Pandora

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13

Capítulo 13

 

Septiembre 29 de 2019.

—No podré hacerlo—Me quejé por cuarta vez.

Asher y yo nos encontrábamos dentro de la piscina, luego de que las clases con el profesor Hank finalizaran. Por supuesto, él tuvo que estar enterado de las horas extracurriculares y he de decir que no estuvo de acuerdo.

Y me alegré, al menos por unos segundos.

Pues, no conocía al Asher persuasivo. En resumen, logró convencer al profesor e incluso logró entusiasmarlo con solo la mención de nuestros nombres y el de la competencia.

Ahora, Asher me enseñaba o más bien recordaba cómo hacer los movimientos principales de natación. Nos encontrábamos discutiendo, debido a que no me sentía segura al realizar el movimiento, sino, que aún no conocía demasiado bien el espacio, por lo que temía, chocar con alguna corchera o en un caso peor con los bordes.

—Estás en la fila cinco, justo en medio…—Oí a Asher replicar cansado—Es imposible que choques con el borde, además, te estaré guiando en caso de que te desvíes—Mordí mi labio inferior con inquietud— ¡Es solo el Crol, Diosa!

—Carajo—Susurré— ¡Bien, tú ganas! —Gruñí al saberme vencida— ¡Solo…no me presiones!

—¡Lo siento, pero tendré que hacerlo, sí quieres ganar! —Acomodé mi gorro de Lycra, mientras me acomodaba sobre el poyete de salida, justo donde Asher me había ayudado a ubicarme— ¡Vas a toparte conmigo, ese será el final del recorrido!

Fruncí mi ceño denotando confusión— ¿Por qué no solo llegar hasta el final y ya?

—¡Porque son cincuenta metros de largo y no hemos trabajado tu resistencia…—Exclamó agitado— así que iremos de a poco!

Bufé—Bien.

—¡Colócate en posición! —Obedecí su orden, llevando mis manos hacia el borde del poyete y me encorvé intentando calmar mi respiración— ¡Lo haré sin cronometro, pues necesito ver la técnica ¿Hecho?

Asentí—Hecho.

—Tres, dos…—Apreté mis manos sobre el material, llevando mi cuerpo hacia atrás— ¡Uno! —Sin perder más tiempo, brinqué de clavado.

Una sensación de paz me llegó por completo, eso sin mencionar el golpe de adrenalina que subió por mi sistema, incitándome a mover un brazo después del otro a gran velocidad.

Hacía tres años que no había nadado de esta forma, tres años desde que no sentía la sensación de hacer lo que a uno más le apasionaba.

Por primera vez, desde que mi padre y hermana fallecieron, sentía que volvía a ser la vieja yo. La que no le importaba nada, solo ganar las competencias, solo estar en el agua.

Repentinamente mi cuerpo se detuvo, debido a que Asher posó sus manos sobre mis hombros deteniéndome e impulsándome hacia arriba.

Levanté mis gafas y quité un par de gotas de mi rostro— ¿Qué tal estuve? —Me apresuré a preguntar, sonando ansiosa.

—Nada mal.

Tomé aire con agitación— ¿Pero…?

Asher suspiró—La velocidad es perfecta, eso es genial…—Moví mis brazos con impaciencia—Pero estás agotada.

¿Y? Eso es obvio.

¿No?

—Introducías tu mano demasiado afuera y a veces demasiado dentro de la línea central de tu cuerpo…—Explicó—Por eso aumentó tu resistencia y consigo tu cansancio—Asentí posando mis manos en mis caderas—Hay que arreglar eso, necesitas estar menos agotada.

—Está bien—Quité mi gorro de Lycra, para luego tomar mi cabello y removerlo, intentando estrujarlo. Mi ceño se frunció al percatarme que Asher había dejado de hablar y solo podía oír su lenta respiración— ¿Asher? —Silencio— ¿Asher?

—Eh…—Carraspeó— ¿Ocurre algo?

Apreté mis labios— ¿Podemos descansar? Realmente estoy agotada—Cuestioné ignorando lo sucedido y esperando con esperanza una respuesta positiva.

—Si…Mmm…está bien —Lo oí removerse en el agua—Toma mi mano, te guiaré hacia la orilla—Asentí estirando mi mano derecha y tragué saliva al encontrarme con la suya. Luego de ello, se dispuso a ayudarme—Junto a ti, están las escaleras—Con cuidado, trepé por ellas, para luego sentarme en la orilla, introduciendo mis pies en el agua.

Quité la liga de mi cabello mientras sentía como Asher tomaba asiento a mi lado.

—¿Sabes cuándo será la competencia? —Rompí el silencio.

—No. Solo sé que se hará, pero no estoy seguro…—Oí atentamente—El Sr. Hank dijo que no sería dentro de poco.

—Oh…

Hubo silencio nuevamente—Oye, quiero que sepas que cuando me disculpé…lo hice serio, independientemente de nuestro trato.

—Lo sé.

Nuevamente reinó el silencio. Por mi parte, solo me dedicaba a mover los pies bajo el agua.

—No era cierto lo que dije antes… —Nuevamente habló—Sobre tú… eh…

—¿Mi discapacidad? —Susurré interrumpiéndolo con neutralidad.

—Sí, yo, lamento eso.

Asentí con una leve sonrisa—No eres el primero que lo dice…—Me encogí de hombros.

—¿Tú naciste así o…?

Negué borrando mi sonrisa—No—Apreté mis puños—Quedé ciega a mis dieciséis.

—No es irreversible ¿Verdad?

Suspiré temblorosa—En realidad, si lo es—Sentí su mirada sobre mí. Sabía cuándo lo hacían. Selene siempre cuestionaba como lograba notarlos, y yo solo me limitaba a responder que solo lo sentía—Solo tengo dañada mis córneas…—Me encogí de hombros—En el hospital de Arizona dijeron que podía recibir un trasplante y si mi cuerpo lo aceptaba, pues, podría volver a ver.

—Tú no quieres—Elevé mi cabeza y la giré hacia la derecha, desde donde oí su voz—No quieres hacer esa operación ¿Me equivoco? —Fruncí mi ceño, demostrando cuan confundida estaba por su afirmación—Relaja esa expresión, Diosa…—Rió—Solo saqué mis conclusiones. Perder  la vista repentinamente y a tan joven edad, después de conocer lo bueno y lo malo que puede llegar a ser el mundo. Tener el talento que tienes para nadar y supongo que una buena familia que te apoya y decidir no querer recuperar la vista y aceptar  vivir con ello toda tu vida…Una decisión algo masoquista, si puedo decirlo—Chasqueó la lengua, mientras yo solo intentaba salir de mi estupefacción—No lo tomes tan a pecho, después de todo, son solo conclusiones.



MagieBlack

Editado: 04.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar