Para las telarañas.

Tamaño de fuente: - +

Luz, soy y agua.

El aire andal

igerito, compasivo, bailarin.

Y escabullido pasa por las esquinas
de mi ventana cerrada.

El sol, magestuoso ex dios. 
Le da, le quita, le fluye
sus fogosos rayos a la flor del ulmo.

El agua,
dadora de vida, 
ahogadora en mar con furiosa marea,
que a los peces librará por siempre del polvo de estrellas.

Y yo, con esos tres, 
por mero instinto a uno lo ignalo y mientras mantengo la calma lo exhalo. 
Al otro lo toco, de lejos lo toco.
Lo busco, me encuentra.
Y broncea mi piel en el campo cortando la leña.
Mi piel cuando corro jugando a esquivar la marea en la arena.
Y la última 
la bebo, me lava,
y suavemente me acaricia. 
Sea potable o naturalmente del río azulada.

Y cual trato con los tres, 
de esa forma trataría el aroma,
el tacto, el amor que me llevó con tus arranques y con tu sano juicio. 
Con tu locura de muchas tonalidades.

Tu amor trataría
suavecito, suavecito.
Silenciosamente, 
disimulando para que no hubiese humano que pudiese descifrarlo y derrumbarlo. 
Porque en la humanidad hay malura de lo que se quiere con locura.

De incognito, en clandestino,
los latidos que hasta el corazón sabe,
daría susurrando.

Bisbiziando te daría los te quiero. 
Y casi a urtadillas recibiría tus anhelos. 
Tu callando y yo con tus besos guardando silencio.

De incógnita, una vez más, pero en silencio
haciendo - sssh - Con cada exceso.

Con tal sentimiento apreciaria tu luz, 
velaria por el bien del espíritu que mueve tu cuerpo.

Y en la sazón de las noches
en la oscuridad de mi cuarto
de rodillas a la duda que guardo de Dios le pediría,
con duda pero tranquila. 
Sabiendo que si existe me escucha 
y si me escucha entiende mi duda,
la necesidad que tienes
de aire, luz y agua.



AleQ

#5971 en Otros

En el texto hay: poesia, poesia corta, poesia romantica

Editado: 07.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar