Para siempre es mucho tiempo (para siempre 1)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 19

Después de las vacaciones de navidad, tengo mucho trabajo en el periódico, ya que se puede decir que fui ascendida, lo que significa más trabajo y menos tiempo con Jake. Aunque salgo más tarde, él siempre viene por mí y me lleva a casa. Cuando le digo que puedo comprarme mi auto él contesta que lo hace con gusto. No es un problema.

Ese día realmente tengo mucho trabajo y saldré muy tarde, así que le mando un mensaje a Jake de que no me espere pronto, me responde con una carita triste. Sonrío porque probablemente tiene exactamente esa cara ahora mismo.

—¿Entonces? —comienza Arthur cuando nos tomamos unos minutos para descansar—, ¿es verdad que Jake y tú están saliendo? —pregunta tímido.

Arthur es un chico tímido, el típico nerd. Con lentes y camisas bien planchadas, a excepción de que en realidad las camisas no le sientan nada mal y los lentes solo le dan un toque intelectual y no tiene ni un miserable grano en su perfecto cutis. Él y yo no hemos tenido una charla casual antes, solo hablamos de trabajo y no sé por qué comienza ahora, y más con el tema de Jake. No parece un chico chismoso, así que no sé cómo interpretar su pregunta.

—Sí —admito y sonrío porque hasta ahora yo tampoco lo puedo creer.

—Ya veo —parece decepcionado—. Jake es un chico con suerte —dice asintiendo y mirando seriamente mis ojos. Jamás me ha mirado así, hay allí mucho más de lo que admite y realmente no quiero saberlo.

—Yo también tengo suerte —aseguro antes de que Megan con su enorme cabellera roja se acerque a nosotros.

Ella es la presidenta aquí y se graduará este año, así que todos se preguntan quién ocupará su lugar después del verano.

—Chicos, el descanso terminó, hay mucho trabajo que necesita ser acabado para que podamos ir a descansar.

Nos levantamos gimiendo volviendo a nuestras mesas de trabajo. Ella es tan perfeccionista.

Una vez terminamos camino con Arthur a la salida, hace un frío terrible y Jake aún no está aquí.

—Podría llevarte si quieres —ofrece él al ver que nadie me espera.

—No, gracias. Vendrán por mí.

—Podría llevarte en otra ocasión, ya que salimos en el mismo horario, así no tendrías que congelarte aquí afuera y tu novio tampoco se congelaría al venir —dice con una sonrisa, pero sin gracia en sus ojos.

—No creo que a él le importe congelarse —aseguro defendiendo a Jake, tratando de ser amigable, después de todo él solo quiere ayudar.

—No lo dudo. De todos modos la oferta seguirá en pie —dice mientras mira por encima de mi hombro.

Escucho el motor inconfundible de Shadow y me doy la vuelta al momento en que Jake se baja del carro y se acerca a nosotros.

—Nos vemos mañana —se despide Arthur pasando por mi lado y asintiendo hacia Jake en forma de saludo.

Llega hasta mí y me abraza luego de darme un beso que calienta mis fríos labios. Miro encima de su hombro como Arthur ha observado nuestra pequeña demostración pública de afecto y ahora sube en su auto con la cabeza gacha.

Camino con Jake hasta el auto, él abre mi puerta como siempre y corre hasta su lugar, cierra la puerta y sube la calefacción.

—La próxima vez llámame diez minutos antes de que termines. No quiero que te congeles de nuevo ni que otro chico intente darte un aventón. No me importa esperarte una hora si hace falta.

Sonrío. ¿Acaso está celoso? ¿De Arthur? No puedo evitar preguntar, nunca antes lo he visto así de celoso.

—¿Acaso esos son celos llamando a tu puerta? —pregunto mientras él ve el auto de Arthur salir de nuestro campo de visión.

—Siempre le has gustado a Arthur, Joce. No creo que no te hayas dado cuenta.

En verdad no lo hago. Apenas recuerdo que Arthur también había asistido con nosotros a la misma primaria.

—¿Pero qué dices? Arthur es solo un compañero, además si fuera así tampoco creo que haría nada, es tan tímido —Jake sonríe con alguna cosa graciosa que solo él conoce.

—Créeme. Aún le gustas —asegura perdiendo la sonrisa.

—Bueno, de todos modos a mí solo me gusta una persona y está manejando este auto.

Después de eso dejamos atrás el tema de Arthur, pero debo decir que los besos celosos saben muy bien.

Mientras pasan los meses puedo sentir que me enamoro más de Jake y cuando siento que no puedo amarlo más, siempre me equivoco.



Patricia Morenz

Editado: 07.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar