Obligada a ser tuya

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 8

Me despierto intento moverme pero algo no permite el movimiento abro mis ojos lentamente hasta encontrarme a Matías con sus ojos cerrados tiene una expresión tranquila levantó su brazo sin que él despierte abajo de la cama y voy al cuarto de baño, hago mis necesidades y labo mis dientes. 
Salgo del baño busco un short corto y una blusa vuelvo al cuarto baño y me baño. 
Minutos más tardes salgo de la ducha voy donde se en cuenta mi ropa, seco mi cuero y busco mi ropa interior, no esta la deje me en la habitación vuelvo en una toalla, salgo busco en los cajones mis bragas y un sosten voy al baño pero antes de entrar me de tiene una voz soñolienta.

-¿Por qué no te vistes aquí?-no le hago caso y vuelvo a entrar al cuarto de baño me visto, me amarro el cabello con una cola de caballo alta.

Al salir me doy cuenta que Matías esta en boxer su cabello alborotado y su sonrisa coqueta no puede faltar.

-¿Deberías cerrar la boca Emma se te puede caer la babá o meter alguna mosca-se acerca y queda justo en frente-Estas lista para tu primer día de trabajo-se acerca a mis labios poco a poco-Se que te gusto-dice arrogante-nadie se puede resistir a mis encantos-se separa.

-Te equivocas querido-ahora me acercó yo a él-Dirás que no hay hombre que no pueda resistirse a mi encanto-digo cerca de sus labios, pero por un impulso lo bese él igual que yo me besa para profundizar el beso el colocó la una mano en mi nuca haciendo que me acerqué más a él mis manos van a su cuello y una juega con su pelo deja una mano se posa en mi cintura por falta de aire se aleja un poco de mi pero vuelve a buscar mis labios con desesperación él me levanta del piso, enrollo mis piernas en sus cintura, seguimos besándonos él me lleva a la cama, me recuesta en ella y se coloca enzima mio y sigue besándome sus manos recorre mi cuerpo se separa de mi y me quita la camisa besa mi cuello y abaja hasta mis pechos me levanta el sosten y mete sus manos en mi pechos apretando los pero algo nos interrumpe unos golpes en la puerta.

-¿Quien?-dice Matías molesto.

-Soy Victoria la nana de la señorita Emma-explica.

-¿Que quiere? -pregunta Matías todavía enzima de mi.

-Se les va a hacer tarde para el trabajo-el me ve y yo sonrió con burla.

-Si ya vamos -dice Matías, se acerca-Esto no se queda así pequeña Emma-se levanta y se va al baño me levanto y busco mi ropa para el trabajo que consiste en una blusa blanca y una falda negra hasta la rodilla y un saco negro me visto y me maquilló: rímel, rubor y mi labial rosa claro mi cabellera va suelta me pongo mis tacones negros y listo.

-Que hermosa estás-cojo mi bolso.

-Te espero abajo-salgo camino por el pasillo abajo las escaleras y me digo a la cocina.

-Emma quieres algo antes de ir a trabajar.

-Solo una manzana-me extiende una manzana roja-Gracias nana.

-Emma vamos-llega Matías con el típico traje.

-Deberías ser original-sonríe y me ve de arriba hacia bajo. 

  -Digo lo mismo.

-Si, bueno vamos.

Me despido de mi nana y voy detrás de Matías nos subimos en su coche. 
El conduce, al llegar abaja igual yo, caminamos agarrados de las manos saludamos al guarda y vamos directo al elevador Matías marca el numero.

Al llegar me muestra mi oficina que esta a la par de de él hay una puerta adentro que esta nos une sale y se va a la de él.

-Señorita Emma venga a mi oficina ahora.

Me levantó y voy a la puerta la toco y se escucha un "pase" al entrar me encuentro con un Matías frustrados con manos en las sienes masaje-andolas.

-¿Que desea Señor Valverde?

-Emma te quieres acercar-obedezco-ven siéntate-jalo una silla-no ven aquí-me acerco a él y me jala haciendo que me siente en su regazo-Emma me ayudas en algo-no digo nada estaba asustada—Te deseo Emma.

-Sabes que no y menos aquí-posa una mano en mi muslo-Matías estamos en tu oficina-este no hace caso y sube su mano con mi falda casi llegando a mi feminidad-Matías para-pero este sigue y lleva su mano más cerca se me escapa un gemido a quien engaño esto me gusta igual que a él busco sus labios al encontramos me doy vuelta el quita su mano y las posa debajo de mi blusa.

-Me deseas tanto como yo te deseo a ti-mis manos de posan en su cuello el sube las suyas hasta mis senos y los aprieta.

-Mmm Ma-tias-digo con dificultadas y pum la magia se pierde unos golpes en la puerta nos distraen de inmediato me quito de enzima y acomodo mi ropa igual que el la suya.

-Pase-al decir esto entra una mujer muy hermosa, ella sonríe coqueta-¡Kim que alegría verte!-se acerca ella a Matías y lo ¿¡besa!? Y ahí justo ahí me doy cuanta que sola pretendía añadirme a su lista una más y listo.

-Me retiro-me doy vuelta y camino con la poca dignidad que me queda a mi oficinas.

Me siento y recuesto en la silla que tonta soy como me deje llevar por deseo como soy tan estúpida y él se aprovecha de eso. La misma historia casi se repite, lágrimas se deslizan por mis mejillas rápidamente tomo mi bolso y voy al baño me limpio la cara y me vuelvo a maquillar.

¡Ya basta Emma! ¡Eres tan débil! No llores ya basta. Vuelvo a mi oficina e intento aliviar un poco el dolor con el trabajo pero es inútil aquel momento en que se besan después de haberme besado a mi después de casi tener sexo en su oficina en siento sucia completamente sucia me levantó y toco su puerta de inmediato se escucha un pase entró y veo que él tiene el pelo alborotado y ella su ropa mal acomodada y un pinchazo se hace presente mi corazón duele con nudo en mi garganta.



Mari Lopez

Editado: 30.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar