Ojos Esmeralda

Tamaño de fuente: - +

Extra I

 

-Allan ya basta, me estas marenado- sonrío mientras lo veo caminar de un lado a otro en la sala de espera. 

 

-lo siento mi ángel pero ya se esta demorando el doctor- se queja. 

 

-se paciente. Igual tu vas a demorar mucho adentro tambien- 

 

-Esta bien, esperemos- se sienta a mi lado, deja un corto beso en mis labios y luego en mi panza. 

 

-si! Llegamos a tiempo- papá, Eduardo, Joel y Jeff entran haciendo alboroto en la sala.

Allan y yo enseguida alzamos la cabeza para verlos. 

 

-que hacen aquí?!- les pregunto. 

 

-vinimos a ver a nuestro segundo campeón- dice Eduardo con emoción. 

 

-no entraran todos conmigo- les aviso. 

 

-claro que si entraremos- dice Joel. 

 

-no sean idiotas, no es campeón. Será una hermosa angelito- les regaña Allan. 

 

-niño- Jeff. 

 

-niña y tu no te metas con mi hija idiota- Allan se enfurece y le tomo la mano para que se tranquilice. 

 

-ya cállense! Están formando alboroto- les regaño. 

 

-Señora Esmeralda puede pasar- la secretaria del doctor me avisa, me levanto con dificultad, mi panza pesa demasiado, Allan en seguida me ayuda. 

 

Antes de llegar a la puerta del consultorio ya hay tres hombres dentro esperándome y la doctora. 

 

-buenas tardes- saludo a la doctora. 

 

-buenas tardes Esmeralda, hoy vienes muy acompañada- la miro y ruedo los ojos.

 

-será imposible sacarlos de aquí- le aviso. 

 

Tomo asiento y papá a mi lado, mientras el resto de hombres están parados a un lado sin molestar ni hablar. 

 

La doctora me hace unas preguntas que contesto enseguida y luego me hace pasar a la camilla, en seguida estoy rodeada de cinco pares de ojos. 

 

-disculpen, me podrían dar espacio para revisar al bebé?- pide la doctora. 

 

Al parecer le da mucha gracia tener a estos hombres aquí, si yo fuese ella estuviera enojada. 

La doctora sube mi blusa dejando mi panza al descubierto. 

 

-no miren a mi mujer idiotas!- Allan pelea con los chicos. 

 

-no seas idiota Allan, somos sus hermanos- Joel se burla de él.

 

La doctora esparce un gel frío y baboso en mi panza provocando que mi piel se erice. Allan toma mi mano y la aprieta. Le sonrío para tranquilizarlo. 

 

-muy bien, veamos... Aquí esta la cabecita y aquí.. Sus ojitos, naricita..- Eduardo interrumpe a la doctora. 

 

-lo siento doctora pero yo no veo nada. Muéstrenos bien, veo puras manchas negras moviéndose- todos nos reímos por la cara de confusión de mi hermano, sobretodo la doctora. 

 

-vuelvo a mostrar- muy paciente la doctora vuelve a mostrarnos a mi bebe. 

 

-miren se esta chupando el dedo!- dice papá con mucha emoción. 

 

-y aquí se puede ver que es una niña- 

 

-si! Mi niña..!- Allan grita haciéndonos sobresaltar. 

 

-esta segura que es niña y no niño? Revise bien doctora- Eduardo no quiere aceptar que sea niña. 

 

-no miren a mi hija! Violan su privacidad. Es suficiente doctora- estoy segura que Allan será un padre muy sobreprotector. 

 

-no quieren escuchar su corazoncito? y una foto de ella?- pregunta la doctora. 

 

-si, yo quiero una- 

 

-yo tambien- 

 

En el momento que empezamos a escuchar el sonido del corazón de mi princesa sonar, todos nos mantenemos callados, de mis ojos salen lagrimas de felicidad, la cara de felicidad de todos es indescriptible. 

 

A la doctora le toca sacar cinco fotos. Una para cada uno. 

 

-sabes, yo tambien se hacer bebés así de lindos- Eduardo coquetea con la doctora y ésta simplemente le muestra su mano con un anillo de matrimonio. 

Cosa que nos hace reír a todos. 

 

-yo quería armar mi propio equipo de fútbol- 

 

-ya basta Eduardo! No hay mejor que una niña, son mas cariñosas y no son un dolor cabeza como ustedes- papá deja un beso en mi panza y sube a su carro antes de que cualquiera pueda decir algo mas. 

 

-eso dolio- dice Jeff. 

 

-chicos me voy. Tengo mucho sueño, nos vemos luego- aviso. Todos se despiden de mi pancita y cada uno se va por su lado. 

 

Subo al carro al lado de mi esposo, que tiene una sonrisa enorme en el rostro. 

 

-quiero chocolate amargo- le pido mientras maneja. 

 

-amargo?!- hace una mueca graciosa y río. 

 

-si, amargo- 

 

-muy bien, vamos por chocolate amargo. Al menos aun es de día y hay tiendas abiertas- deja un beso en mis labios y sigue manejando. 



EsmeraldaP

#191 en Otros
#29 en Acción
#579 en Novela romántica

En el texto hay: pelea romance, amor y familia, mafia y peligro

Editado: 26.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar