Pangera

Tamaño de fuente: - +

Capítulo VII

Maraton 3/5

Isaac estaba muy desconcertado ante aquella declaración de Kailene, se echó a reír en su cara lo que molestó más a Kailene. ¿Será posible que aquella chica estuviese celosa? Estuvo un buen rato riendo hasta que Kailene habló.

-No entiendo ¿Cuál es el chiste?- él se le quedó mirando un buen rato quería volver a reír pero la cara de molestia de Kailene hizo que no lo hiciera.

- No entiendo, yo no tengo ningún amorío con una sirvienta ¿qué te hace creer eso?- espero de manera desesperada pero el silencio de Kailene se alargó por una rato. Las mejillas de Kailene estaban rojas de vergüenza pero se lo dijo.

- La primera vez que entre a tu habitación te vi hablando con una chica pelirroja y la manera en que la trataste me dio a entender eso- Kailene estaba avergonzada no tenía derecho a meterse en la vida de él, pero es que lo que había pasado por la noche hacia que ella sintiera que él no debía jugar con los sentimientos de ella y se lo dejaría muy en claro.

-Se llama Irina y es mi hermana, bueno hermanastra, mi padre tuvo una aventura con una empleada, y de allí nació Irina. Su madre murió al nacer ella y los sirvientes se encargaron de cuidarla. Ahora ella trabaja aquí. Yo le tengo mucho cariño y me llevo mejor con ella que con Irinka, con ella era la única chica con la que hablaba hasta que llegaste tú- Las puertas se abrieron y para alivio de Kailene entraron sus sirvientas que anunciaron que ya debía vestirse.

            Isaac se marchó dejándola muy apenada, ella se dio un baño rápidamente y las sirvientas la ayudaron a colocarse un hermoso vestido para dar inicio al baile familiar. Bajó al gran salón y allí se encontraba la familia reunida honraron con un largo silencio a los antepasados de los Fersen  y luego se dio inicio al baile.

            El primero en tomarla fue el Krouden Alec Fersen, la apretaba tan duro que le dolía término la melodía y se separaron.

-Quiero que sepas que no eres bienvenida en Seuropia- dijo el Krouden y se marchó de su lado. El siguiente en bailar con ella fue Igor que estaba muy sonriente, el hermano mayor era muy simpático y fue el único que la felicitó por su unión. La esposa de Igor era una chica de Pangera, al igual que Kailene, pero la chica provenía de la zona de los textiles. Él siempre la observaba y se quedaba muy embobado al contemplarla. La chica tenía el cabello negro y era muy bajita, su vientre estaba muy abultado, tendría como cinco meses de embarazo y tenía unos hermosos ojos verdes, siempre que él se le quedaba mirando ella le dedicaba una hermosa sonrisa. El siguiente con quien bailó fue con Ilian que no le hablo e igual pasó con Irinka y Aurora.

            El baile duró toda la mañana Kailene tenía los pies hinchados, así que tuvo que ir  a sus aposentos a cambiarse los zapatos por unos más cómodos,   al salir de allí fue directo al gran comedor y tomó su lugar al lado de Isaac, este le ofreció una sonrisa y le tomó la mano haciéndola sentir segura, terminaron de comer y fue a cambiarse de atuendo debía llevar para la ceremonia en la cascada un vestido ligero de color blanco y debía ir descalza. Su cabello iba suelto con ondas y una corona de flores blancas adornaba su cabeza y la hacían ver angelical.

            Al atardecer fue escoltada en una carroza hasta la cascada, pudo ver la gran ciudad de Seuropia, así como también un enorme bosque que conducía a la cascada. Allí dentro de las aguas estaba en Isaac esperándola junto con el anciano. Solo la familia real se encontraba allí, ellos presenciaron la unión de Kailene e Isaac y aplaudieron al ver que no había mancha en sus manos entrelazadas. Eso era un buen augurio ya que serían felices a lo largo de su matrimonio.

            Volvieron al palacio, desde ahora Kailene no llevaría el apellido Preston sino que llevaría el apellido Fersen, el último rito se llevaría a cabo en la noche de ese mismo día. Todos pasaron al gran comedor para la cena y un brindis en honor a los esposos. La cena se extendió hasta tarde y Kailene se retiró antes de que terminara porque debía prepararse para culminar con los ritos.

            Se dio un baño y se colocó perfume en el cuerpo. Las mujeres ayudaron a colocarle un conjunto de lencería muy fino, era todo de encaje en color blanco, pensar que Isaac la vería así, hacía que sus mejillas tomaran un color rojo. Se colocó una bata de seda blanca y sus sirvientas la acompañaron a la habitación nupcial y la dejaron en la puerta. La habitación era todo en color blanco, con una gran cama adoselada y sabanas blanquísimas, hoy perdería su más grande tesoro, con alguien que no amaba y que no la amaba, eso era lo que ella pensaba se podían gustar podía haber atracción  pero no se amaban y eso hacía que todas las historias que le  contaban sus padres sobre la princesa que se casa con el príncipe por amor fueran una completa basura. Ella no era una princesa y el si era un príncipe, él no la amaba solo estaba cumpliendo una promesa y ella tendría que estar allí para siempre sin conocer al hombre que la amaría de verdad.



GUSSIE

Editado: 08.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar