Obligada a casarme

Tamaño de fuente: - +

capítulo 33

Bueno, en realidad me arrastra hacia afuera.

Cuando estamos alejados de todos, me toma de los hombros y sin piedad me apega a su pecho. Toma mi mentón y me besa, yo le respondo el beso;  es un beso fuerte, como si necesitará de mis labios paras vivir, nos separamos por falta de aire, me queda observando unos segundos.
De mis ojos lágrimas se resbalan nos miramos atentos, pero ninguno emite una sola palabra.

Pegamos nuestra frente y soltamos todo el aire que teníamos reprimido en el pecho.

— No sabes cuánto te extraño. —  dice en un susurro. 
Limpia con su mano delicadamente mi mejilla.

— Vamos. —  dice para tomar mi mano.

Caminamos en dirección a Un gran y lujoso auto deportivo.
Me sube como copiloto, y él arranca el auto.

En el camino todo es un silencio, no sé a dónde vamos pero la verdad no me apetece decir ni una sola palabra.

Taylor estaciona enfrente de mi casa y la verdad me sorprende.

— ¿Cómo sabes donde vivo?—  digo.

— Siempre supe que no te fuiste a Colombia, pero no era capaz de venir a buscarte. — dice viéndome a los ojos.

Abro la puerta y cuando me propuse a bajar él me toma de la mano y me jala, nuestra cara queda muy cerca y por dentro lo único que quería es besarlo lo deseo a gritos.

— Dame otra oportunidad Raven, te lo ruego.— dice.

¡di que 《NO》, no seas imbécil!

— gánate la.—   digo de repente.

— Te lo juro Raven Bradley, que volverás a ser mía.—  dice. —  Después de todo sigues siendo mi esposa. 
Me da un beso tierno y rápido.

Lo miro para luego bajar, camino hacia la puerta principal la abro, para luego cerrarla me deslizo por la puerta y caigo el piso suelto todo el aire que tenía reprimido y hago mi cuerpo una bolita. 
Segundos después escuché el ruido de su auto arrancar fuertemente.

Me levanto del suelo y camino a mi cuarto me despojo de la ropa y me encamino a la ducha.

Salgo envuelta en una toalla me coloco el pijama y me percato que mi telefono tiene dos mensajes nuevos de dos personas.

*Desconocido;*

_Duerme bien, mi niña._

Una estúpida sonrisa aparece al saber que es Taylor pero no le respondo.

*Mi mejor amiga💄❤👄 ;*

_¿A dónde fuiste? ¡En fin me voy a quedar con un amigo! Besos._

Y me rió, porque sé claramente que Emma se fue a quedar con el chico ese que conoció.

Cierro los ojos y me dejo llevar por los brazos de morfeo.

.

.

.

Unos golpes en la puerta hace que me interrumpan mi maravilloso sueño.

Me levanto perezosamente, me coloco la bata y bajo las escalera, y abro la puerta.

— ¿Es la Señora Bradley?—  pregunta un chico castaño.

Asiento.
Me entrega una gran caja, y un ramo de flores

—  Firma aquí.—  me pide, mostrándome un papel el cual firmo.

El chico se va, yo me adentro a mi casa, miro las hermosas flores, y me percato que hay una tarjeta.

_Para: mi querida esposa Raven Bradley._

_Te amo._

_De: TB_

Leo la tarjeta en voz alta.
En mi rostro una enorme sonrisa florece.

Abro la caja y en ella hay un hermoso vestido violeta, un hermoso collar blanco con mucha piedrería, que sé que es muy caro,  con sus respectivos aretes. Y, al lado hay otra nota.

_Amor;_

_Pasaré por ti a las *8:oo pm* ._

_Ponte más hermosa de lo que ya eres._

En mi rostro hace  aparición una gran sonrisa.



Laura Bueno

#838 en Novela romántica
#223 en Chick lit

En el texto hay: romance, narcotrafico, hot

Editado: 17.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar