Ojos Esmeralda

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 42.

 

•Narra Allan•

 

 

Cada centímetro de piel de mi ángel es besada y acariciada por mis labios y manos, no dejo ni un espacio sin atender, la distraigo para que no este nerviosa y tensa, poco a poco se relaja; ella suspira y ríe cuando beso su vientre, le da cosquillas. 

 

Se que esta nerviosa y avergonzada, pero me aseguro de hacerla sentir y hacerle saber que en verdad es hermosa. 

 

Le he echo creer que no pasare su virgen barrera para que no este tensa y así se relaje para que el dolor no sea tan insoportable. Intento ser lo mas delicado que puedo pero tambien se muy bien que no puedo evitar hacerle sentir dolor, mi objetivo es distraerla y hacer de éste el mejor momento de su vida. 

 

Por primera vez en mi vida estoy tan emocionado, ansioso y feliz de estar con una mujer. Es que ésta mujer no es igual a las otras, ella es un ángel. MI ANGEL. 

 

Suspira y la piel se le eriza con cada beso y caricia; la vergüenza y la timidez están presentes en su mirada. 

 

-eres lo mas hermoso que mis ojos han visto. Te amo, eres perfecta- ella me mira con ojos brillantes y sonríe, toda su piel esta sonrojada y eso la hace ver mas hermosa, inocente, perfecta para mis ojos. 

 

Sus manos tímidas recorren mi espalda, pasan por mis brazos, mi pecho, me encanta cuando las pasa por mi cuello para terminar agarrando mi cabello con una fuerza medida para no hacerme daño en el momento en que la llevo al cielo. 

 

La hago mía con mucho cuidado, despacio y con ternura. Espero a que su cuerpo se acostumbre al mio, mientras la vuelvo loca con mis besos. 

 

Soy el hombre mas feliz del mundo. Se que si su familia se entera querrán matarme, pero no me importa. 

Lo que importa ahora es lo que voy a vivir de ahora en adelante con esta hermosa mujer, con mi ángel; la haré tan feliz, no dejare pasar ni un día sin estar a su lado. 

 

La miro a los ojos y ella me regresa la mirada, es lo único que existe ahora, es para mi, mi felicidad, corazón, alma, lo mas hermoso, puro, y delicado que existe, es una hermosa rosa roja. 

 

Cuido de ella aunque se queje avergonzada, después de nuestro acto de amor. 

 

-te amo AL- deja un beso en mi cuello mientras cae en un profundo sueño. 

 

Estamos acostados en la cama, la luna y las estrellas como testigos de lo que acaba de suceder; acaricio su espalda desnuda, deleitando me con su suavidad. 

 

-te amo con mi alma hermosa, descansa- dejo un beso en su cabeza, demorando me para oler su dulce aroma y sentir su hermoso cabello. 

 

Está acostada boca abajo, con uno de sus brazos rodeando mi cintura, su carita en mi cuello y una pierna enredada con una de las mías. La sábana cubre mitad de nuestros cuerpos, podría estar así el resto de mi vida y no me importaría mas nada. 

 

Mi sonrisa delata mi felicidad, me siento afortunado por tener a esta gran mujer a mi lado; juro que haré todo lo posible para tenerla siempre a mi lado.

 

Me encargare de Simon, lo haré pedacitos, apenas salga el sol iré a Harlem en su búsqueda, ya no puedo tolerar que Esmeralda siga en una situación que le molesta y le pone nerviosa. 

 

La acerco mas a mi; cierro los ojos y sigo sintiendo esa felicidad, esa adrenalina, la emoción, la tranquilidad que me produce haber sido el primer hombre en la vida de mi ángel; porque así como soy el primero seré el unico, eso lo juro. Me quedo dormido con ese pensamiento. 

 

 

Son las ocho de la mañana cuando despierto, mi ángel sigue dormida, sonrió de felicidad al recordar la noche que pasamos; la mejor noche de mi vida. Muero por repetir lo sucedido pero la dejo descansar. 

 

Me levanto y camino al baño, me doy una ducha y me arreglo para salir. 

 

**-necesito que este listo el jet, salgo dentro de veinte minutos-** aviso a uno de mis hombres por mensaje de texto. 

 

Mi hermosa Esmeralda sigue dormida, me acerco a la cama y me siento a su lado, beso su espalda hasta llegar a su cuello, ella se eriza por el contacto y antes de abrir los ojos ya esta ruborizada. 

 

-hola hermosa dormilona- ella sonríe y abre los ojos.

 

-hola AL- se cubre con la sabana y se da la vuelta para quedar mirando al techo evitando mi mirada. 

 

-como amaneces?- le pregunto mientras me acerco a su cara y me mira. 

 

-bien, algo incomoda y con un poco de molestia- quita la mirada de mi para posarla en el techo. Es tan tierna cuando se siente avergonzada. 

Sonrío por su inocencia, acaricio un lado de su cara con mi nariz.

 

-es normal amor. Si quieres sigue durmiendo y me esperas a que regrese- en su mirada hay preocupación.

 

-a donde vas AL?- 

 

-tranquila mi ángel, te dije que iría a Harlem a atrapar al idiota alemán, te prometo que regreso hoy en la noche- le doy un beso en los labios pero ella enseguida se aparta.

 

-y me vas a dejar sola? Que pasa si el loco ese viene hasta aquí? No quiero que vayas Allan, y si llega a hacerte daño?- 



EsmeraldaP

#219 en Otros
#35 en Acción
#658 en Novela romántica

En el texto hay: pelea romance, amor y familia, mafia y peligro

Editado: 26.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar