Oscuros Secretos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XXXIV

Alec

Estaba entrando a Wolf center, las clases no se detuvieron, y estábamos retrasados, el nacimiento de Tyler el hermano de Cassandra, el ataque y los recientes descubrimientos nos habían dejado retrasados con los entrenamientos, eso ya había pasado hace unos cinco meses.

Estaba llegando a una de mis aulas, en donde continuaría con los entrenamientos de los grupos, los cazadores habían logrado un avance impresionante; Taylor, Dominic y Trevor estaban encantados, al punto de pedirnos que trabajáramos en el internado de azaurus, no nos negamos, no obstante, tampoco aceptamos; era una decisión importante y todos teníamos muchas obligaciones; Nightmare no iba a desaparecer, de esta mafia dependían muchas personas.

Sin embargo, mi inteligente novia había solucionado el problema, meses atrás ella había estado trabajando en un centro de entrenamiento para todas las criaturas, entre ellas lobos, así que paso la propuesta de unir su centro de entrenamiento para cazadores, con el internado de Azaurus.

A pesar de las muchas exigencias y trabas que le pusieron, lo logro, en un par de meses se inauguraría el instituto Serphentine, en honor a sus pequeñas y letales amigas; y en unas pocas semanas, se graduarían nuestros cazadores, que eran el orgullo de mi amada mujer.

-Hola mi vida- le dije besando sus labios cuando entro a la sala un poco distraída, chocándose con todo lo que encontraba- ¿qué te pasa? - le pregunte risueño- ¿por qué tienes esa cara?

-No lo sé- dijo ella sobando su pecho- tengo un mal presentimiento cariño- me dijo tratando de sonreír- pero debe ser una estupidez- dijo cambiando su semblante por uno más relajado y sonriente, desde que estábamos juntos, pude ver como su humor poco a poco dejaba de ser tan espantoso; Cassandra me había dado el regalo más importante; su amor, su alegría y sus ganas de vivir.

-Está bien- dije dejándolo pasar- he pensado que quizás después de la graduación de los chicos- le dije, un poco nervioso- podrimos irnos de viaje tu y yo- le dije estirándole un par de boletos, había preparado este viaje hace mucho tiempo, quería pasar tiempo con ella de calidad, alejados de todos; y pasar tiempo como una pareja normal-como una pareja humana normal y corriente- le propuse- ¿qué te parece?

-Me encantaría amor- me dijo ilusionada- pero ¿y todos ellos? - me pregunto preocupada, una de las cosas que más amaba de ella, era que podía ser tan letal como sus Serphentinas, pero tan dulce como un conejito.

-Solo son cuatro días cariño- le dije tranquilizándola, ella suspiro aliviada, el descubrimiento de los planes de su madre la tenía aterrada y alerta todo el tiempo.

-Está bien- dijo besando mis labios, se escuchó un carraspeo en la puerta, eran el resto de nuestros amigos con los cazadores, que en su mayoría nos miraban con cariño, respeto y admiración, algunos hasta con burla y diversión, la clase dio inicio mostrando los grandes avances de los lobos.

Estaba dando unas instrucciones, cuando la alarma de ataques de Nightmare se acciono, vi a William y el me miro desentendido, igual que Cassandra que me vio aterrada, vi como tomaba su celular, y se lo llevaba a su oído.

- ¿Que está pasando? - gruño enojada, mucho en realidad, desde hace mucho tiempo no la había visto de esa manera, ella seguía siendo la implacable Hope Marshall, sin embargo, ya no era la gruñona Cassandra que por todo se enojaba, y era muy extraño verla furiosa- ¿Qué? - grito escandalizada- Cyrus no juegues con eso- dijo y su voz se quebró- maldita sea- dijo aterrada- Cyrus protocolo de cierre total, ya sabes que decirle a Amelia- dijo ella aterrorizada.

- ¿Que pasa cariño? - le pregunte al ver su rostro tan descompuesto, me acerque corriendo, sentía como el miedo, la furia, la incertidumbre y la ira empezaban a ser los sentimientos que la inundaban.

-Alerta roja- dijo ella suspirando, provocando que el pánico inundara a todos los presentes- Natasha se infiltro en el complejo con toda la corte del infierno- me dijo ella y palidecí, estábamos en serios problemas

 

 

Narrador omnisciente

Se había declarado en alerta roja todo Nightmare, todos corrían a sus casas, incluido el personal de Nightmare, Amelia se preparaba para hacer sus respectivas funciones, igual que todos los trabajadores que entendían lo que estaba pasando; María la nana de Cassandra estaba cerrando la mansión con un escudo, para proteger a la madre de su jefa que se encontraba aterrorizada con su esposo, su bebe y sus dos pequeñas hijas en la habitación, escoltados por dos Deltas y cuatro Ángeles custodios.

Johanna la hermana de Cassandra ya había llamado a Samuel, Cameron, Damon y Jasón, que a su vez se encargaron de dar el aviso en Azaurus, para que las manadas se protegieran, meses atrás se había preparado un protocolo para este momento, era obvio que Azaurus seria atacado.



Skyler_Abs

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar