Patinemos Juntos: En tu mente #2 ©

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 19

Laura.

Ha pasado una semana y las cosas están bien, entre Alex y yo hemos completado muchas cosas del noviazgo, pero solo falta una y esa aun no la saben.

Ayude a mi madre con la cena, para comer todos juntos; quería invitar a Alex pero Jeremy estará aquí y le explico, entendió mi miedo pero pronto lo sabrá, cosa que no lo deseo. Al estar todos, servimos la comida para sentarnos a comer, mis padres estaban contentos juntos con mis hermanas, de repente se abre la puerta y entra un Jeremy sonriente.

-Al fin llegas – dice Olivia – pensaba que te quedarías buscando más información.

-Debo descansar – dice sentándose en la silla – no me esperaste.

-Es que fui con David a ver una película – dice sin temor a lo que diga mi hermano sobre su novio.

-No se cansan de tener novio – dice Jeremy molesto, queriendo aparentar un hermano posesivo.

-Jeremy debes entender que ellas ya no son niñas – dice mi madre comprendiéndonos – un día estarás tan enamorado que ni te darás cuenta.

-No sabía que se pueden enamorar los que no tienen corazón – digo, ganándome una fulminante mirada de mi hermano.

-Es verdad – dice Madison riéndose – pero Jeremy, no creo que no te haya dolido el corazón.

-Claro que me dolió – dice imitando estar dañado – pero la perdono porque es la único que no tiene novio.

-Mentira… - dice Olivia imitando toser, Jeremy la mira confundida y eso fue todo para que mi hermano empiece con las preguntas.

-¿Por qué dices que es mentira? – inquiere confundido y frunciendo el ceño.

-Tu hermana ya tiene novio – dice mi padre con una sonrisa sirviéndose ensalada.

-¿Y me puedo preguntar quién es? – ahora se dirige a mí con seriedad, le sonrió pero eso no cambia la apariencia de su rostro.

-Es Alexander García – respondo mi madre sintiéndose orgullosa de mi novio.

-Así, ¿desde cuándo? – me mira serio, quisiera decirle que cual es su estúpido problema por el cual le molesta tanto.

-Más de una semana – respondo sin temor – me puedes hacer el favor de llevarme a mi cuarto.

Se levanta de su asiento tirando la servilleta para agarrar los mangos de mi silla y llevarme hasta las gradas, ahí me carga con seriedad hasta mi cuarto, luego se va para traerme la silla, se sienta en mi cama y se pone en posición de hermano posesivo.

-¿Por qué no me lo contaste? – pregunta con seriedad, es algo estúpido lo que dice.

-Porque sé que tú eres muy raro – respondo cruzándome de brazos – además como hermano debes enterarte de todo.

-Laura, cuando me pongo en esta posición – respira profundo para luego continuar – es porque tengo miedo.

-No tienes porque – respondo seria aparentando no estar para nada triste.

-Si tengo porque, lo que paso con Daniel te lo… - corta la oración porque sabe que lo que me dirá me dolerá – perdón…

-Solo quiero que dejes vivir mi vida – le respondo con tristeza recordando que tenía razón con Daniel, sinceramente nunca me quiso y él tenía razón en todo.

Pero ahora estoy segura que Alex es una buena persona y que jamás me dejaría, me lo ha demostrado con lo que nunca pensé que fuera capaz, enamorarse de mí no importándole mi discapacidad.

-Y lo hare pero… - se levanta de la cama – quiero tener una conversación con él.

-Eso nunca – respondo con velocidad.

-Tranquila – me dice demostrando una sonrisa – iras con nosotros y beberemos, solo lo quiero conocer y dar mi punto de vista.

-Aunque no te agrade no cambiare de opinión – le hablo con voz divertida.

-Ya lo sé – dice abriendo la puerta – entonces dile que mañana a las ocho de la noche en el bar Gryber.

-Ok – digo con voz ronca, la verdad no pienso que sea buena idea pero tengo confianza que esto no terminara en golpes.

 

************

-Papá, ¿crees que sea una buena idea? – pregunto a mi padre, quien está recogiendo unos papeles de su escritorio.

-Claro, es buena idea que se conozcan – sus palabras me dejan inquieta.

-No sé, tengo miedo que pase algo – comienza reírse con ganas y eso no deja de sentirme furiosa.

-Es lo que menos te debe preocupar – dice para luego sentarse en su asiento.

Solo asiento preocupada y luego me retiro de ahí con discreción, me dirijo al elevador para ir donde mi novio a comentarle sobre la invitación, al llegar toco la puerta y escucho un pase de parte de él.

-Hola – dije al verlo en su asiento - ¿ocupado?

-Para ti nunca amor – se levanta y se acerca a mí colocándose en cuclillas para darme un beso que siempre me dejan sin aliento – esperaba tu visita.

-Yo te extrañe – confieso para luego besarlo con deseos de tenerlo cerca, luego me observa de arriba hasta abajo.

-¿Trajiste el encaje negro? – Comienzo a reír calmadamente, niego rápidamente - ¿pero dijiste que lo traerías?



Brenda_Ava

#1421 en Novela romántica
#338 en Chick lit

En el texto hay: recuerdo, celos, amor

Editado: 19.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar