Patinemos Juntos: En tu mente #2 ©

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 1

Laura

El día es agradable, recorro el parque con ánimos mientras pienso en el entrenamiento, ha pasado un año y todo lo que logramos en la pista del patinaje fue un éxito, comenzando por que ganamos la competencia donde tuvimos que ir a Canadá. Invite a mis hermanas que fueran y orgullosas aceptaron, ese día fue agradable porque iba con Daniel y con parte de mi familia.

 

Daniel y yo hemos cambiado, diciendo que ya tengo veinte años eso es madurar bastante, casi no nos comunicamos por las razones del tiempo. Pero ahora si nos vemos más ya que empezaremos a entrenar para otra competencia.

Estaba cansada de trotar así que me senté en una banca para descansar mientras observaba la vista de personas caminando y el sol amaneciendo.

Podía entender que gracias al esfuerzo de muchos habíamos conseguido muchas cosas, Madison ahora es dueña de una joyería, Olivia está trabajando de abogada junto a mi hermano Jeremy, por rara razón mi hermano nunca se llevó bien con Daniel, me cuenta que tiene miedo que me lastime pero lo ignoro por completo sus comentarios.

 

Mariana y Samanta están trabajando en la empresa de mi padre como diseñadora de marcas, son buenas en su trabajo como mi padre lo cuenta, más si le gusta el maquillaje.

Estaba perdida en mis pensamientos recordando los buenos momentos junto a Daniel, ya tenemos un año de noviazgo. Todo es felicidad en mi vida, es perfecto todo. De repente mis ojos se cruzaron al ver una pareja caminando por el parque, no los conocían pero me llamo la atención ya que el hombre tenía cabello castaño oscuro. Solo pude divisar cuando se metieron a una tienda, no le puse la mayor importancia desde ahí.

Me dedique a caminar hasta llegar a mi casa, me encantaba mi hogar, entro a la casa con toda la paz en el mundo, todos están despiertos desayunando en la mesa, saludo a mis hermanas con abrazo, al llegar donde Jeremy le intente pegar en la cabeza (el saludo que siempre le doy) pero me lo impedido agarrando la muñeca de mi brazo, tomaba café con toda tranquilidad me señalo.

-Ya te conozco hermanita – me hace un puchero – ya no puede ganarme.

-Deja mi mano – me enoje porque ya no le gano – en un momento te vas a distraer y no te darás cuenta.

-Ya lo veremos – me hace un gesto de desagravio y luego sonríe tomando su taza de café.

Me senté entre medio de mis padres, mi madre me sirvió un plato de comida con un desayuno esquicito, comencé a comer con el silencio más agradable que se puede dar en una familia.

-¿Qué piensan hacer ahora? – mi madre interviene con una de sus preguntas.

-Solo ir a defender un caso junto a Jeremy – Olivia habla con seriedad – Darcy Scott quiere demandar a su marido por infidelidad.

-Ya me lo temía – dice Madison levantándose del asiento – yo iré a la tienda a ver cómo van los negocias, llegaría temprano tan solo si Justin no me llame.

-Yo iré a entrenar – hablo después de la confesión de Madison – debo aprenderme nuevos pasos.

-Entiendo mis niños – mi madre habla triste – solo quería decirles que si no iban a tener trabajo, tal vez fuéramos al centro comercial, no quiero ir sola.

Mi padre escuchaba con atención, no quería dejar a mi madre así, miraba a mis hermanos y también tenían la intención pero fui más rápido que ellos a hablar.

-Yo iré contigo – mi madre enseña su cara de confusión – no me tardare tanto, solo practicare y regresare para ir contigo.

-Gracias Laura – solo asiento sonriendo, quería pasar tiempo con Daniel pero mi madre es primero que nada.

Mis hermanos se fueron, también mi padre dejándome sola con mamá, estaba en la ducha refrescando mi cuerpo, luego salí decidida a ponerme ropa cómoda, me puse una camisa blanca, me coloque un pantalón de mezclilla azul, me agarre el cabello en una media coleta y para finalizar me puse mis zapatos deportivos.

 

Estaba lista para irme, me despedía de mamá con una abrazo, luego sali de la casa lo que no me esperaba que estuviera a Daniel en la entrada sentado en el porche de su auto, corrí hacía el por la desesperación de sentir sus brazos rodeados en mi cuerpo, ya era una semana que no lo miraba.

-Hola – lo abrace con deseos – te extrañe.

-Yo también preciosa – cerro sus palabras con un beso apasionado que nos costó alejarnos, de verdad lo había sentido cerca de llorar.

-¿Cómo supiste que iría a esta hora? – esa pregunta me tenía inquieta.

-Tu madre me llamo – ya me imaginaba esa respuesta – y con gusto vine aquí.

-Qué alegría verte – lo abrace de nuevo – vámonos antes que Luciana se enoje.

Asiente con una sonrisa, subimos al auto y nos dirigimos al lugar, agarrados de la mano, solo sentí cuando Daniel atrajo mi mano hacia sus labios dejándome un casto beso.

 

Estábamos en un silencio profundo, no tenía que hablar nada al respecto. Pero en ese momento una corazonada me dejo pensativa, no era nada de que asustarme pero sentía desesperación por no sé, de algo que quería. Daniel noto eso en mi rostro.



Brenda_Ava

#1428 en Novela romántica
#340 en Chick lit

En el texto hay: recuerdo, celos, amor

Editado: 19.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar