Pacto de Sangre

Tamaño de fuente: - +

Vigilancia y Práctica ~ Sorveglianza e pratica

Ya entrada la tarde Annies y Gabriela iban a las canchas, tras haber terminado su tercer periodo de clases, para las practicas del equipo de básquet de hombre y mujeres.

—¡Hey, ustedes dos! —las saluda una compañera, cuando se dirigían a sentarse en las gradas—. ¿Qué tal el parcial con Tovar?

—La verdad muy sencillo, espere más —dice Annies llevándose la botella de agua a la boca.

—Venga, coloco tres temas —se queja alzando sus manos, mientras ve a los miembros del equipo de básquet femenino jugando—. ¡Sentí que no acabaría nunca!

—¿Entonces estudiar más sería la solución a eso? —dijo Gabriela con un mueca torcida al ver a Karin, cruzando miradas—. ¿Cómo las ves en esta ocasión, Vicky?

La chica a su lado es hija de un entrenador profesional, su pasatiempo era asistir a tantos juegos se los permitiera su horario, y sabia clasificar las fichas de equipos, también veía ciertas materias con Annies.

—¿La verdad? ¡Ja! Patearemos traseros de nuevo con Collins en juego. Esa chica si que sabe anotar.

—Sí, sí, lo sabemos bien, ¿lo olvidas? —Annies merodea el espacio con la vista mientras repica y escucha a Vicky

—Aunque últimamente se le ha visto muy acompañada de cierta chica de otra facultada, ¿no es asi, Gabriela? —la curiosidad emanando de su voz.

Gabriela le da una mirada de ironía —¿Y eso es malo? No es como si tuviera novio o algo parecido —Interviene Annies por su amiga—. Aunque siempre se la pasan discutiendo—. Suelta una sonrisa a la cual Gabriela rodo su mirada.

Para cuando terminó la práctica, Annies se había separado de Gabriela, y ésta se encontraba en un banco del patio pensando sobre la hoja, con una nota en ella. Recordaba haberla encontrado tan bien plegada en el borde del vidrio de su ventana, al abrirla solo se hallaba una oración escrita, con letra de molde isabelino.

"Тіні ми й живемо в ньому."

A la mañana, apenas se levanto, lo primero que hizó fue inducir el texto en un traductor, pero no fue fácil, muchas palabras discordaban, después de un rato de búsqueda consiguió dar con una frase... "De las sombras somos y en ella habitamos."

Estaba tan sumergida en sus pensamientos que no se percató de a quien tenía al lado. Karin, quien iba acompañada de una chica alta y de cabello hasta los hombros, la miraba con curiosidad, viendo si irrumpía como siempre o la saludaba. Terminó por toser.

—Ah... Disculpa, no te ví llegar. Hola, Jae.

—¿Cómo estas, Gabriela? ¿Pensando en tus estudios? No creo que haya algún chico —responde Jae girando para ver la expresión de su compañera.

—Chicas... —llama Karin con un gesto de mano—. Hay mejores cosas. ¿Cómo te fue en tu parcial? ¿20/20?

—Pues sí, veinte de veinte —sonríe—. Y no, no sólo pienso en estudios.

—Bueno, da igual. ¿Vendrán a vernos el viernes? —Jae se sube el bolso por el hombro mientras avanza—. Muchos de las facultades parece que irán, a ver a nuestro nuevo AS de titular —rió.

—Ya lo pensaré... No me gustan las multitudes.

—Esperaba que la vieras tirar al aro, a Karin quiero decir —Jade le da una sonrisa burlona, luego se despide con la mano al aire y cruza la acera.

Karin avanza al lado de Gabriela a un paso más lento —creí que irías a vernos. ¿Tendré que cambiar de planes?

—Sí iré, pero no tienen porque saberlo —dice Gabriela llevándose un mechón de cabello detrás de su oreja—. Y por favor, ni se te ocurra cambiar tu agenda, Collins.

Soltó una carcajada al aire —Está bien, no lo haré, mientras pueda verte allí... aún si no te gustan las multitudes.

Gabriela aún seguía pensando en esa nota, lo que decía, y aún más el porqué estaba escrito en otro idioma, a la final decidió no tomarle importancia y desecho esa idea como una broma de alguien. Siguieron caminando hasta que cada una se separó.

 

 

 

El viernes por la tarde, se encontraba el marcador 85-71, en su último cuarto de tiempo a favor de la UCI en contra del Instituto Vocacional Reed. El partido intenso, las jugadoras de Reed defendían bien pero no bastaba para parar a Karin, su nueva titular y piloto, dando jugadas de doble ritmo y dominio del balón.

Todos tenían los ojos puesto en sus jugadas, ella en el alero izquierdo recibiendo un pase del balón con dos defensas, a tan solo 8 segundos de terminar el juego, realiza una finta para pasar a las jugadoras, luego un rebote corto, una jugadora intenta pararla pero no consigue con el pase corto, recibe de nuevo el balón para luego anotar con un drible y concederles la victoria al UCI, con el marcador 87-71.

—¡¡Vamos!! —son los sonidos que se escuchan de la mayoría de la multitud, juntos a los "¡Lo hicieron!" y "¡¡Vamos, Collins!!".

—Vaya, parece que se hará más mirada y rivales por parte de Reed —decía Frank mientras se tapaba una oreja con la mano debido a los gritos.



AyanoBK

#1106 en Novela contemporánea
#3387 en Thriller
#1483 en Suspenso

En el texto hay: misterio, romántica, drama

Editado: 28.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar