Patinemos Juntos: En tu mente #2 ©

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 15

Laura.

He estado en la cama por más de dos horas sin levantarme de ella, solo espero que sea la hora de alistarme pero antes quiero estar segura de ir, toda esta situación ya no me incomoda, solo hay una razón, me he dado cuenta que Alex me gusta y podría decir que lo amo, me di cuenta cuando lo conocí, siempre me llamo la atención, sus ojos siempre me llevaban más allá.

Siempre me daba nervios al estar con él, ha sido una buena persona y me doy cuenta que si lo quiero, pero no puedo hacerlo, mi posición en la que estoy es difícil, es complicado porque estoy invalida, Alex merece una persona mejor que yo, convencida de ello siempre lo estaré.

 

Comienzo a listarme para ir, luego de varios pensamientos ahora estoy decidida, mi hermano me ayuda a bajar, el desayuno está listo gracias a mi madre, como familia comimos entre conversaciones, Jeremy siempre ha sido una buena persona pero algunas veces me molesta con misma obsesión de culparme de perder el brazalete que utilice esa noche de la fiesta, me la obsequio pero si se me perdió fue un accidente, lo malo es que era de un único diseño y siempre me molesta con ello.

-No se me olvidara – sigue el rosario – que perdiste el brazalete.

-Supéralo hermano – le respondo mientras me meto un pedazo de pan con mermelada – si tanto la querías no me la hubieras regalado y la hubieras usado tú.

-Ya me imagino a Jeremy con brazalete de mujer – dice Madison para luego reírnos las tres.

-¿De qué brazalete hablan? – mi madre pregunta mientras nos llena los vasos de jugo.

-Laura perdió un brazalete que le di y la perdió hace un año – exclama Jeremy metiéndose comida a la boca – y la sigo culpando ya que era único en el diseño.

Sinceramente extraño ese brazalete, era muy bonito y aunque haya pasado un año no lo supero haberla perdido.

-Es exagerado – dice Olivia – todo este tiempo ha estado culpando a Laura de ello.

-Solo la hostigo – dice haciéndose el inocente.

Terminamos de comer, me despedí de mi madre después de hacer lo que necesitaba, subí al auto de mi padre y jun tos nos dirigimos a la empresa, al llegar lo primero que hice es ir donde Samanta para saldarla. Y a contarle lo sucedido, sin duda ella me dirá que tengo razón que no puedo andar con Alex.

 

Quince minutos después.

-¡Estás loca! – pensaba que me entendería pero ya veo que no – eso es algo incoherente, si te gusta debes estar con él.

-Siento que no es correcto – he repetido varias veces esa respuesta – además, Alex merece alguien mejor.

-Tu eres alguien especial Laura – se pone en cuclillas – no de subestimes solo porque estás aquí.

-No lo hago pero… no se realmente lo que me pasa – respondo con nervios.

-Yo tampoco se de lo que hablas – eso me hace reír y ella también – mejor ve con el chico que te gusta.

-Ok – le respondo cuando unas lágrimas salen por tener unas buenas amigas, la abrazo – gracias por tu lindo consejo.

-Aparte de Mariana también soy buena en eso – sonrió ante su comentario, en seguida me dirijo al ascensor y elijo el piso correspondiente de la oficina.

Al llegar no está Karla y eso me alivia, toco la puerta para entrar, estoy nerviosa por lo que le diré.

Escucho un “pase” de parte del gerente, entro y lo encuentro de espalda revisando unos papeles, nunca lo había visto de otra manera, ahora veo como es este hombre, ¡Wao! Es demasiado guapo, su espalda es demasiado grande y parece que es muy fornido, Daniel no era tan musculoso.

No se da cuenta que estoy atrás así que aprovecho a estudiarlo de cabeza hasta pies, su cabello castaño oscuro le hace ver bien, de verdad me he enamorado y solo lo quería negar pensando en otras personas. Carraspeo para llamar la atención, en seguida voltea sorprendido.

-Laura… - su voz sale cortada – que bien que estas aquí.

-Hola… - ¡Diablos! También me pongo nerviosa – quería hablar contigo.

-Si… bueno – se acerca un poco a mí - ¿Alguna pregunta?

-Solo una – el asiente con la cabeza – lo que escuche ayer… de tu boca… ¿es verdad?

-Cada palabra – responde para luego darme una sonrisa que me derrite – te amo como no te imaginas.

-¿Desde cuándo? – me cruzo de brazos – porque cuando llegue por primera vez aquí, no te miraba tan interesado.

-Me gustabas cuando te vi – esas palabras se me quedan grabada en la mente – solo quería ocultarlo porque pensaba que eso pasaría pero no… te seguí queriendo y por eso quería llamar tu atención.

Sus palabras se escuchan tan sincera que me hace sonreír como una tonta, no había sentido tanta felicidad desde que recibí la mala noticia que quedaría invalida.

-Lo que me preocupa es – sigue hablando con seriedad – si tu sientes lo mismo.

-Si te acercas te daré la respuesta – hace caso y se acerca con lentitud para quedar en cuclillas, sus ojos me miran con deseo y eso me hace que sonroje – a mí también me paso lo mismo, quería ocultar las sensaciones que sentía por ti pero ahora ya no puedo porque te…



Brenda_Ava

#1160 en Novela romántica
#284 en Chick lit

En el texto hay: recuerdo, celos, amor

Editado: 19.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar