Oscuros Secretos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XXXIII

Cassandra

-Mierda estoy agotada- dije llegando a la casa, eran las 10 de la noche, los últimos meses habían sido los más largos y pesados de toda mi vida, los entrenamientos iban cada vez mejor, en este poco tiempo había aprendido tanto que ya solo nos reuníamos unas pocas veces a la semana, ayer fue el último día en el que necesitaría entrenamiento.

Además de eso vivía llena de obligaciones, ser la jefa era terriblemente agotador, sin embargo, agradecía que mi novio y mis amigos me ayudaran y me apoyaran en todo, incluido mi entrenamiento.

El trabajo últimamente se había triplicado con mi nuevo proyecto, quería que Nightmare dejara de ser solo una mafia y se convertiría en un centro de entrenamiento, no solo para lobos, sino para todas las criaturas que lo quisieran, además de formar un selecto grupo de cazadores al servicio no solo de azaurus sino de todo aquel que nos necesite.

Claro era un proyecto ambicioso que solo se cumpliría con el paso del tiempo.

-Cariño estoy en casa- escuche el grito de Alec en la sala de estar, ya me había puesto una de sus camisas y estaba lista para dormir.

-Estoy en la habitación- grite desde la puerta para que me escuchara, sentí como corría por las escaleras, me adentre en la habitación, yendo hasta el lavabo para terminar de quitarme el maquillaje que diariamente me tenía que poner para que no me reconocieran, sentí como mi novio pasaba sus brazos por mi cintura.

-Que me recibas de esta manera me parece extremadamente candente- dijo Alec besando mi cuello- mm y además hueles delicioso- dijo el repartiendo besos por todo mi cuello.

-Alec déjame ya- le dije nerviosa por su contacto- si no vamos a terminar en esa cama y no durmiendo precisamente.

-Es mi objetivo- susurro mordiéndome el lóbulo de mi oreja, acción que provocaba que todas mis terminaciones nerviosas se pusieran alerta.

-Alec amor- gemí suave para convencerlo de que me dejara salir de sus brazos- mañana tenemos una reunión temprano cariño- dije, pero él siguió besándome, giro mi cuerpo, pegando nuestros pechos y se acercó a mis labios para devorarlos con devoción y una fuerte pasión.

-Me encanta que me digas amor- dijo sobre mis labios- pero me pone muchísimo que gimas mi nombre- dijo él y vi como el brillo plateado se posaba en sus ojos, paso sus manos por mis muslos desnudos alzándome y pegándome contra una de las paredes de la habitación; se acercó a mi cuello dejando castos besos en él y concentrándose en besar mi clavícula, llegando a mis pechos.

-Alec cariño no estoy segura- traté de decir entre jadeos, pero me detuve al sentir como pasaba su mano por el interior de mis bragas acariciando suavemente mi clítoris- joder- gemí cuando sentí como metía un par de dedos en mi interior.

- ¿Estas segura que debo parar? - me susurro sobre mis labios regalándome esa mirada perversa, llena de picardía y lujuria, aumento el ritmo de sus dedos llevándome al borde de la locura, pero cuando estaba a punto de llegar a mi orgasmo los retiro, sacando sus manos de mi ropa interior, dejándome desconcertada; llevo a su boca el par de dedos con los que me había masturbado, chupándolos lentamente- delicioso- dijo sonriendo al ver mi rostro sonrojado, me di la vuelta dispuesta a ir a la cama ignorando lo que paso, pero antes de llegar sentí como me alzo dejándome recostada en la cama.

- Pero ¿qué haces?  - le grite cuando rompió mi camisa, dejándome solamente en ropa interior.

-Oh cariño tu y yo no hemos terminado- me dijo con su voz enronquecida por el placer- esta noche quiero hacerte mía completamente- me dijo.

-Cariño ¿de que estas hablando? - le dije confundida- ya soy tuya- gemí al sentir sus besos por todo mi cuerpo.

-Quiero marcarte- me dijo esperanzado y abrí mis ojos sorprendida- deseo que tu olor este impregnado con el mío y que tu alma me pertenezca tanto como te pertenece la mía- dijo mirándome a los ojos esperando mi reacción-Y quiero que tú también me marques- lo mire a los ojos tratando de decir algo, pero simplemente las palabras no salían de mi sistema, me lance a devorar sus labios, esperando que entendiera mi respuesta.

El con una agilidad increíble retiro todas sus prendas quedando completamente desnudo, beso mi rostro con ternura y empezó a bajar por mi cuello, mis pechos y mi abdomen, llegando a mi vagina en donde se detuvo, rompió la tela de mis bragas, su boca realmente estaba haciendo maravillas, sentía que el placer iba a matarme.

-Cariño- gemí agarrando su cabello con mis manos y arqueando mi espalda cegada por el placer- oh mierda, no pares.

-No está entre mis planes hacerlo- dijo el chupando con más fuerza mi clítoris arrancándome un grito de placer- eso preciosa déjame escucharte- dijo él introduciendo su lengua en mi interior, estaba desesperada por sentirlo dentro de mí, sin embargo, antes de que pudiera enterrarse en mí, quería complacerlo un poco.



Skyler_Abs

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar