Obsesión Mortal

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7

De un momento a otro Miguel Ángel pierde el control del auto al ver que una persona con vestimenta negra y con la cara oculta, estaba en medio del camino.

El auto de Miguel Ángel cae a un lago y mientras se hunde, él puede ver la silueta de una persona en la superficie despidiéndose, haciendo un gesto con la mano.

Pipipi. El ruidoso despertador saco a miguel Ángel de esa pesadilla. miguel Ángel suspiro, se paro de la cama y fue tambaleando al baño. 

James y miguel Ángel se fueron juntos a la escuela. Miguel Ángel se sentía incomodo yéndose en el auto de james pero no tenía otra opción, su auto quedo hecho un desastre después de caer al lago. 

Mientras james buscaba un lugar para estacionarse Miguel Ángel recordó que hoy era su prueba para entrar al equipo de natación. -¡Aghh! Hoy son mis pruebas para entrar al equipo. Dijo Miguel Ángel mientras bajaba del auto. -Espero que entres al equipo, seria cool pasar más tiempo con mi hermano en la escuela. Casi no te veo por estar en las prácticas. -Yo también espero entrar. lo necesito para optar por una beca para la universidad. -Tranquilo, lo conseguirás. Dijo james mientras recostaba sus brazos sobre la puerta del auto.

Miguel Ángel entró a los vestidores y habían varios chicos cambiándose de ropa, incluyendo a James. -Trajiste tus lentes de natación. Preguntó james mientras se pone un gorro de plástico. -Sí. Se limita a decir Miguel Ángel. Él ya tenía todos sus útiles para nadar, Miguel Ángel había estado en un equipo de su antigua escuela, así que ya tenía lo que necesitaba incluyendo el entrenamiento necesario para entrar al equipo de la Preparatoria Hilltown. 

Miguel Ángel entró al área donde estaba la piscina. Estaba preparado para empezar a nada. Tenía unos pantaloncillos engomados y un gorro de plástico. Llevaba los pequeños lentes de natación en sus manos mientras se acercaba a la piscina. -¡Brown! ¡Cumberbatch! Al agua. Dice el profesor de natación sin falta de masculinidad en su voz. Casi de inmediato james y Miguel Ángel pusieron toda su atención en él. Era un hombre alto, cuerpo atlético, tez blanca, barba que cubría casi toda su cara y vestía con ropa deportiva. -Tú no. El otro. Dijo mientras veía a james acercándose a él. Miguel Ángel caminó lentamente hacia el entrenador. -Tomén sus posiciones. Dijo el profesor mientras tomaba un pequeño reloj que colgaba de su cuello.

Miguel Ángel se estaba acomodando en el lugar correspondiente cuando vió a Nate Brown acercándose y poniéndose en la posición de al lado. -Esto no me puede estar pasando a mí. Susurró Miguel Ángel. -¿Algún problema? Preguntó Nate. -Que diablos le sucede a este tipo. Pensó Miguel Ángel. Él no respondió su pregunta y solo fijó su mirada al frente. 

El profesor sopló un pito y de inmediato Nate y Miguel Ángel se lanzaron al agua con clavados casi perfectos. llegaron al extremo de la piscina y regresaron con rapidez. Después de varios segundos en el agua. Nate ganó la carrera al regresar en menos tiempo. Ellos salieron y los chicos estaban aplaudiendo a diferencia de James. Nate sonreía de orgullo. James tenía cara de tristeza. Ese fue el momento en el que Miguel Ángel se dio cuenta de que había perdido la carrera y no entraría al equipo. -Estuviste genial. dijo james tratando de hacer sentir mejor a Miguel Ángel. Él solo le sonrió. -Bienvenido al equipo Cumberbatch. Dijo el entrenador. Miguel Ángel levantó la mirada del suelo con una sonrisa. -¡¿Que?! ¡Señor Smith! Pero ni siquiera ganó. Él no debería entrar al equipo. Dijo Nate en voz alta. James se levanta del banco en el que estaba sentado para ir donde Nate pero Miguel Ángel lo detiene. -¿Quién es el entrenador aquí? ¿Tú o yo? Pregunta el Señor Smith después de voltearse. -Usted señor. Dijo Nate cautelosamente seguido de bajar su tono de voz. El entrenador solo hace un gesto con su mano afirmando que Nate estaba en lo correcto y le lanzó una sonrisa de aprobación a Miguel Ángel. James lo abraza de alegría y se va a los vestidores.

Miguel Ángel estaba en los vestidores hablando con James sobre las próximas competencias que tendrían ese año. Todos los chicos del equipo felicitaron a Miguel Ángel por haber entrado al equipo, excepto Nate quien se fue bastante molesto. 

Los chicos incluyendo James se despidieron de Miguel Ángel y lo dejaron en los vestidores. Miguel Ángel estaba que brillaba de felicidad. Él en serio deseaba entrar al equipo y lo había conseguido. Miguel Ángel se estaba vistiendo cuando escuchó un ruido a unos centímetros. -¿Hay alguien ahí? Gritó. El lugar estaba frío y silencioso. Se le erizaba la piel. Miguel Ángel caminó por los pasillos del vestidor aún con sólo los pantalones puestos. Al llegar al final del pasillo se dio cuenta de qué no había nadie pero al voltearse la persona con vestimenta negra estaba frente a él. Casi de inmediato la persona lo atacó con un cuchillo. Miguel Ángel sostuvo su mano fuertemente. La persona estaba tratando de hacerle daño a Miguel Ángel pero él logró golpear su mano ocasionando así que el cuchilo cayera al piso y la persona se distraiga. Miguel Ángel le lanzó un golpe a la cara y la persona cayó al piso abruptamente. Tomó su cuchillo y salió corriendo. Casi de inmediato Miguel Angel salió del vestidor y buscó a la persona con la mirada pero ya se había ido. Los pasillos estaban llenos de estudiantes y ninguno con vestimenta negra. Miguel Ángel regresó al vestidor. Soltó un suspiro de decepcion y se sentó en uno de los bancos que habían en medio del vestidor. Miguel Angel ya había confirmado sus dudas. Aquella persona lo buscaba a él, pero no sabia el por qué a él.

 



Jesús

#2559 en Novela romántica
#514 en Thriller
#231 en Suspenso

En el texto hay: novela juvenil, romance

Editado: 27.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar