Obligada a ser tuya

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 21

Siempre pensé que mi vida sería fácil, que por ser una chica que odia el color rosa, las fresas y lo que le gusta a una chica normal, sería diferente. Soy una bestia, fui entrenada en armas, defensa personal y otras cosas más, nadie salía ileso al meterse conmigo.

Se suponía que nadie se podía meter conmigo, que nadie se ponía meter con mi familia.

Odiaba sentirme débil, como una basura de mierda y eso estoy sintiendo en estos momentos, pero, tenía la mínima esperanza en encontrarla.

Mas que eso, sabía que tenía que hacerlo, encontarla y no volver a dejar que se la lleven, tan cobarde e sido todo este tiempo, tan miserable que solo pensaba en mi, aún teniendo les a ellos dos, daría mi vida por tenerlos a salvo, eso era lo que voy a hacer, aunque me cueste la vida es una promesa que planeó cumplir.

Le había prometido a su madre que la iba a proteger y eso haría, siempre cumplo mi palabra.

—Emma llegamos— Matt se abaja del auto, yo hago lo mismo.

En frente había un edificio, lo rato era que estábamos en medio del bosque. El edificio no era tan alto, su fachada estaba algo mal cuidada, algunas enrredaderas se hacían paso entre sus paredes, la pintura estaba algo descuidada.

—El cuartel de antes, lo descubrió la policía y todo se perdió, pero Tobias  consigo todo nuevo y de buen estado, además su padre la había regalado este hotel cuando cumplió diez años, era muy visitado en su momento, pero todo lo bueno acaba así término el "Estrella de media noche"  El hotel más famoso de se época, el cuartel esta ahora aquí.

—¿Van entrar o se quedan ahí como dos idiotas?

—Claro —seguimos a Tobias hasta llegar donde había un montón de personas en su computadoras, y una gran pantalla al frente de todo.

Era como en las películas, pero versión mejorada, la mayoría eran jóvenes no pasan de cuarenta, todos estaban concentrados no despegaban la vista de aquellos aparatos.

—Jefes que alegría verlso—dijo un joven.

—Si Juaquin te dije que no me dijeras jefe soy Tobias recuerda Tobias.

—Ya como digan que hay para hoy. No hay trabajo los chicos quieren que valla a traer pizza y algunas cervezas para pasarlo bien hoy.

—Eso no se va poder hacer —dijo Matt llamando la atención— necesito que todos trabajen hoy, tenemos una misión y el que no quiero colaborar se larga, no voy a obligarte a nadie, obviamente se le dará su parte por el último trabajo pero aquí nunca vuelvan.

Tres chicos de levantaron.

—Matt lo lamento pero mis hermanos y yo no podemos, mi madre nos llamó hace poco y nos dio una grabe noticias aunque yo de todo corazón quiera quedarme no puedo primero esta la familia.

—Entiendo Antonio, te llamó luego.

Pero a la vez que esos tres chicos se iban entraba tres chicos más.

—Matt viejo—dijo una de ellos Matt los saludo como si se conocieran desde toda la vida.

—William que alegría verte viejo y gracias por venir, y a ustedes también Tyler y Thomas—Matt volvió a vernos, de manera despreocupada —. Ello me ayudarán a encontarla, ustedes encargense de otra cosa, yo me encargo de rastrear la, somos los mejores en eso te lo garantizo.

Mis amigos y yo éramos diferentes al resto. Cada uno se especializada en algo.

Matt era diferente a todas las personas que e conocido. Matt era un genio, si le dabas cualquier cosa con capacidad de conectarse a Internet hakeaba todo lo que quería. Recuerdo que tuvo que cambiar todo sus papeles desaparecer por completo gracias a que hackeo el Pentágono. Estuvimos en riesgo más de tres años.

Tobias era un exmilitar, su especialidad eran las armas, un franco tirardor para ser más específica, era bueno en la lucha cuerpo a cuerpo, pero muy pocas veces las ganaba.

Martín y Dani ellos también eran exmilitares. Martín se especializa en lucha cuerpo a cuerpo, es como una maldita roca de músculos, Dani no están bueno como Martín pero Dani es fuerte además el sabe manejar aniones u otro vehículo que tenga ruedas, el lleva su vida al máximo, el me enseño a conducir y vaya que fue el mejor.

Victoria, ella era del FBI trabajo, una de las mejores en su trabajo, lo término dejando cuando me conoció; a los cinco, ella me enseño muchas cosas, entre ellas esta, las Artes marciales. Victoria y Martín me enseñaron a defenderme.

Carlos es de los contactos, él nos consigue todo de la mejor calidad, armas, computadoras, autos todo lo que necesitemos para las misiones.

Jazmín es la niña bonita, ella es la mentirosa, ella nos saca de apuros cuando la necesitamos, sus faldas cortas o short, junto con blusas con escote engatusan a cualquiera. Ella es una asesina, desde pequeña le enseñaron a matar. Además de ser mi mejor amiga, ella nunca abandona alguien sin importar que su vida este en riesgo.

Todos ellos me enseñaron lo que se y se que por eso la encontraremos sana y salva, y mataré al maldito que me lastimó.

—Emma acompañame al Salón de entrenamiento.

Lo seguí poco a poco a una gran habitaciones donde habían muchas personas entre ella Dani y Martín.

—Hola—dijo Dani al llegar a mi lado.

—¿Cómo te encuentras?

—Bien con ganas de asecinar al maldito que lo hizo.

—Emma estas hablando mucho pero no hay nada de acción. Yo quiero disparos, sangre, armas, muertos eso te lo creeré cuando le apuntes con una arma en la cabeza y le dispares manchandote de sangre.

—Lo hare—los observe desafiante—. Ella es la luz que ilumina mi vida si la pierdo nunca me lo perdonaré. Mataría a quien sea por recuperarla.

—Pero si eso implica matar a tu único verdadero amor, a Marcus, lo matarias sin dudarlo.

—Marcus ya no existe en mi vida, el dejó de existir cuando fue enterrado en ese ataúd tres metros bajo tierra, desde ahí mi amor por el fue enterrado y sellado.

—Veras que la traernos de vuelta.

—¿Has práctica? —me da una espada—. La escrima es un deporte de concentramiento—todos despejaron una haría para nosotros—¿Lista?



Mari Lopez

Editado: 30.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar