Oscuros Secretos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XXX

Cassandra

Realmente tenía mucho papeleo atrasado.

Hace un mes, habían empezado los entrenamientos en Wolf center, era el mismo tiempo que había pasado desde el ataque y mi despertar como hibrida; las clases en Wolf center claramente se habían reanudado, así como el trabajo en Nightmare.

En realidad, todo tomo su curso nuevamente; mi familia unos días más tarde después de aquel ataque regresaron a Azaurus y sus labores cotidianas, y la vida de cada uno de nosotros siguió con total normalidad.

Después de aquel día no supe más de Lucifer y Gabriel, pero si pude detener las pesadillas, ya que Lucifer mismo bloqueo la línea de comunicación que abrieron para atormentarme; sin embargo, después de aquel día nunca más supe nada de ellos; pero lo agradecía inmensamente, no tenía mucho tiempo para dedicarles.

Alec y Marian se habían encargado de darme un entrenamiento básico para controlar mis impulsos este último mes y mantener mi parte angelical y demoniaca ocultas, hasta que mis padres biológicos decidieran aparecer por estas tierras.

Había desistido de interrogar a Derek y Camile; deje que los escoltaran a Azagord, no estaba en condiciones para mantener demonios dentro de un complejo en donde la mayoría de su población eran humanos, que inocentes o no; no merecían estar en peligro.  

-Hola cariño- dijo entrando Gregorio a mi oficina- ya terminamos los entrenamientos- me dijo sentándose frente a mí, sonreí al ver sus labios hinchados y sonrosados, realmente Abadon se había tomado la tarea de conquistar a mi amigo muy enserio, ahora solo se le veía sonriendo, o con una mirada brillosa, cosa que antes de la llegada del Ángel, era totalmente extraña de ver.

-Y estabas muy ocupado- dije con picaría y él se sonrojo- Hey no te preocupes me gusta verte de este modo.

-Bueno la verdad yo no creo que deba involucrarme de mas- dijo el con una sonrisa apagada- él puede encontrar a su alma gemela y romper mi corazón- dijo y yo solté una carcajada por su ocurrencia, él aún no se daba cuenta que él era la pareja de Abadon- ¿por qué demonios te ríes? - dijo enojado.

-Abadon- dije por el intercomunicador- ven a mi oficina.

-Si Hakza- dijo él y corto la llamada, dos minutos después, él entro a la oficina cerrando la puerta y sonriendo por la presencia de Gregorio- ¿me necesita? - me pregunto con profesionalismo.

-Si necesito que mires a los ojos a Gregorio- le dije y él abrió la boca sorprendido- es hora de que el mismo se dé cuenta Abadon o vas a perderlo- le dije y asintió nervioso por la reacción de mi amigo- Gregorio mira a los ojos a Abadon- le pedí y el refunfuño sonrojado y dirigió su mirada mi amigo; él sonrió al verlo y suspiro quitándose las lentillas que cargaba para que Gregorio no sospechara nada, inmediatamente sus ojos se tiñeron de una tonalidad arcoíris; Gregorio soltó un jadeo sorprendido y aterrado.

-No te va a romper el corazón- le dije seria- tú se lo puedes romper a él, porque él es tu alma gemela Gregorio- le dije y un par de lágrimas rodaron por su rostro.

-Pero yo no te merezco- dijo Gregorio y Abadon frunció el ceño y se acercó a él tomándolo fuerte de la cintura.

-Nunca más vuelvas a decir eso- le dijo el pegando su frente con la de mi amigo- eres mío de nadie más- dijo el besando sus labios con rudeza, provocando que mi amigo soltara un gemido- eres más de lo que alguna vez pude soñar- mordió su labio suavemente.

-Dios claro que soy tuyo- dijo mi amigo sumiso besando sus labios, carraspee por la escena porno que estaba presenciando- maldita sea no interrumpas- me gruño mi amigo sobre los labios de su pareja.

-Oh claro que interrumpo- les dije escandalizada- no quiero una película porno en vivo- les dije y ellos sonrieron- Gregorio tomate el día de hoy y el de mañana y tú también Abadon.

-Pero quien va a cuidarte si le diste el día al resto - me frunció el ceño- es viernes, uno de los días más peligrosos en Nightmare no puedes quedarte sola, hasta a Anabelle le diste el día para estar con Freya, hoy y mañana- me dijo enojado- Alec no vuelve hasta el lunes nena- dijo tratando de razonar conmigo.

-Primero que todo- le dije- yo puedo cuidarme sola perfectamente- le dije enojada- segundo es mi problema que días les doy libres a mis empleados- seguí enumerando- y tercero quiero estar sola- le dije y él asintió- ahora les ordeno que se retiren.

-Pero nena- me dijo Abadon- estas completamente sola- aseguro él- Adriana y Anabelle están recién marcadas, ellas ya son unas lobas, inexpertas, pero pueden cuidarte.



Skyler_Abs

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar