Obligada a ser tuya

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 4

Ya paso el mes y estoy alistándome para la boda, todavía no logró entender como llegue a este punto de una chica con doble vida al día Secretaria de mi padre y en la noche una chica corredora de motos que vive su vida al máximo, que al pensar en casarse pensaba que era algo insignificante pero aquí me encuentro a punto de casarme por culpa de mis padres, solo deseara que esto fuera un sueño pero no, mis padres me obligaron a ser suya, a casarme con alguien que no quiero, ni él me quiere me y para estar mas mal tengo que soportar que él tenga amante por el simple hecho que la ama mucho, pura estupidez.

Entra mi madre con un vestido azul, tacones del mismo color y maquillada

-Cariño ya tienes que empezar a vestirte ya casi se llega la hora de irnos a la iglesia.

-Bueno.

Salió del cuarto me hacer que donde estaba el vestido blanco muy hermosa estilo princesa blanco de encaje

Me pongo unos tacones blanco. 
Entra el maquillista Dani, el cual me arregla siempre.

-Wow niña te ves hermosa.

-Gracias Dani-le sonrió.

-Ahora vamos con el maquillaje nena para que brilles como nunca.

-Esta bien.

El empieza a hacer su trabajo.

(...)

Ya Daniel había terminado de maquillarme y se había ido, me veía estupenda, no parecía yo.

Mis padres entran a la habitación.

-Cariño estas hermosa.

-Más que hermosa-dijo papá-estas bellísima.

-Gracias.

-De verdad espero que algún día nos perdones.

-No tengo que perdonarlos para nada,  yo sola tome la decisión de casarme con él no fue decisión de ustedes para nada.

-Pero de todos modos fue nuestra culpa.

-Claro que no-me acerco a ellos y los abrazo.

-Es hora cariño tenemos que irnos-dijo papá finalizado el abrazo.

-¿Listos?-pregunto.

-Nosotros si y tú estás lista.

-Si ustedes lo están yo lo estoy.

-Pues bien vamos entonces-salimos de la casa ellos se van en un auto aparte y yo me voy en una limusina blanca a la cual le pertenecía al novio.

Un señor aproximadamente de cuarenta años arranca el auto y nos dirigimos a la iglesia detrás venían mis padres con  la señora Valverde.

-Disculpa señor me podría decir su nombre.

-Me llamo Carlos señorita soy el  chófer de el Señor Valverde.

-Un gusto soy Emma Villalobos.

-Espero que la valla muy bien en su boda y su vida matrimonial.

-Bueno yo espero lo mismo.

-Tranquila señorita yo se toda la verdad y pienso que usted va a llegar a amar tanto a él como el Señor la va a amar a usted.

-Pero él tiene novia a mi nunca me llegará amar-agachó la cabeza, pero que he pasa joder yo nunca me podré enamorar.

-Él término con la novia ayer por culpa de su madre.

-Pero él la ama a ella.

-Él no la ama solo la uso como usa a todas por placer.

-Éstas insinuado que solo va usar me.

-No claro que no seño...

-Solo Emma-le interrumpo.

-Decía que no a usted nunca la usaría para esos términos tan feos señorita Emma usted va hacer su esposa.

-Espero que no me sea infiel.

-El nunca lo aria se lo puedo asegurar.

-¿Por que tan seguro? 

-Solo por el simple hecho que lo conozco desde niño.

-Yo le deseara creerte.

-Ya llegamos Señorita es su hora de brillar-dijo estacionado el coche-le deseo suerte.

Mi puerta se abre dejando ver a mi padre.

-Lista cariño.

-Lista.

En la iglesia estaba en la entrada llenaba de paparazzis.

Mi papá me ofrece su brazo lo aceptó,  suena las campanas y papá y yo empezamos a caminar la iglesia estaba llena de empresarios invitados de ambas familias y la familia de la feliz pareja a punto de casarse, llegamos a la par de Matías.

-Matías te entregó a mi tesoro más importante en mi vida a mi hija promete cuidar a mi pequeña.

-Sí lo prometo.

Mi padre me deja a la par de Matías y se retira y el cura empieza la misa sí era una boda católica supuestamente esos matrimonios no se rompen nunca hasta que la muerte los separe.

-Buenas tardes.

-Buenas tarde-respondemos.

-Queridos hermanos:  
Llenos de alegría, hemos llegado a la casa del Señor para esta celebración, acompañado a Matías Valverde y Emma Villalobos en el día que se dispone a celebrar su unión matrimonial. Para ellos este momento es de singular importancia. Por ellos, acompañemos los con nuestro cariño, amistad y oración fraterna. Escuchemos atentamente con ellos la Palabra de Dios nos va a dirigir hoy. Después con la Santa Iglesia, invocaremos a Dios Padre, por Jesucristo, nuestro Señor para que acoja complacidos a estos hijos suyos que van a contraer matrimonio, los bendiga y les conceda vivir en unión permanente. 
Amén.

No sabe lo que dice padre en unión permanente no me haga reír.

(...)

-Matías Valverde acepta a Emma Villalobos hasta que la muerte los separe-vuelve a ver a una rubia oxigenada y yo la veo y me da una leve impresión que ella llora en silencio una actriz profesional diría yo.



Mari Lopez

Editado: 30.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar