Oda a mi Locura

Tamaño de fuente: - +

13# Saber

Tozuda es la ignorancia
De este ser que cree saberlo todo.
Hoy no busca,
Hoy le llaman,
Eso cree en su arrogancia.
No escucha mis palabras,
En realidad,
No oye a nadie
¿Qué sabe el jilguero de oraciones?
¿Qué sabe el abeto de verdades?
Viven sin miedo,
Cantan felices,
Ignorantes de las crueldades.

Sus vidas frágiles, jamás rompería,
Aún a cuesta de mi propia vida
Porque delicado es ese necio en su ignorancia
Como el sabio en sus palabrerías
Y perspicacias.
Tal parece que te equivocas,
Pero ¡Ay!
No podría.
No rompería tu mundo en pedazos,
Sigue estando en tu alberguía,
Mientras no rompas mi melodía,
Perdona esta alevosía...
Perdona pobre mendigo,
Tú qué buscas en tu obrar el orgullo,
El amor que no recibías.
Ve y corre en tu ignorancia
Ve de prisa sin remilgancia,
Hoy obtengo lo que quería,
Lo que tenías sin conocerlo.
Te robo un amor,
Te robo una vida.
Y que tú orgullo no se envanezca
Para así conservar por siempre,
Conservar conmigo
En vita mía,
La alegría, de no saberte,
de tu ignorancia.

Tras el telón de espejo negro
Se enfada aún más aquel pobre necio,
Aquella sombra que dice mía,
Aquel ladrón
Que dice ser mis miedos.
Me grita, le gritó,
Le golpeo y me golpea,
Como detesto su arrogancia
Y él me detesta por razones,
Ironías.
Oh mirad,
Él sangra
Oh corred,
No se levanta.
¿Pero quién es ese escombro de hombre
cubierto en sangre?
¿Cómo puede burlarse de mi
…Sin levantarse?
Él extiende sus manos sobre el telón negro
Mis manos se le unen,
Me deja perplejo.
Mi ego, dice ser a la vez mi sombra,
Y el mal que desecho,
Me cubre,
Y no puedo aceptarlo,
Pues soy pureza.
¡Quién se atreve!
¡Cómo ha podido!
La inocencia que me recubre se cae a trizas
cual vidrio.
Río. Le desconozco.

Mi propio enemigo
Era yo mismo,
Y le fallé
Como él a mí;
Porque peleamos sin punto fijo
Ambos yacemos, destruidos,
Ensangrentados en la batalla,
De juzgarnos a tiros
Como dos tontos,
pobres necios.
Ay, pobre mi alma,
Que no podían, vivir sin odiarse
Que no podrían, vivir sin juntarse.
Necedad.
Ego fantasma.
Y he aquí muero
Sin vislumbrarme.



La Duquesa Rainford

#6069 en Otros
#2283 en Relatos cortos

En el texto hay: poesia, poemas, poemario

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar