Obligada a ser tuya

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 25

15 de Mayo 2011

Mi vida era la mejor, lo aseguraba. Que más podía querer si lo tenía todo, mi familia y a él. Me prepare para el gran que iba a hacer hoy.

La dos sorpresas estaban lista, me había encantado esto, mi vida iba a hacer más perfecta de lo que ya era.

Baje a la primera planta para ir al comedor donde estaban mis padres y hermana desayunando tome asiendo a un lado de ellos.

—Buenos dias—dije con una sonrisa.

—¿Por qué tan sonriente? —a mis padres no le alegraba la idea que yo estuviera con Marcus pero respetaban mi decisión.

—¡Marcus y yo cumplimos un año juntos! —me alegraba la idea de estar con él todo este tiempo, era grandioso sentirme tan bien a su lado, estaba seguro que el era mi otra mitad.

—¿Con ese chico? —dijo papá, el no toleraba la idea de verme con "un bueno para nada" eso era lo que padre pensaba de él.

—Si papá con Marcus. Se que desaprueban la idea pero es mi novio y yo le quiero mucho, además se que el no me va a hacer nada malo, me quiere como yo a el.

Victoria trajo mi comida. Yo empece a comerla en silencio, sinceramente no quería arruinar mi día con el rumbo que estaba tomando esta conversación. Ya al terminar levante la vista ya todos se habían retirado, incluyendo a la perezosa de mi hermana. Me levante tome mis platos sucios y fui a la cocina donde estaba Victoria.

—Buenos días Victoria—ella levanto la vista y me sonrió como lo hacía todas las mañanas.

—¿Cómo amaneciste pequeña? —ella tomó los platos y los llevó al lavado yo tome asiento al lado donde ella se sentó después.

—Bien un poco nerviosa con todo lo que lo que organice para hoy ¿Tú como amaneciste?

—Bien, ¿Qué organizaste ayer? No te ví en todo el día por la casa.

—Si después del Instituto me fui a preparar todo para hoy. No me esperaba llegar a tanto tiempo con Marcus después de lo que sucedió con Gabriel.

—Si lo de Gabriel fue muy complicado y me consta lo que tuviste que sufrir por dejarlo ir.

—Gabriel fue y es una de las cosas más hermosas que me ocurrieron, era todo perfecto y adoraba eso me sentía tan segura con él—dije con nostalgia.

—Gabriel era una gran personas y se que esta orgulloso viendo en que te has convertido. Además Gabriel se que no le hubiera gustado verte sufrir, siempre fue alguien con  una aura muy alegre, tan lleno de vida.

—Gabriel fue todo para mi, pero fue tan injusto no decirme hasta verlo ahí en esa maldita cama, sonriendo y dandome las gracias, diciéndome que tenía que seguridad a delante, pidiéndome que no lo olvidará y necesitando su último suspiro a decirme te amo, fue tan pero tan mierda ese día—una lágrima corrio por mis mejillas, de inmediato la limpie.

—Gabriel fue la parte que te dio paz, pero también fue la parte sensata de tu vida Emma, porque recuerdo que antes de Gabriel llegara a tu vida eras una persona muy caótica, cuantas veces no te expulsaron de diferentes Instituto, el te dejo toda esa seriedad y tranquilidad que necesitabas.

—¡Ay Gabriel me haces tanta falta!—sonreí con tristeza. Creo que nunca lo dejaré de querer. —Pero me alegro que llegara Marcus el me ayudó recuperarme todo mi dolor después de perder a Gabriel hasta volver a pensar que el amor valía la pena y debía luchar por.

—Si el chico raro, que parece que va a matar a alguien en cualquier momento.

—Victoria deja de pensar esa cosas de él. Él es tierno y su sonrisa es hermosa y tiene muy buenos sentimientos.

—Muy en el Fondo, pero en el Fondo de todo su ser los debe de tener.

—Solo tomate el tiempo de conversar con él y te aseguró que te  agradaría.

—Si ajá—me celular vibró.

Sol
Presiosa estoy en la entrada te tengo una gran sorpresa para hoy.

Para Sol
Voy solo esperame unos minutos cariño. 
 


 

Me despedí de victoria con un beso en la mejilla, subí a la segunda planta tome mi bolso donde estaba mi regalo. La otra sorpresa tenía que esperar. 
 


 

Baje y abri la puerta y salí encontrando a Marcus, lo raro era verlo en auto y no en su clásica moto la cual yo también amaba. Él abajo y se dirigió a donde yo estaba para luego dejar en mis labios un tierno beso.

—Presiosa lista para todas las sorpresa que te tengo hoy.

—Claro sol pero yo tambien te tengo una sorpresa—sol era el apodo que le había dabo ya que él me saco de toda la tristeza que me encontraba, él era mi luz.

—Solo vamos que ya se nos está haciendo tarde.

(...)

Todo fue más que maravilloso. Fuimos a la Feria, caminamos tomados de la mano en la playa, nadamos en el mar, nos tomamos muchas fotos, todo lo que me dio fue grandioso. Ahora falta mis sorpresa. 
 

—Ven es hora de cenar—dije para tomar su mano y caminar hasta la mesa cual estaba en la terraza iluminada con cientos de luces, era asombrosa.

—¡Dios! ¡Emma esto es hermoso!—dijo el dandome muchos besos por la cara.

—Se que es mucho pero sentía que quería pasar algo muy hermoso contigo—dije para luego abrazarlo.

—Vamos todavía te tengo un sorpresa más—tome su mano y caminamos hasta la mesa del centro.

Nos traen la comida.

Nos pasamos riendo de cosas sin sentido o chistes malos que Marcus decía, era perfecto el ambiente y me encantaba estar así con el.

—Emma, presiosa—llamó mi atención. Lo mire sus ojos brillaban parecía algo nervioso. — Se que te amo como nunca e amado a alguien, eres la persona más grandiosa que conozco, eres mi otra mitad, mi corazón late más rápido con todas esas sonrisas que me regalas a diario y quiero pasar el resto de mi vida junto a ti.  ¿Emma Villalobos Ruiz quieres ser mi esposa? —dijo él de rodillas con una caja en las manos la cual en su interior tenía un bello anillo. Me quedé muda no sabía que responder.

—Marcus —fue lo único que salió de mis labios. Lo quería estaba consiente de eso, también llegue a pensar que lo estaba llegando a amar más que a Gabriel y me da miedo olvidar a Gabriel. —No lo se. Dios.



Mari Lopez

Editado: 30.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar