Oda a mi Locura

Tamaño de fuente: - +

45# Piérdete amor mío

Pídeme sin miedos
El poseer sincero
Las fuentes calizas
del centro del mal.
En chorros profundos,
De pálida niebla,
Frío pesar,
En más que calienta.

Donde amarran los botes
Y viene la vida,
Donde el frío penetra
En la túnica mía.
La herida que sella
En besos de hambre,
De mordiscos tuyos
Y pasos quedantes.

Quédate cerca
En el lago desierto,
De las contradicciones hechas,
poesías, por desvelos.

Amanece el sol, cuando no existe,
La cálida sombra,
esa dijiste.
En vano parar, las ilusiones,
De besos muertos
Sin fines de lucro.
Empañados mis labios
en mordidas de miel,
Dulcemente atormentadas
En conchas de seda.
Para saber el daño que acecha
En cuevas obreras,
De caminos que entran
En pulsante placer.

Entregando siempre
El néctar de vida,
En potes calientes
De piedra y cera,
Machacando heridas
En cuerpos fundidos,
De aceites de almendras
Y lunas de hiel.

Acuesta algarabía
Sin escrúpulos,
Acuesta y abierta
En dos pares noches,
Tras la manta que cubre
Doncella niñera,
La mancha caliente
De utopía ajena.

Pasa las manos sobre el aguardiente
Tiembla de pena la hermosa embustera,
En gritos sollozos
Mares ardientes.
Las flores se encienden
Grilletes y gente.

Ahoga las ganas
Esas traviesas,
Las de meter mano
en tu capa impertinente.
Descubre la vid
A mi negada,
En juegos de noche
Y locura creciente.

Empaña los vidrios
En trozos de cartón,
De marrón azulado
Y ojos gris sol,
De condenas eternas
Amantes malditos,
De brujas morenas
E incienso prendido,
En mi condena...



La Duquesa Rainford

#6096 en Otros
#2291 en Relatos cortos

En el texto hay: poesia, poemas, poemario

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar