Nueva Ciudad

Tamaño de fuente: - +

Ciudad Nueva

-Te juro que te amo!- Dijo Sergio con lagrimas, que le recorrían las mejillas

-Seguro? Me amas? Te gusto como soy? Con mi personalidad, mi carácter y todos mis defectos... o por mi cuerpo?- Le respondió Carla, dando media vuelta, sin saber hacia donde hiria pero con la seguridad de que cualquier lugar seria mejor que aquel infierno.

Carla, esa misma tarde se subió a un colectivo, el cual la llevo a la ciudad de Buenos Aires. Una nueva ciudad, un nuevo comienzo, sin su Roxana, su amiga, sin Mirta, su hermana y por sobre todo, sin Sergio.

Al momento de bajar del bus, agarro el primer taxi que encontró y le pidió que le llevara a un hotel que se encuentre en el centro. El taxi la bajo en frente a un edificio, con muchos balcones y ventanas, algunas abiertas por las cuales se podrían ver cortinas que se movían debido al viento. En el centro del edificio se podía ver un enorme cartel el cual decía: Hotel Florencia II.

Carla entro. Al encontrarse con la recepción vacía decidió esperar sentada en uno de los sillones blancos. Los mismos que tenia Sergio en su oficina.Esa oficina, que había sido testigo de mucho, de su primer encuentro, en donde se volvieron amigos, de cuando el le confeso su amor, de cuando ella le pidió que hagan su primer viaje de pareja, y de tantas cosas mas.

Mientras ella se acordaba de todo eso, fue interrumpida por un chico. Un joven de apariencia delgada, alto, de pelo color castaño, con unos ojos color café. Esos ojos café, iguales a los ojos de Sergio, esos mismos ojos que la habían enamorado. El chico al darse cuenta que ella ya le presto atención le dijo:

- Buen día, bienvenida. Me llamo Fernando. En que la puedo ayudar?

- Hola me llamo Carla. Me gustaría saber si hay alguna habitación disponible?

- Seguro! Para una sola persona?

- Si por favor, y si es posible que tenga balcón por favor

- Por supuesto. Tengo tres habitaciones disponibles con balcón pero solo son para dos persona, osea tiene una cama matrimonial, no le molesta?

- No esta bien... Así voy a tener mas espacio a la hora de dormir- Dijo Carla haciendo una mueca de risa pero claramente lo que quería era dejar su pequeña mochila en la habitación y salir a recorrer la ciudad para olvidarse un poco el motivo por el cual ella estaba ahí.

- Jaja... Dicen que dormir en una cama matrimonial solo, es super comodo- Dijo Federico riéndose, notando que Carla le siguió la risa.

- Disculpe las habitaciones están en diferentes pisos, desea un piso de prefencia?

- No, cualquier piso esta bien... No hay problema

- Esta bien su habitación es la 12, esta en el 2º piso. Disculpe si es molestia, pero siempre los de mantenimiento deben realizar una revisión para ver que este en perfectas condiciones, no le molestaría esperar?

- No, seguro, espero no hay apuro- Mintió Carla, porque lo único que quería es dejar sus cosa y salir a caminar y básicamente salir a olvidarse de Sergio.

- Gracias- Se visualizo una sonrisa en el rostro de Fer- Puede sentarse en el sillon si gusta, ademas allí hay revistas, por si desea verlas

 Carla se acerco a las revistas, solo vio las portadas sin sentarse, pero ninguna le intereso. Habían pasado 5 minutos y le avisaron que su habitación estaba lista.

Al subir y ver su habitación, lo primero que hizo fue pegarse una ducha, ponerse ropa mas cómoda y salir. Salir de esa habitación. Salir de sus pensamientos, en donde solo aparecia Sergio.

 Al rato de estar caminando por la ciudad, visualizo a un gran tumulto de gente que se encontraba riendo y sacando fotos, decidió acercarse y se dio cuenta que se trataba de esos patinajes públicos. En donde tenias que pagar para poder usar un rato los patines. Ella decidio probar. Carla, estaba bastante bien, a comparación de los demás que solo se caían y golpeaban. En un momento se choco con la espalda de un joven. Al darse vuelta para ver de quien se trataba se dio cuenta que se trataba de Fernando..

- Hola devuelta. Probando los rolers?- Le dijo Fernando

- Si, esta siendo un poco difícil, pero igual ya termina mi media hora

-La mía igual

Los dos se acercaron y devolvieron los patines. Cuando ellos se estaban poniendo los zapatos, Fede toma valentía y dice:

- Carla, y? Que te parece la Gran Ciudad de Buenos Aires?- Lo dijo abriendo y señalando a la ciudad en general

-Hasta ahora, esta linda- Linda para olvidarse de Sergio- Como sabias que no era de aquí?

- Al anotar tus datos me di cuenta que provenías de Córdoba

-Con que eres muy curioso?- Carla lo dijo dándole una palmada en la espalda

- Si jaja... Que te parece si te muestro mi lugar donde almuerzo siempre? Es hermoso

- Estas invitándome a almorzar? Es una cita?

-Diríamos que si, una cita rápida e imprevista. Que te parece?

- Digo que si. Dicen que aveces es mejor lo rápido que lo complicado.

Fer paro un taxi. En el trayecto los dos hablaron de mucho. De sus trabajos, sus historias y sus hobbies. Hablaron de tanto que uno diría que de tanto hablar, ya no encontrarían temas de conversación para el almuerzo, pero se equivocaron.

Al terminar el almuerzo, muchos podrían decir que Fer y Carla se conocían desde hacia mucho tiempo. Al momento de pagar, Fer pidió para pagar el, ella insistió pero el se negó.



The Best

#4443 en Otros
#1641 en Relatos cortos

En el texto hay: viaje, cuerpo, amor

Editado: 21.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar