Nunca serás mi ex.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 5.

 


Recuerdo que ese día llovía mucho, pero como llegaron los examenes finales nos vimos obligados a asistir a clases. Luego del exámen de Ciencias, nos encontrábamos en el salón de clases riéndonos por los chistes de Kike.

Stelle nos acompaña, es el receso pero debido a la lluvía nos encontrabamos en nuestra clase. Sophia y Keniah estaban proponiendo desafíos y cada uno tenía que hacerlo sin rechistar.

—Te desafío a lamer la pared —Dijo Kike mirando a Keniah.

—¡Que asco!

Ella se levanto furiosa y todos la seguimos hasta que pegó su lengua a la sucia pared blanca de nuestro salón.

—Iugh —Dije entre risas.

Por fin me estaba divirtiendo con mis amigos, Daniel no vino al colegio por lo que no debía estar tensa todo el rato. Mis amigas y amigo hicieron que el día sea más que genial.

—Ahora yo —Dijo Keniah mirando a Kike—. Te desafío a correr por la cancha de fútbol, una vuelta completa y luego vuelves.

Stelle se río por aquello al igual que yo, afuera la lluvia era intensa. Él se encoge de hombros y sin pensarlo mucho sale corriendo afuera, todas vamos a ver si es capaz de hacerlo.

La cancha está tan cerca que no hay necesidad de ir a mojarnos para presenciar el espectáculo. Soltamos unas carcajadas cuando Kike comienza a dar la vuelta en la cancha agitando los brazos como todo un tonto.

—Va enfermarse —Dice Sophia preocupada.

—No exageres.

Luego de su vuelta volvió junto a nosotros. Estaba empapado por lo que se quito la sudadera quedando solo con la remera del colegio.

—¡Mi turno!

Así seguimos con las rondas de desafío hasta que de un momento a otro y la verdad no recuerdo bien como ocurrió. Yo me encontraba frente a la mesa del profesor con un cuaderno en mano. Kike se encontraba en mi frente sonriente y Stelle y Keniah venían acercándose tirando trozos de papel por cada paso que daban. Sophia venía atrás sosteniendo un ramo de flores "Eran solo hojas que arrancamos de un cuaderno y atamos con un hilo" .

—Ya viene la novia —Dice entre risas y yo la regaño con la mirada.

Cuando llega junto a Kike le da su "ramo" a Keniah y se agarra de la mano con su novio.

—Estamos aquí reunidos para celebrar la novia de estos dos idiotas...

—¡Oye!

—Lo siento, lo siento —Digo intentando recuperar la seriedad—. De nuevo ¿Sí?

Sophia rueda los ojos pero Kike asiente enérgico.

—Estamos aquí reunidos —Repito levantando la barbilla—, para celebrar la boda de Sophia y Kike.

Los dos enamorados se ríen y ahora soy yo quien desea rodar los ojos. Hago una imitación de ceremonia muy mala y al final se dan un asqueroso beso que le da arcadas a todo el mundo.

—¡Basta de tanto cariño! —Chilla Stelle asqueada—, es suficiente.

—La apoyo —Digo caminando junto a ella.

—Hablan las solteronas del grupo —Sophia siempre tan directa.

Stelle y yo la miramos con un fastidio fingido y ella solo se cruza de brazos.

—Keniah ¿Por qué tan callada? —Pregunta.

Ella parpadea en nuestra dirección con una sonrisa.

—Me imagino una boda falsa así con mi Dani —Mi sonrisa cayó—. ¿Mañana puedes casarnos Amaia?

Tragué saliva, no quería hacer eso pero con una sonrisa fingida asentí.

—Por supuesto.

Al día siguiente le dije a mi madre que sentía náuseas y me dolía el estómago. No fui a la escuela.

 

🐇🐇🐇

 

El tiempo pasó rápido, el último día de clases comenzó y nos encontrabamos comiendo.

Yo me encontraba mejor de lo que esperaba. Daniel y Keniah ya no me molestaban como antes, lo que quiero decir es que me acostumbre a verlos juntos y no dolía como pensaba que lo haría.

Me acostumbre.

¿Me seguía gustando?

Sí.

Pero el papel de mejor amiga siempre me importó más que cualquier otra cosa... o chico. Dios, ni siquiera es correspondido.

Costó un poco el verlos tan juntos y cariñosos pero aprendí a verle el lado positivo, Keniah se veía realmente feliz.

Y tal vez no éramos unas chicas de quince años pero ¿Para el amor no hay edad verdad? Sí ella es feliz yo también lo soy.

Sophia terminó con Kike, fue un rompimiento mutuo, la verdad fue bastante sorpresivo para todos. Parecían la pareja perfecta pero como Kike siempre fue un tonto inmaduro Sophia terminó aburriendose de la monotonía.

—¿Y Keniah? —Pregunté dándole un mordisco a mi sándwich.

—Con Daniel —Comentó Sophia bebiendo su agua.

Asentí y sonreí al darme cuenta de que no sentí celos. Estas vacaciones servirían para sacarlo de mi cabeza en definitiva.

Pero que equivocada estaba.

—¿Que harás en las vacaciones? —Me pregunta y yo hago una mueca.

—Nada —Digo con el ceño fruncido—. No hay mucho que quiera hacer.

—Pues yo saldré del país con mi academia de danza.

Sophia comenzó con una gran charla sobre como se divertiria en su viaje y yo solo asentía como si me importará. No es que no lo hiciera pero ella podía ser muy pesada e insistente.

Kike llegó al rato y hablamos un poco más hasta que pasó.

Keniah entro al salón hecha un mar de lágrimas corrió hacia mí y la atrape en mis brazos, casi caímos de mi silla pero logré mantener el equilibrio.

—Daniel terminó conmigo —Dijo entre lágrimas.

—¡Que idiota! —Chilló Sophia.

—¡Yo lo quiero! —Gimoteo apartandose, se levantó y limpió sus lágrimas—. Su excusa fue que terminamos por las vacaciones.

—Entonces significa que volveran el proximo año —Digo todavía sorprendida con la noticia.

Ella negó.

—Pensé  lo mismo pero me aclaró que está enamorado de una vecina suya.

Eso me dolió.

—Voy a golpearlo —Dijo Kike.

—No vale la pena —Dijo negando—. Es un idiota, algun día encontrara a alguien y se volverá loco por ella... y el karma hará su trabajo.

No contaba con ser esa chica.


 

Si les gusto el capítulo dejen su voto y comentario que yo lo vea y nos vemos en el proximo capítulo ❤🐇



Mila Baez

Editado: 12.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar