Oda a mi Locura

Tamaño de fuente: - +

18# Hechizo

🎲

.

Sedantes tardes de agonía
   Cuando mi cuerpo llama a tu alma,
En tanto tarda la mercancía
                        Llevando lejos está el demonio.

Gritos oscuros
De un tormento justo,
Los mercaderes se reúnen en vilo.
              Las casas se llenan de humo sacrílego
El incienso suave de un llamado ciego
                  La brisa seca de un tartamudo
La sangre marchita de un inocente.

Tandas de dulce
Amargos prohibidos
Cuero en canela
Que suben y rozan,
Tocando fondo van las gaviotas
En el clímax de un beso perdido...

🎲

                        Solemne el alma que se marchita
Cayendo siempre al fuego eterno
Llameante brazos que me sostengo,
           Al lado tuyo puedo morirme...

Sedientos bríos los de tu sangre
Corona blanca manchada en torturas,
Vienes y me dices
Vuelve...
Jamás podría perdonar tu injuria.

En brazos del pecado he caído
En brazos prohibidos de mil amantes
En cuerpos dormidos y delirantes
Ocasos de siembra solemnizantes.

No quería amor mío,
         No quería alejarte de tu cobijo,
                    Perdona pues, a quien te aflige,
                             Perdóname pues y llamaté mío...
       El cielo nos deshonra en oraciones,
Los caídos maldicen nuestro amorío...
  No me culpes
          No te vayas
                 No reencarnes sin mi delirio...

 



La Duquesa Rainford

#6063 en Otros
#2279 en Relatos cortos

En el texto hay: poesia, poemas, poemario

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar