Paraíso En Llamas (libro 2)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 33

Caín morirá, y sólo es cuestión de tiempo para que todos nosotros lo hagamos también.
Estando aquí escuchando sobre las atrocidades que suceden en el exterior me hacen temblar, Caín fue mordido, cada minuto que pasa el virus se esparce por sus venas, mata sus órganos y en silencio lo mata a él también. En cada minuto que pasa él pierde su poder lentamente.

Y ahora con lo que los chicos están diciendo sobre este tal Scott y su segura venganza hacia mi por asesinar a su novia, estoy segura de que necesitaremos más de ese hechizo protector.
Scott era un Medio Origen al igual que Sofía, y ambos eran compañeros así como Sam y yo lo éramos, eso quiere decir que cada golpe que le di a Sofía, él lo sintió, cada gota de sangre que se derramó él pudo olerla y cuando ella dejó de respirar, lo supo.

En la habitación todos empiezan a hablar a la vez. Conmocionados por las palabras de Jesse, por la venganza asegura y otros por la palabra compañeros.

Mi cabeza se gira hacia Sam, estoy segura de que él puede ver el miedo en mis ojos.
No dejaré que te haga daño.
Me asegura a través de nuestro vínculo. Sus palabras me quitan un peso de encima, sé que no lo haría, sé que pelearía a mi lado e incluso por mi.
Lo sé.
Sonrío.
Sin embargo no es mi muerte la que me preocupa.
Si yo fuera Scott y alguien asesinara a Sam, yo buscaría venganza, pero no iría por el asesino, iría por una persona cercana a él. ¿Y qué o quién puede ser más cercano que un compañero?
Mi mano toma la de Sam y la aprieto con fuerza, él se acerca a mi y se posiciona a mi lado, hombro con hombro.
-Puedo asegurarte que ellos no podrán traspasar las barreras.- Dice Caín.- Entrenaré a Lukas para que esté a la altura y lo logre.- Sus ojos naranja se encuentran con los míos.- Nada le pasará ni a ninguno de ustedes.
Nadie cuestiona el por qué asesiné a la chica, saben que son el enemigo porque agredieron a los nuestros, a mi hermano.
-Esperen, me perdí.- Dice Elías.-¿A qué te refieres con la palabra compañero?
James es quien contesta.
-El término compañero se utiliza entre los cazadores, ahora Medio Orígenes. Algunos cazadores tenían compañeros que es lo mismo a Alma gemela para ustedes, sin embargo, este vínculo es mucho más fuerte. Podemos compartir un lazo que nos ayuda a comunicarnos cuerpo a cuerpo y mente con mente, eso nos ayudaba a cazar mejor, a coordinarnos. Sin embargo el vínculo tiene varios significados, ya sea amor, amistad o poder. Si la compañera de este chico está muerta, él lo sintió al instante y seguro eso lo debilitó y permanecerá así por unos días, asimilando la muerte de su otra mitad.- James me mira preocupado.- El asesinar a un compañero significa la guerra. Necesito el apellido de Scott, así podré investigar si fue un cazador.

Jesse niega con la cabeza.- No... no lo recuerdo, ellos no se llamaban por apellidos, sólo nombres.
-Yo sí lo sé.- Dice Lukas.- El arma de Scott lleva su apellido inscrito. Es Roe.
Siento a Sam tensarse a mi lado, curvar sus dedos ferozmente sobre los míos. Me giro a verlo y puedo decir que se mira pálido. Se escucha una respiración entrecortada y viene de James.

-No puede ser.- Dice él, sus ojos viajan hacia mamá.
Yo miro a Sam, a sus ojos verdes asustados.
-Sam ¿Quién es?
Niega con la cabeza mirando al vacío detrás de mi, está asustado, puedo sentir su corazón latir frenético en mi pecho.

-No puede acercarse- Murmura.- No puede.
Lo tomo del hombro asustada por su reacción.

-Scott Roe era un cazador despiadado.- Dice James.- Un hombre vengativo, uno de los mejores cazadores que conocí.- Mi corazón se detiene.- Incluso fue reprimido por sus trabajos demasiado... sucios. Scott Roe era el segundo líder más peligroso, nadie se metía con él porque no sobrevivía.

Escucho a mamá tomar respiraciones forzosas, las manos de Sam están temblando o quizá son las mías.
-Yo era el cuarto.- Murmura en voz baja para que sólo yo lo escuche.- Incluso para mi, su trabajo era demasiado obsesivo. Abby, si él sabe quién eres...- Sus ojos llenos de preocupación se tornan oscuros.- No dejaré que te haga daño, me enfrentaré a él si es necesario.
Me toma del rostro.- Lo prometo.
-Sam.- Digo en voz baja.- No quiero ponerte en peligro, no quiero meterte.
-Soy tu...-Se calla abruptamente cuando James mira con el ceño fruncido en nuestra dirección.
Mi mirada va hacia mi muñeca derecha y a la mano de Sam sobre mi rostro, ahí donde nuestras cicatrices nos delatan, delatan nuestra unión.

-Si es necesario lucharemos juntos, pero no voy a dejar que lo hagas solo.

Sus ojos permanecen en los míos. Sabe que no me quedaré atrás y yo sé que él no lo hará.



Abby Conrad

#6649 en Fantasía
#13461 en Novela romántica

En el texto hay: guerra, virus, ancla

Editado: 12.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar