Ojos Esmeralda

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 66.

 

•Narra Esmeralda•

 

 

Han pasado tres días desde que Allan se fue. Y lo extraño demasiado, a pesar de que a cada rato nos mandamos mensajes y nos llamamos, no es lo mismo. 

 

Papá y tio Kevin todavía están estudiando la posibilidad de llevar a cabo mi proyecto. Algo me dice que si van a aceptar, y por eso estoy tranquila. Ya hice mi plan de convencerlos y darles besos y abrazos, palabras bonitas y decirles muy seguidamente que los amo. 

 

Acostada en mi cama leyendo una novela, paso parte de la tarde. 

La puerta de mi habitación se abre sin ser golpeanda antes y no me molesto en alzar mi vista para ver quien es. 

 

-princesa!- gritan al mismo tiempo y al segundo me siento asfixiada por el peso de los hombres que tengo encima. 

Me remuevo para quitarlos de encima.

 

-auxilio!! Quítense. No me dejan respirar. Voy a morir!- me quejo y grito. 

 

-hey! Quítense de encima de la princesa, bestias- esa voz la reconozco y enseguida giro mi cara para comprobar que esa voz le pertenece al hijo de Frank. 

 

-JEFF!- chillo como puedo. 

Intento levantarme para saludarlo pero encima mio siguen mis hermanos y primos. 

 

-Jeff ayúdame por favor- jala a Alex por el brazo y este se levanta, un peso menos. 

 

-basta chicos. La van a matar- Joel se quita, pero los pesados de Eduardo y Jackson no. 

 

-por que no te emociona vernos igual que te emocionas cuando ves a Jeff?- 

 

-estas celoso Eduardo?- Jeff que es mas grandulón y alto que el resto quita a los dos de encima mio mientras le reclama. 

 

Cuando quedo libre, tomo una bocanada de aire profunda y me paro de la cama. 

 

-JEFF!- vuelvo a gritar mientras me abalanzo encima de él. Sus brazos enseguida me reciben para rodearme y alzarme del piso, lo abrazo fuerte porque se que no se va a asfixiar. 

 

-te extrañe grandulón. Por que tenias que demorar tanto en regresar?- me regresa al suelo. 

 

-tu sabes que el entrenamiento militar lleva su tiempo- 

 

-y a nosotros no nos vas a saludar?- pregunta Alex. 

 

-no! Me aplastaron y ahora quieren que les salude. Que cínicos- respondo mientras me arreglo el cabello y acomodo mi blusa. 

 

-entonces te abrazaremos nosotros- sin poder evitarlo los cinco grandulones me abrazan, a pesar de que el abrazo me deja sin aire es reconfortante. 

 

Ha pasado mucho tiempo desde que los cinco no estábamos juntos. 

Desde pequeños siempre nos hemos considerado hermanos, y la única afectada con eso era yo. 

 

En la escuela me espantaban a cualquier chico que se me acercara, en las fiestas no me dejaban bailar con nadie que no fuese uno de ellos. 

Pero aun así los amo. 

Me consideran la hermanita pequeña, por eso el apodo de princesa. 

 

-princesa, sabes que te queremos mucho verdad?- pregunta Jackson. 

 

-que quieren interesados?- pregunto porque se que algo quieren cuando empiezan con sus demostraciones de cariño. 

 

-queremos arepas colombianas- dice Joel.

 

-no haré nada. Ahora suelten me que necesito respirar- mis intentos por soltarme son imposibles. 

 

-si las harás. Si no las haces no te dejaremos tranquila- canturrea Eduardo. 

 

-yo no quiero arepas! Yo quiero pastas - dice Jeff. 

 

-no Jeff! Arepas son mas ricas- empieza la discusión Alex y ahí abrazados en mi cuarto pasamos unos cinco minutos discutiendo sobre que quieren que yo cocine; me mantengo callada hasta que ya no soporto tanta estupidez. 

 

-basta chicos. CALLENSE!- grito para que se dentengan. 

 

-no haré nada. Así que no discutan. Y ahora me sueltan- 

 

-no te soltaremos hasta que nos prometas que cocinarás. Nunca haces nada- 

 

-Esta bien Alex! Pero ya déjenme respirar- me doy por vencida. 

 

Se alejan de mi y me miran expectantes. Refunfuño, los insulto, vuelvo a arreglar mi cabello y ellos siguen mirándome. 

 

-que miran?- les reprendo.

 

-te estamos esperando princesa- dice Jackson. 

Sonrío con suficiencia y la expresión de ellos cambia enseguida. 

 

-que idea descabellada se te ha pasado por esa cabecita para que sonrías así?- 

 

-oh hermanito. Tu si que me conoces bien- me encamino a la puerta y me detengo antes de salir. 

 

-quieren arepas colombianas?- pregunto.

 

-si- contestan todos menos Jeff que es el que dice.

 

-no! Yo quiero pastas- 

 

-muy bien chicos. Arepas y pasta. Pero ustedes me ayudaran a hacerlas, sino no comerán nada- 

 

-vamos princesa no puedes hacernos eso. Ibamos a jugar un rato poker- se queja Eduardo.

 

-lo siento por ustedes, pero si quieren comer tendrán que ayudarme- salgo y me encamino hacia las escaleras, sonrío cuando escucho los pasos de mis chicos detrás de mi. 



EsmeraldaP

#187 en Otros
#30 en Acción
#570 en Novela romántica

En el texto hay: pelea romance, amor y familia, mafia y peligro

Editado: 26.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar