Oscuros Secretos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo VI

Cassandra

Llevaba horas visitando las tumbas de los criminales más despreciables que he podido conocer; cada vez que tenía la oportunidad venía a verlos para recordar que ya no podían regresar de infierno a causarme daño; sin embargo, había ratas iguales o peores que ellos que todavía estaban sueltos causándole daño a familias como la mía y a mujeres mucho más jóvenes y débiles que yo.

Aunque quisiera matarlos uno a uno no podía permitirme desilusionar o poner en peligro a mis padres; por primera vez tenía que dejar de pensar en los demás y pensar en los que amaba, era una tarea difícil, por años mi propósito de vida fue vivir para exterminar a personas como Marcus, claramente todo eso cambio cuando conocí a mis padres.

Para ser sinceros no entendía porque nuestra naturaleza era tan irracional, los humanos éramos conocidos por siempre buscar nuestra propia satisfacción a costa de cualquier cosa, aunque eso implicara la vida de otra persona; pero la pregunta es ¿cuántas vidas de inocentes cargaríamos en nuestra conciencia solo por a satisfacernos un poco?

Debemos estar muy enfermos para no que no nos importara el dolor humano; suspire alejándome de la tumba de Marcus; creo que jamás poder responderme que tienen en la cabeza a estas personas; porque aunque fui una criminal como ellos no había ningún sentimiento satisfactorio al causar dolor en mujeres, niños y hombres inocentes; claramente no podía eximirme de culpas, sé que el odio que habita en mi me convirtió en un monstruo como ellos, pero no me arrepiento, en ocasiones la única forma de batallar contra estas personas es ser como ellos.

Me aleje lentamente y saque un cigarrillo de mi bolsillo, camine sin rumbo durante unos minutos, ya estaba bastante tarde, sin embargo, antes de irme a dormir a casa quería visitar a tumba de mi madre biológica; quería cerrar este ciclo con ella, dejarla ir y que descansara en paz; quería dejar de soñar con ella y de atormentarme por algo que no fue mi culpa, me acerque a su tumba lentamente.

-Hola Natasha- dije y aunque debería decirle mamá no podía; ella solo había dado su ADN para que yo naciera pero no la sentía como mi madre; aun así le agradecía inmensamente al dar su vida por mí, me permitió vivir y conocer personas maravillosas, personas que hoy en día hacen mi vida una maravilla y aunque en sus inicios no fue la mejor de todas, tenía una vida y eso debía ser lo importante.

Si no tienes una vida de ensueño no tienes por qué ser un cobarde y acabar con ella; tienes que luchar por ti, por tu vida y por aquellos que te la otorgaron.

-Ya han pasado 17 años desde que me dejaste; desde que salvaste mi vida- suspiré tratando de soltar las palabras- y en esos 17 años nunca pude comprender tus palabras- dije con dolor; no comprendía el tipo de amor que expresaba aquella que fue mi familia.

-Todo lo hacemos porque te amamos-dije cerrando mis ojos- aún sigo sin comprenderlas - pronuncie lentamente, dolía pensar en ellos, aún muy en lo profundo de mi ser, anhelaba que me quisieran.

-Pero aun así te agradezco por decirlas, me dio fuerza para afrontar todo lo que me paso de niña- dije limpiando las lágrimas que salían sin control alguno- me permitió tener la vida que tengo ahora- le dije sonriendo-no te recuerdo, son cosas muy pequeñas las que recuerdo de ti- dije sin animo, ya que lo único que recordaba era su cuerpo ensangrentado- pero te agradezco porque me enseñaste a ser valiente a luchar por algo; tener un propósito en mi vida, gracias por traerme a este mundo- dije sonriendo, soltando todos los sentimientos que reprimí por años.

-Si tenía que nacer para ser una Parker y ese era mi destino; no importa cuanta sangre en mis manos posea o cuentas lagrimas tenga que derramar volvería a nacer una y mil veces- dije soltando todo lo que sentía- espero que tu fueras muy feliz con Gabriel y tus hijos- bese su tumba como si realmente ella pudiera sentir mis caricias.

-Y donde quiera que estés espero que seas muy feliz- dije levantándome- adiós Natasha es hora de que te vayas de mi vida- dije secándome una lagrima- y aunque no te recuerde- suspire por lo que iba a decir- vengue tu muerte y muy en el fondo sé que te hubiera amado- dije cerrando los ojos- descansa- solté la cadena que había quitado de su cuello cuando murió.

-Eso fue lo más hermoso que he escuchado en mi vida-dijo una voz que conocía perfectamente y que extrañaba muchísimo; creí que era un sueño y simplemente cerré los ojos, había ocasiones en las que lo escuchaba, hasta había soñado con el varias veces- voltea a verme hermosa- me dijo y empecé a temblar- no voy a desaparecer cassie.

-¿Sa-sa-Samuel?- dije yo con voz temblorosa; me voltee aun con mis ojos cerrados tenía miedo, si fuera un sueño no lo soportaría; lo necesitaba, mi vida no estaría completa sin él, apreté mis manos para que no temblaran como si fueran las de una maniática.



Skyler_Abs

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar