Ojos Esmeralda

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 61.

 

Abro los ojos y lo primero que veo, es una margarita amarilla a mi lado. Seguramente fue Allan antes de irse. 

 

Sonrío y recuerdo la noche anterior. Allan ha sido un hombre que ha pasado por muchas situaciones difíciles y le ha tocado salir adelante solo... Mis pensamientos son interrumpidos por el sonido de mi celular. 

 

Reviso y encuentro cuatro llamadas perdidas de Joel, cinco de Sofi, mensajes de texto por montón. 

 

Me levanto de la cama, tomo la hermosa margarita la acerco a mi nariz y la dejo a un lado en la mesita. Tomo un baño y me visto, luego trenzo mi cabello y al final de la trenza pongo la margarita, me veo al espejo y dudo en si debo cambiar mi ropa; el jeans claro con rotos y la blusa roja y zapatos bajitos me hacen ver una niña y no una mujer. 

Bufo, ruedo los ojos y salgo de mi cuarto olvidándome de mi vestimenta. 

 

-buenos días!- saludo a los hombres que se encuentran sentados a la mesa desayunando.

 

Me siento en mi lugar y sirvo un poco de huevos, tostada, queso, pan y mermelada en mi plato. 

 

-hija, ya deberías ir a abrir la puerta de tu apartamento- 

 

-si papi. Ahora que desayune voy- 

 

Eduardo me molesta un rato, Frank lo regaña por algo que estuvo haciendo anoche, papá mira el periódico y luego lo deja para unirse a Frank, no se de que hablan; termino mi desayuno y me despido para salir a subirme a mi carro y manejar a la ciudad. 

 

Llego al edificio y con cuidado abro la puerta del apartamento. 

 

-chicos?- los llamo porque no los veo. 

 

-Sofi? Joel?- alzo mas la voz para que me escuchen. 

 

Mis ojos se abren al ver salir de la habitación de invitados a Joel con su camisa abierta mientras se ríe de algo. Cuando me ve se para en seco. 

 

-tu niña! Estas en problemas!- me amenaza y señala con el dedo muy serio. 

 

Pongo mi mejor carita inocente. 

Por la misma puerta, sale una Sofi sonriente mientras sacude su cabello húmedo con una toalla y viste un vestido floreado mio. 

 

-ESME!- grita por la sorpresa. 

 

Aparte de mis ojos, mi boca tambien esta abierta.

 

Cuando venia en camino imagine encontrarme con cada uno en una esquina diferente de la sala, o cada uno encerrado en una habitación. 

Pero me he equivocado por completo. 

 

Sofi no esta llorando y Joel no esta enojado.  Nos quedamos un segundo mirándonos, no se que pensar o decir. 

 

-bueno, yo me voy. Tengo cosas que hacer y sobretodo cambiar mi ropa. Nos vemos- susurra algo en la oreja de mi amiga y luego deja un corto beso en sus labios, ella enseguida se sonroja.

 

Estoy impactada. Me imagine cualquier escenario menos este. 

Sigo petrificada en mi lugar, mirando la escena sin creerlo. 

 

Joel pasa a mi lado con su camisa ya abotonada y jala un mechón de mi trenza, alcanzo a golpear su brazo antes de que se aleje lo suficiente y salga por la puerta, dejándonos a mi amiga y a mi solas. 

 

Me giro lentamente para mirar a mi amiga y que me explique que ha sucedido. Ella camina hasta entrar a la cocina, la sigo y le exijo una explicación con la mirada pero se hace la desentendida mientras busca algo de la nevera. 

 

-SOFI!- grito y ella se sobresalta. 

 

-que pasa Esme? Por que gritas?- 

 

-porque quiero que me cuentes que ha pasado!- le regaño. 

 

-no se si debería contarte- se sienta en una de las sillas que están al rededor de la isla, toma un sorbo de su taza de leche y la deja con cuidado en la mesa frente a ella. 

 

-por supuesto que tienes que contarme. Si mal no recuerdas fui yo la que los encerré para que hablaran- tomo asiento frente a ella. 

 

-exacto! Nos encerraste- me regaña. 

 

-no había otra opción. Ahora deja de sacar excusas y cuéntame que paso- se burla de mi desespero pero luego toma una profunda bocanada de aire y empieza a relatarme lo sucedido. 

 

Despues de un tiempo de estar escuchando me tranquilizo.

 

-pensé que te ibas a molestar conmigo por no habértelo contado antes- ella toma mi mano por encima de la mesa y da un apretón. 

 

-jamás me molestaría contigo. Joel me contó como te enteraste de lo que hacían. Se que debió ser muy duro para ti. Te entiendo. Al principio me asuste cuando Joel empezó a contarme pero me dedique a escucharlo y a ponerme en sus zapatos como me lo pediste; y comprendí muchas cosas- sonríe. 

 

Nos quedamos mirando un rato sin decir nada. 

 

-ellos no son los únicos mafiosos Sofi- digo bajando mi mirada y tragándome el nudo que se ha formado en mi garganta. 

 

No se si debería contarle a mi amiga, pero ya que sabe sobre mi familia, porque no contarle sobre el hombre con el que estoy saliendo y tengo una extraña relación. 

 

-Allan Axel tambien es mafioso. Uno muy importante Sofi- 



EsmeraldaP

#207 en Otros
#32 en Acción
#603 en Novela romántica

En el texto hay: pelea romance, amor y familia, mafia y peligro

Editado: 26.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar