Obligada a casarme

Tamaño de fuente: - +

capítulo 25

CAPITULO 25
Me encuentro en la sala, junto con mi mejor amiga Emma, Jeam, Max y Alex. 
Taylor está arriba bajando las maletas. 
Ya que nos vamos todos de viaje.

¡Nos vamos de campamento!

Taylor baja la última maleta, me toma de la mano y nos dirigimos a la salida todos.

Miro atrás de mi y me encuentro a Emma hablando con Alex muy acaramelada.

Suelto una risa. 



Ya estamos en la hermosa cabaña de Taylor. 
Es super grande tiene 4 habitaciones con baño incluido, una gran sala de estar. Y una piscina en la parte de atrás.

—Bueno chicos, como somos seis en total , uno tendrá que compartir cuarto.—digo.

—Yo puedo compartir cuarto con Emma.— dice Alex. 
Y Emma se pone roja de la vergüenza.

Todos soltamos una gran carcajada.

— Esperen, antes de que vayan a dormir. —  dice Max Para empezar a buscar en sus pantalones. Busca en su cartera y de ella saca un condón.

— Toma. — dice para luego entregarle el condón a Alex.

Haciendo que Emma se ponga más roja de lo que estaba.

Todos nos echamos a reír.

— Callense idiotas.— dice Alex para luego tomar la mano de Emma y dirigirse a su cuarto.

Y todos nos volvemos a reír.

Taylor toma nuestras maletas y nos dirigimos a nuestro cuarto.

Subimos las escaleras y nos entramos en un cuarto grande con una cama matrimonial, una baño y un balcón que da vista al mar.

Me quito el vestido que tenía puesto. 
Quedando en ropa interior, me acuesto en la cama. Minutos después siento como alado de mi cama se hunde. 
Los brazos de Taylor me abraza.

Cierro los ojos y me dejo llevar por el sueño.

Despierto por unas suaves caricias, miro a mi lado de la cama y me encuentro un tierno Taylor acariciando mi vientre.

— Vamos levántate mi princesa.— dice

Yo sonrió y me encaminó al baño

Después de mi relajante ducha, salgo envuelta en una toalla.
Buscó que ponerme y opté por un pantalón, una blusa suelta para que no apriete mi vientre y aunque como ya lo dije, mi vientre es pequeño.

Me visto rápido y noto que todos están sentados en el comedor.

— Buen día, chicos.—digo para sentarme al lado de Emma

— Buen día.— responden al unísono.

— Es una lastima que Emma tenga que volver en unos días a California. - dice Jeam.

— Sí —. digo con mi voz triste.

Emma Había vuelto cuando supo lo de mi secuestró y el mes que estuve en coma , pero rápidamente se tiene que devolver.

—¿porque no vamos a la playa? —  dice Alex interrumpiendo el silencio incómodo que se hizo en la mesa.

Y todos asentimos con la cabeza

Salimos de la casa la cual cerranos con seguro y nos vamos a la playa.

Al llegar todos como locos se pusieron su traje de baño incluyendo a Taylor, lo cual por cierto me sorprendió.

Yo simplemente me deje mi pantalón y mi camisa. 
Ya que no quería ponerme un traje de baño. No por vergüenza sino porque no me apetecía.

Mis pies descalzos tocaron la fría agua, y me camino más adentro.

Taylor me rodea con la cintura y me da un tierno beso haciéndome sonreír como una niña pequeña.

Todos los chicos gritan, juegan como niños pequeños y una sonrisa se forma en mis labios.


Ya después de que jugamos como dos horas a todos nos dio hambre así que nos fuimos para un restaurante cercano.

Todos pidieron sus platos.

Yo pedí una pasta con albóndigas, una lasaña de carne, y de postre un ponque de chocolate.

Si lo sé es demasiada comida, pero que nos se les olvide que yo como por dos.

— hey!  escuché que habrá una fiesta cerca. —  dice Max.

— sí. — decimos todos alegres.



Laura Bueno

#942 en Novela romántica
#237 en Chick lit

En el texto hay: romance, narcotrafico, hot

Editado: 17.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar