Oscuros Secretos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XXVIII

Narrador omnisciente

El silencio era ensordecedor, la tensión podría ahogar a cualquiera que desconociera la situación, en el centro de aquel espeso y boscoso campo se encontraban Adriana, Gregorio y Cassandra; esta última muerta de los nervios, estaba aterrada, no por su vida sino por la de su familia, porque, aunque intento evitarlo ellos no se alejarían de ella, nunca lo harían.

En las sombras los hermanos White, estaban aterrados por la vida de su hermana, sin embargo, la emoción también los embargaba; por primera vez lucharían mano a mano con ella, como un equipo.

No muy lejos, una pensativa y muy confundida Anabelle, esperaba la llegada de estos seres que tanto habían causado revuelo en Nightmare.

Y cómo olvidar a ese enorme grupo de cazadores quienes encerrados en su bloque angelical y custodiados por una de sus entrenadoras y su futura luna, serian espectadores de la batalla que se libraría frente a ellos, entre ese grupo la familia de quienes ahora peleaban codo a codo, se retorcían de los nervios y el miedo de que algo pudiera pasar frente a sus ojos, y no puedan evitarlo llenaba sus corazones de incertidumbre y zozobra.

A lo lejos se escuchó como un cardumen de demonios corría por el bosque, Johanna encendió sus manos esperando la señal de su hermana, Marian extendió sus alas iluminando sus caelesti signacula, que brillaban como faroles en su piel, en las sombras el resto se preparaba.

-Mierda- susurro Freya apretando sus manos, sentada al lado de sus amigos quienes la miraban preocupados- esto es como una jodida película de terror.

-Yo creo que más de acción- dijo una cazadora de Draco, ganándose la mirada despectiva de los compañeros de Lewis- ¿Qué? no me miren de ese modo- dijo ella sacando de su bolsillo un paquete de chucherías que fue arrebatado por Abigail y arrojado lejos de la imprudente cazadora.

-Ellas estarán bien- le aseguro Robert a su amiga y a su primo que miraba con terror a su luna, sin embargo, en el fondo él también estaba aterrado al ver a Marian, al amor de su vida arriesgarse de esa manera, en ese momento Cassandra se puso alerta; se habían dejado de escuchar los correteos de los demonios por el bosque y entre los árboles apareció Derek con Camile sonriendo de forma aterradora.

-Pero que gran comité de bienvenida me tienes cariño- dijo el demonio dirigiéndose a Cassandra- oh no seas tonta descubre tu rostro, sé quién eres- le dijo Derek y ella quitó el cuello dejando ver una sonrisa- así que esta niñita es la que está causando tanto revuelo- dijo Derek mirando a Cassandra quien sonreía con cinismo, Camile gruñó enfadada por la lasciva mirada que el demonio le regalaba a la líder de aquella mafia.

- ¿Dónde están mis hijos? - gruño Camile mirando a Cassandra y ella soltó una carcajada.

- ¿Y tú crees que te lo diré? - dijo Cassandra con sorna- tú estás muy equivocada- le dijo Cassandra a Camile quien sonrió con burla.

- ¿No lo harás? - dijo la mujer- ¿así te diga que matare a tu mamita con el mocoso que lleva dentro? - preguntó la mujer y el rostro de Cassandra se ensombreció, uno de los demonios dio un paso adelante arrastrando a Trisha Parker, la beta de la manada, todos se tensaron al ver el rostro empañado en lágrimas de la mujer, y la rabia que consumía a Cassandra.

-Mierda, tía- dijo Daniel desde el bloque angelical, Johanna es enfureció provocando que sus ojos se convirtieran en dos perlas amarillas como las de un lobo- Ellas los van a masacrar- dijo al ver la rabia de las dos Parker al ver el rostro asustado y lleno de lágrimas de su madre.

-Mami- dijo Cassandra ignorando a Derek y a Camile- mírame por favor- dijo ella y su madre asintió, sus ojos se llenaron de lágrimas- van a estar bien lo prometo- dijo su hija, la beta, le creyó; su hija nunca permitiría que le hicieran daño a ella y a su hermano.

-Oh qué graciosa- dijo Derek riendo- ¿cómo harás eso preciosa? - le dijo encantado con la situación; lo que él no sabía es que su arrogancia y prepotencia, le jugarían una mala pasada al subestimar a la joven.

-Mami ignóralo- dijo Cassandra mirando a su madre- vas a estar bien- le dijo ella- lo prometo- ella miró a Derek- tengo un trato para ti- dijo y todos se asustaron por el repentino cambio de planes, sin embargo, conservaron sus puestos.

-Te escucho- dio Derek- no hay nada que me interese más que esos niños y verte muerta- dijo el demonio.

-Llévame contigo- dijo ella, y todos los presentes se aterraron, no estaba entre sus planes que ella se entregará- vida por vida- le dijo la líder- yo por mi madre- dijo la joven, el demonio sonrió encantado.

-Hecho- dijo sin dudarlo, en las sombras Alec perdía el control, su mujer se estaba entregando y no estaba en sus planes que esto sucediera- deja todas tus armas- ella soltó todo lo que fuera considerado como un arma en el suelo, todos estaban en shock, ella realmente se entregaría, su madre negó aterrada, pero ella se acercó y beso su frente.



Skyler_Abs

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar