salir o no.

- No es necesario que vengas, se que te duele verlo… a él. Puedo ir sola.

- No quiero dejarte sola. – murmura y suelta un gran y profundo suspiro. – Pero sí, me duele verlo a él y no a mi madre, es el recuerdo constante de esa noche. Y lo siento por tener ese mal gusto en la boca cuando veo a tu padre pero voy a acompañarte, no quiero que te suceda nada.

- ¿Qué me puede suceder? Es un hospital, además hay policías que quieren tener la declaración de papa porque él fue el único testigo.

- Ava, la doctora dijo que no puede subirte la presión ni que debes alterarte. – bufo, pero en realidad tiene razón. – Así que te acompañare y punto.

Mascullo algo pero me bajo del auto seguida de él, me abrazo a mi misma para intentar calmar un poco del frio pero es realmente inútil. Caminamos a paso rápido hasta recepción, saludo con una sonrisa a la recepcionista y sigo caminando hasta la habitación de mi padre, ya me sé el camino de memoria.

- Sin ofender a la recepcionista, pero me pone realmente incomodo esa mujer.

Rio negando y sigo caminando, aunque Ethan le haya explicado que tiene novia y que será padre ella sigue haciéndole ojitos o intentando pasarle su número. Al principio admito que me molestaba un poco, pero luego me empecé a divertir al ver la frustración de Ethan o de Aarón, porque o si, a Aarón también se lo hizo.



holaquetal59

#164 en Joven Adulto
#714 en Novela romántica

En el texto hay: hermanastros, sexo y enredos, amor

Editado: 01.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar