Ojos Esmeralda

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 85.

 

 

•Narra Esmeralda•

 

 

La exposición, al igual que la subasta es todo un éxito. 

La gente esta muy a gusto en sus habitaciones y con la atención que el hotel de Allan les brinda. 

 

Cada joya que ha sido expuesta ya tiene dueño, o dueña. Los días han pasado y mi euforia aun sigue presente en mi sistema y Allan no ayuda a que disminuya un poco, es mas, lo único que hace es alimentar mi ego. 

 

-AL.. Si sigues así me convertiré en una persona egocéntrica igual que tu- digo mientras aplico un poco de labial rosa en mis labios. 

 

Hoy Allan y yo saldremos a un club nocturno muy popular en Bonaire.

 

-en serio mi ángel, todo lo que haces, lo haces bien. Es increíble que todas las prendas se vendieran- 

 

-estoy lista- mi hombre se levanta de la cama, toma su arma y la guarda en su espalda. Me mira de arriba a bajo mientras se acerca a mi. 

 

Cuando esta lo suficientemente cerca me toma de la cintura y me apega a él para besarme con posesión. 

 

-vámonos antes de que no pueda separarme de ti- murmura entre mis labios. 

 

Me toma de la mano y salimos de la suite para salir del hotel y subirnos al auto. 

 

Las calles de Bonaire son tranquilas a pesar de que siempre hay personas circulando por ellas. 

Llegamos al lugar y sin necesidad de decir ni una palabra, entramos enseguida. 

 

El lugar es grande, elegante y atestado de gente, pero por el suficiente espacio la gente no esta apretujada. 

Un joven se acerca a nosotros para atendernos, Allan pide no se que cosa para tomar, y yo me dedico a observar todo a mi alrededor. 

 

El salon es muy oscuro, solo las luces de neón dan un poco de claridad, y se reflejan en las prendas caras que algunas mujeres llevan como accesorios en sus cuellos, orejas y manos. 

 

Es un poco difícil distinguir rostros, me gusta porque así nadie se percata de la presencia de Allan y así las mujeres pueden dejar de coquetear con mi hombre por un rato. 

 

La música electrónica retumba por todo el lugar, Allan me toma de la mano y como si conociera el lugar de memoria, me lleva hasta la pista de baile y nos pegamos para bailar por un par de horas seguidas. 

 

Sus manos inquietas no se apartan de mi cuerpo por ni un segundo, haciendo erizar mi piel. Sus movimientos son elegantes y sensuales a la vez. Nuestras miradas no se desconectan ni un segundo. 

Allan no permite que nadie pase por mi lado y me roce, su forma de protegerme aveces es exagerada, y mas en este ultimo mes. 

 

Regresamos al cómodo sofá y nos sentamos. Allan mira por unos segundos a un lugar fijo y desvía la mirada hacia otro lado demorando se lo mismo. Intento seguir su mirada pero no alcanzo, lo hace muy rápido. 

 

-por que eres tan curiosa?- susurra en mi oreja.

 

-a quién miras tanto? Intento seguir tu mirada pero no veo nada- refunfuño. 

 

-son los de seguridad, no necesito mas de tres segundos para comunicarme con ellos a través de la mirada- lo miro y subo una ceja al tiempo que niego con la cabeza. 

 

-voy al baño, ahora regreso- aviso.

 

-no te demores- deja un beso en mi frente y me levanto para caminar hacia el baño. 

 

El lugar es tan grande que pueden haber quince mujeres en él, cada una teniendo su espacio. 

Me encuentro a tres mujeres viendo se al espejo, otras dos fumando y algunas dentro de las cabinas, lavo mis manos y arreglo un poco el cabello. 

 

-Yo me acoste con él dos veces- dice una mujer con un vestido negro igual que su cabello, muy corto y con un escote en el pecho que sus senos están a punto de salirse. 

 

-No mientas. Axel nunca repite. Si tu estuviste con él dos veces, entonces conmigo amaneció dormido- se burla otra mientras retoca su labial rojo oscuro, el hecho de que han pronunciado el nombre de mi prometido me hace quedarme un rato mas en el baño simulando arreglar mi cabello y mi vestido para poder escuchar lo que tienen que decir. 

 

-hagamos algo. Una super apuesta!- dice una emocionada peli roja no natural, con grandes pechos y trasero que se notan que son falsos. 

 

-Que vas a inventar? A todo le sacas apuesta- dice la de pelo negro.

 

-OIGAN! Todas las chicas, escuchen! Esto les interesa- dice la mujer llamando la atención de todas las presentes en el baño. 

 

Solo escucho lo que dicen, estoy impresionada sobre lo que causa Allan en las mujeres. No es posible que vayan a hacer una apuesta por él. 

 

Mis celos me consumen, tanto que mis puños están cerrados tan fuertes que mis uñas están haciendo daño en la palma de mi mano; pero aun así me mantengo al margen y solo escucho.

 

-Hay una apuesta exquisita! El sexy de Axel se encuentra hoy aquí. La que logre tenerlo entre sus piernas y subir las escaleras, encerrase en su oficina con él, se llevará TODO!- abro los ojos como platos. Su oficina? Esto es de él? 



EsmeraldaP

#187 en Otros
#30 en Acción
#570 en Novela romántica

En el texto hay: pelea romance, amor y familia, mafia y peligro

Editado: 26.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar