Oscuros Secretos

Tamaño de fuente: - +

Capitulo XII

Cassandra

Cinco meses habían pasado desde que desperté de aquel trágico accidente, uno que no solo permitió que no solo conociera a Abadon mi Ángel de la guarda o como yo le digo mi guardaespaldas personal, sino que también restaurara mi relación con tres de mis hermanos biológicos, además de conocer a mis dos bellas hermanas, Samantha y Lucia; mis hermanos me explicaron que eran mis hermanas biológicas como ellos, al principio no comprendía como era posible, pero luego me explicaron la verdadera razón.

Natasha mi madre biológica jamás murió, ellos me contaron la mentira que mis padres les obligaron a todos que me hicieran creer, la muerte de mi madre, al principio la culpa me carcomía, yo había matado personas por ella, sin embargo, con trabajo logre entender que no mate personas inocentes, asesine personas que me hicieron un daño irreparable siendo solo una niña.

Me costó mucho perdonar a mis hermanos, pero agradecí su honestidad y con el tiempo logre seguir con mi vida, con ellos a mi lado; ellos al ver mi repentina actitud decidieron instalar en la mansión de los Black, no puedo mentir al principio nada fue fácil porque el recuerdo de su error nos perseguía constantemente, y me costaba confiar nuevamente en ellos, pero aun así logramos superar y estar unidos como se supone que debía ser.

Luego de mi accidente mi padre puso en venta la casa que teníamos en el centro de la ciudad y compro una cabaña cerca de la mansión Black, durante un mes necesite cuidados especiales por parte de él, Taylor y mi madre, y era más sencillo si vivía cerca del médico que estuvo a mi lado durante todo el proceso de recuperación, además de eso la casa del centro era muy pequeña y nuestra familia era bastante grande ahora, ya no éramos cuatro en casa, éramos seis con las pequeñas gemelas.

Gracias a eso nos unimos muchísimo más con la familia Black, sumando el hecho del novedoso noviazgo de mi hermana y Carter, prácticamente ella vivía en la mansión con él, y sorprendentemente mis padres no se molestaron, Alec se quedó durante dos meses a mi lado y nuestra relación mejoro notablemente, no podría decir que éramos pareja, pero parecíamos una, sin embargo, hace 3 meses tuvo que viajar porque su hermana y su madre lo necesitaban en un asunto muy privado, las primeras semanas la comunicación era constante con el tiempo disminuyo hasta que la última semana era nula, no sabía de él, y nadie quería colaborar en decirme que pasaba.

Estaba llegando a casa después de un largo día de universidad claro que no había dejado mis estudios, había logrado homologar las materias, el semestre que llegue a la universidad después del accidente fue el más difícil, pero con ayuda de Adriana y William había logrado homologar mis materias y mi graduación se acercaba.

Estaba entrando a la casa cuando escuche que me llamaban.

-Cassandra Parker Thor- escuché el grito de mi madre enojada, corrí en su búsqueda para saber cuál era el problema, últimamente su humor estaba insoportable, causa de su reciente embarazo.

- ¿Que pasa mamá? - dije llegando a su encuentro en la sala donde estaba mi padre con una sonrisa burlona, él jugaba con las pequeñas que ya estaban muy bien arregladas, sabía que me venía una reprimenda grande, que, si no quería que mi madre llorara, tendría que aguantarme.

-Mamá ¿qué está pasando? - dije preocupada por su actitud, en especial por su salud, mi madre no podía alterar se este modo en su estado, realmente me preocupe creí que había pasado algo muy malo.

- ¿Cómo te atreves a preguntar? - dijo esta escandalizada- has visto la maldita hora en la que llegaste a esta casa- suspire con alivio, sabía que sus hormonas le jugaban una mala pasada- vamos a llegar tarde a la reunión en la mansión.

-Madre – dije sorprendida- que no se te olvide que tengo 22 años puedo llegar a la hora que yo quiera- dije son sorna- además mamá ni siquiera está oscuro el día ni siquiera es de noche.

-Que tengas 22 años no quiere decir que te mandes tú sola- dijo ella mucho más enojada- y tú tienes que llegar cuando yo te lo diga- no quise discutir con ella, así que me disculpe y bese su frente con ternura.

-Discúlpame mami - Dije y esta rompió en llanto en mis brazos, le acaricié su espalda, solo tenía dos meses de embarazo, pero sus hormonas nos tenían con el estrés vivo a todos, excepto a mi padre que disfrutaba de sus constantes cambios de humor y su evidente apetito sexual- no quería preocuparte- le dije y ella asintió besando mi mejilla.

-Perdóname tu a mi cariño- me dijo ella alejándose, bese su frente y me agache a su panza podía estar pequeñito, pero era mi hermanito o hermanita quien estaba creciendo en esa pancita, mamá lloro nuevamente por mi acción cada que lo hacía lloraba por horas, pero no podía detenerme estaba mucho más ilusionada con este bebe que ellos.



Skyler_Abs

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar