Pensamientos de una noche

Tamaño de fuente: - +

#2 Viernes por la noche

#2

Viernes por la noche

Encontrarse sentado en uno de los tres sofás que habitan en cosa mirando la tv un viernes por la noche pudiera ser considerado como una de las actividades más comunes que hay en la tierra si tuvieses el pensamiento siguiente “Puede que solo quiera darse una noche para él, sin pasarla fuera de su casa”. Ese sería el primera cosa que me viniese a la cabeza si yo fuera otra persona y me viera a mi mismo sentado en aquel sofá en frente de la Tv un viernes por la noche, a través de la ventana. Pero no soy quien observa desde afuera, soy quien vive bajo la piel de quien observa la Tv.

Es complicado ser yo e imaginarme un viernes por la noche saliendo con mis colegas del trabajo para relajarme un poco de esa tediosa semana en el trabajo y aunque hubiese sido, es complicado solo imaginarme salir la noche de un viernes. Pues no suelo ser de ese tipo de personas, solo que soy una simple persona que se la vive solo, y no porque no tenga amigos sino porque se le hace difícil poder imaginarse en un bar conociendo una persona, pero que sea justo la persona haya hecho atractiva y ligársela con la esperanza de que pueda suceder algo y que ese algo trascienda a algo más que un polvo de un viernes por la noche con tus colegas.

Solo yo me encuentro aquí mirando un absurdo programa de la Tv, embriagándome solo pensando en todas aquellas posibilidades que pude haber tenido hoy de haber salido. Soy un patético que se detiene a sentarse en ese sofá que en un principio le parecía de lo más genial y cool para aquellas personas que lo llegasen a visitar un día cualquiera, solo para pensar como seria la conquista que pudo haber obtenido esa noche.

Absurdo, pero lógico en alguien que solo conoce el amor de aquellos programas irreales que pasan por la Tv.

Miro a la ventana con la esperanza de que alguien se ha detenido a observarme pensando que me pudo haber retenido para no salir hoy, pero solo me encuentro con el farol que ilumina la calle de un vecindario bastante bonito y callado por las noches, cuando a la vecina de culo prominente no se le ocurre llevar a otro hombre la cogérselo y deleitarme con sus gemidos y gritos; pero sobre todo cuando los chiquillos de aquella familia peculiar y aparente feliz parecen hacer caso a sus padres e irse a la cama. Así que sin más que la pura costumbre me giro y solo veo la calle antes de solo voltearme a seguir mirando la Tv en este viernes por la noche.

 

-Anónimo



Natalia R. Ramírez

Editado: 22.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar