Paraíso En Llamas (libro 2)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 23

Lo hago, retrocediendo varios pasos de ambos.
-Habla.
-Fue Sam.- Lo miro atónita.
Me río.- Eso es imposible, me estás mintiendo.
- ¿Para qué hacerlo? querías la verdad, aquí la tienes. Sam nos obligó a quedarnos en el grupo para cuidarte en todo momento, tanto dentro como fuera de la casa.- Suena enojado por su labor. Pero no entiendo, sigo sin entender por qué Sam los pondría en tal situación. Se había ido y no le había importado yo en absoluto.
- ¿Por qué lo haría? Es ridículo.
Cam me mira curioso mientras Devon parece estar cada vez más nervioso.
- ¿De verdad no lo sabes?-Pregunta Cam.- Porque...
- ¡No!- Exclama Devon y mira a Cam por lo que veo su perfil.- Basta Cam, él nos dijo que no diéramos explicaciones.
-Sam no está aquí.- Digo con voz dura, aunque por dentro me duela.
Cam se ríe y me mira con diversión.
-Porque eres su compañera.- La forma en que lo dice lo hace parecer tener asco. Pero no entiendo bien lo que dice. ¿Cómo es que ellos sabían eso? pensé que era nuestro secreto, al parecer no fue así. Pero de igual forma, ya no era importante.
- ¿Y?- Me encojo de hombros.
Ahora me mira molesto, es demasiado bipolar.- ¿Cómo que "y"?
Lo miro sin entender.- ¿Qué tiene que ver eso? que seamos compañeros, no es importante, fue sólo... no lo sé, Sam ya no está aquí, ya no somos compañeros.
Esta vez hasta Devon parece verme enojado, Cam no se le queda atrás.
- ¿Cómo puedes decir algo así?- Me pregunta Cam.- Eres estúpida pero no pensé que tanto...
-No lo sabes.- Dice Devon con el ceño fruncido.- No sabes lo que significa realmente ser compañeros ¿Verdad?
Ahora estaba asustada porque era Devon quien hablaba, que parecía nervioso, esto parecía ser en serio, nada de bromas de parte de Cam. Niego con la cabeza. Pensé que era algo que nos propusimos Sam y yo, en donde acordonamos cuidarnos las espaldas, pero al parecer era algo más.
- ¿Qué es?- Pregunto acercándome.
Devon niega.- Si Sam no te dijo es por algo.

Miro a Cam pero parece ido, le pregunto lo mismo pero niega con la cabeza. El enojo me embriaga. No van a decirlo, merezco saber la verdad.
-Bien, no importa. No son los únicos ex cazadores viviendo en esta casa.
-No lo hagas.- Me advierte Devon.- No busques respuestas que no estás dispuesta a soportar.
Me quedo sin habla. ¿En qué me había metido?
Cuando me muevo hacia la puerta Cam me detiene del brazo.- No lo hagas.- Me advierte.- No creo que te guste lo que escucharás.
- ¿A mí o a Sam?- Mi respuesta lo hace vacilar y retiro mi brazo de su mano, que Devon no intentara detenerme fue algo bueno, ya que no podría con su fuerza.
Busqué a James. James quien nunca me habló mucho sobre las costumbres de los cazadores, que nunca me dijo sobre el tatuaje que me imagino, él también poseía, que nunca me habló mucho sobre su vida pasada, a quien ahora le exigiría respuestas.

La presencia de Sam la podía sentir ahora más que en las noches. Esto era algo real, no como mis sueños con él, Sam me había ocultado lo que significaba ser compañeros. Fui una tonta al pensar que sólo habían sido palabras.

Natalia me llamó al ver mi estado, estaba prácticamente hiperventilando, Devon y Cam entraron segundos después de mí y los ignoré por completo. Revisé la cocina pero únicamente estaba mamá.

- ¿Dónde está James?- Pregunto agitada.
- ¿Estás bien? ¿Qué te sucede?
-Sólo dime.- Digo yo.
-Subió para llevarle comida a Caín y a los gemelos, Abby ¿Qué tienes? estás pálida.
-Necesito hablar con James.- Digo como respuesta y al girarme mi cabeza chocó contra el pecho de alguien.
-Eh ¿A dónde ibas?- Me pregunta James medio de broma. Me toco la nariz dolorida y lo miro, cuando él me regresa la mirada sabe que algo pasa.
-Necesito que me digas qué es eso de ser compañeros.
James frunce el ceño y mira a mi madre.
-Yo no...- Dice ella. Me giro.

- ¿Sabes qué es?- Pregunto atónita.
Ella se ruboriza y asiente.- Un momento.- Digo mirándolos a ambos.- Sea lo que sea eso.... ustedes lo son ¿No es verdad?
James abre la boca y luego hace una mueca.- Lamento no haberlo dicho antes...
- ¡Ni siquiera sé qué es!
- ¿Por qué te interesa tanto?-Pregunta confundido mirando hacia mis manos como si buscara algo.
Yo me pellizco la punta de la nariz.- Por favor, sólo necesito saber.
James suspira.- Es una costumbre entre cazadores.- Empieza con voz calmada, así como recitando una leyenda que se sabe de memoria.- Es una unión que sea da, únicamente cuando ambos quieren que suceda, no puede forzarse a ser o forzarse a no ser. Por lo general, quienes buscan convertirse en compañeros lo hacen como muestra de amistad o de fortaleza, ya sabes, dos líderes se juntan para luchar juntos, el resultado sería letal, pero esto también se da como muestra de amor.- El corazón no puede latirme más rápido. El rostro de Sam no deja de aparecerse en mi cabeza justo cuando sus labios se mueven para decir que somos compañeros. Yo había querido que fuéramos amigos, que dejáramos nuestras diferencias y el odio, quería su amistad pero más que eso, lo quería a él cerca, sin embargo él no quiso serlo, ni tampoco mi hermano así como Zack lo era para mí, él quiso esto, él sabía el verdadero significado de esta unión.- Ser compañeros significa estar dispuesto a dar la vida por el otro, confiarle tu vida a ciegas, ser uno solo.



Abby Conrad

#6638 en Fantasía
#13431 en Novela romántica

En el texto hay: guerra, virus, ancla

Editado: 12.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar