Nuestro Pequeño Secreto (completa)

Tamaño de fuente: - +

[CAPITULO 2]

 

 

 

 

Ava

 

 

1 de Julio del 2017.

 

 

Suelto un suspiro extremadamente exagerado para el gusto de mi padre y el mío. El me lo responde con una simple mueca que dice es lo mejor, pero no. No era lo jodidamente mejor volver con la ex de mi padre y su hijo, en definitiva no.

No entiendo porque rayos debemos irnos de mi querido Manchester a la él jodido Liverpool.

Hace como unas dos semanas, mi padre me comento de una forma un poco inocente que ah estado hablando con Vanesa, la que solía serla novia de mi padre cuando era pequeña. Okey quizá suene con un poco de odio como la trato pero no es así, es una de las personas que más extraño en el mundo. Ella cuido de mí desde que era muy pequeña junto a mi padre. Ellos estaban juntos y felices pero un día, simplemente, se acabo el amor. O eso es lo que pensaba hasta hace tres semanas.

Resulta que ellos ya habían estado hablando hace más de un año, incluso se ¡Habían estado viendo! Y eso es lo que me molesto, que no me haya contado absolutamente nada, porque yo tengo una excelente relación con mi padre y bueno también me enoja la parte donde me está sacando de mi ciudad. No es mi ciudad natal pero es donde me crie parte de mi vida, para ser exactos quince años de mi mundana vida.

Papa se sube al auto tras guardar y acomodar la mayoría de las cosas que lograron entrar al auto, otra parte las llevara un camión de mudanza y otra parte la dejaremos aquí. No podemos llevar todo a la casa en Manchester. Por lo que se Vanesa no es una mujer mantenida, ella se gana la vida como una famosa cirujana plástica. Mi padre tampoco se queda atrás, el es un ex corredor de fórmula uno por lo que a veces le llega dinero por ese lado, pero en lo que más se gana la vida es por su lado de ingeniero, si tengo un padre muy inteligente. Yo soy inteligente sí, pero eh decidido dedicar mi vida a algo que me apasiona, me mueve y me vuelve loca como el arte. Gracias a Dios y todos los santitos el no estuvo en contra de eso, me alentó pero a seguirlo en Liverpool.

Y así es como termino en nuestra discusión, de que yo no pensaba ir a Manchester y que él me obligo o mejor dicho me extorsiono, me dijo que si no iba con él se le iba a romper el corazón. Y cuando me dicen ese tipo de cosas no puedo decirle que no, es lo único que me queda. Mi pilar, el es mi vida.

Joder, ya me puse sentimental.

 

 

 

 

Siento unos golpecitos en mi hombro. Me remuevo y suelto un gruñido.

Se escuchan unas leves risas y eso en verdad me molesta, intento abrir mis ojos pero no puedo. Intento mover mi cuerpo pero lo único que se escucha es un ruido extraño. Joder no, eso no fue un maldito gas ¡Pero sonó como uno! Mis ojos se abren de golpe, quizá por la fuerza que estaba haciendo, y los talló ya que lo único que lograba ver eran unas jodidas manchas.

Cuando mi vista se recompone, elevo la vista y casi se me mojan las bragas.

Doy un respingón y mi primera reacción es intentar esconderme en el auto haciéndome hacia abajo. Pero el es tan alto que lo único que hace es fruncir sus gruesas cejas con diversión.

Intento que un montón de palabrotas salgan de mis labios pero lo único que se escapa es una estúpida risita, UNA JODIDA RISA.

¿Qué rayos ocurre conmigo?

Mis ojos logran moverse del hombre caliente que estaba delante del auto de mi padre y logro ver a una hermosísima mujer, alta, de cabello lacio y castaño con unos ojos azules eléctricos que pueden atrapar a cualquiera. En definitiva ella es Vanesa. Mis músculos se recuperan de tantas horas de viaje y lo primero que hago es salir del auto de un salto en busca de mi padre.

Vanesa me toma del brazo para hacerme girar hasta donde esta mi padre y joder, tiene una enorme sonrisa hablando con el chico extremadamente caliente. Rápidamente siento un par de brazos delgados y tibios envolviendo mi cuerpo desde mi costado. Siento ese aroma tan dulce y floral que recuerdo desde mis cuatro años. Volteo con diversión mi rostro al escuchar unos leves sollozos y unas palabras que no logro entender del todo. Intento limpiar sus mejillas con mi pulgar mientras rio.

- Cálmate, te saldrán arrugas.

Digo con diversión recordando como ella me intentaba consolarme de pequeña. Siempre decía que me saldrían arrugas si lloraba como marrana.

Ella rápidamente se separa de mí y me deja bastante confundida. Endereza su columna llevando sus hombros hacia atrás mostrando sus centímetros más altos que los míos. Algunos de los mechones de su cabello caen por su hombro y me vuelve a sonreír. En definitiva esta mujer hermosa. Veo como mi padre se acerca a nosotros y siento una leve necesidad de saber dónde está el joven, no tan joven de antes, las hormonas supongo.



holaquetal59

#171 en Joven Adulto
#612 en Novela romántica

En el texto hay: hermanastros, sexo y enredos, amor

Editado: 01.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar