Pequeños relatos de terror

Tamaño de fuente: - +

12. – Ángel guardián

Fue hace cerca de diez años que mi vida dio un giro inesperado, al inicio no sabía cómo tratar con la situación, me atemorizaba saber que ya no me encontraría nunca más sola, que jamás disfrutaría de estar en soledad… para muchos de los presentes, esto quizá podría resultar un evento genial, ¿quién no ansía la compañía de alguien más por el resto de su vida?, pero esto es diferente, no puedes contarle a tus familiares, ni amigos, a nadie, porque simplemente nadie te creería.

Debo cargar con el peso de este secreto eternamente y, aunque llegue a formar una familia en un futuro, ellos tampoco podrán saber que siempre hay alguien más en casa… alguien de quien nunca nos podremos librar… él ha prometido que me daría una vida feliz, que encontrará al hombre indicado para mí, que formaré una bella familia y que él cuidará de ellos al igual que conmigo; él dijo que sería mi eterno ángel guardián porque cayó enamorado de mí, pero esa promesa sigue causándome escalofríos.

Quizá con el paso del tiempo me ha demostrado no ser tan aterrador y que no hay que sentir temor alguno por su presencia, porque en realidad ha cuidado de mí y me ha protegido de las personas que quieren causarme daño, cobrando venganza por su propia mano… pero eso no significa que en algún punto de la vida él pueda reclamar todos los favores que me ha hecho… y me asusta la manera en que pueda cobrar el pago… así que esta es mi historia; todo comenzó un par de semanas antes de las vacaciones de verano.

- ¡He encontrado un libro en la cabaña de mi tío sobre toda clase de conjuros, invocaciones y evocaciones! -Gritó mi amiga del otro lado de la línea telefónica-.

-No tienes que gritarme, Elizabeth, ¿planeas dejarme sorda? -Le reclamé-.

- ¡Lo siento tanto! Pero no adivinas la felicidad que esto me causa.

-Puedo imaginármelo, ¿ya lo has ojeado? -Pregunté tras sentir la curiosidad quemándome-.

-Sólo un poco. Encontré una clase de ritual, quiero intentarlo.

- ¿Ritual?

- ¿Me estás preguntando? -Dijo en tono incrédulo- ¿Y así te haces llamar experta en demonología?

-No me refería a eso, ¿Qué clase de ritual te encontraste? -Le pregunté un poco enojada-.

- No es la gran cosa, invocación de un demonio de bajo nivel. -La voz de Elizabeth delató su latente emoción por su nuevo descubrimiento-.

-Yo conozco ese timbre de voz… vas a intentarlo, ¿verdad?

-No… -intentó negarlo- ¿Yo? ¿Cómo se te ocurre? ¿De dónde sacas esas ideas, Alessia?

Un mes después de haber tenido esa conversación con Elizabeth, no volvimos a mandarnos mensaje alguno ni realizar otra llamada. Tampoco es como que hubiera tenido el tiempo para hacerlo, estábamos a finales de junio y debía acabar los proyectos para acreditar las materias.

Al término de esa cruel tortura llamada “final de semestre”, pude relajarme en casa y disfrutar de unas merecidas vacaciones. Recuerdo haber estado tendida sobre mi cama disfrutando de la cálida brisa que producía la noche de verano a través de mi ventana, mientras escuchaba música a todo volumen, cuando una llamada de Elizabeth cortó mi inspiración a mitad de mi canción favorita.

-Espero que tengas una buena razón para haber interrumpido mi canción. -Le reclamé apenas responder a la llamada-.

- ¡No me mates! Juro que esto será una razón excelente y te encantará.

-Suenas incluso más emocionada que la última vez que hablamos, ¿qué es lo que hiciste ahora?

-Adivina en dónde me encuentro justo ahora.

- ¿Cómo esperas que adivine algo así?

-Tú intenta adivinar; te daré una pista: el libro.

-Como si eso fuese una pista realmente -me tomé unos cuantos segundos para pensar en un lugar- ¿La cabaña de tu tío?

- ¡Bruja! ¡Sabía que ibas a adivinar!

-Eres un tanto predecible, además, acabo de recordar que me dijiste que irías con tu tío a pasar las vacaciones.

-Recuérdame no volver a decir tanto en nuestras conversaciones.

-No prometo nada. -Reí- Ahora que lo mencionas…

- ¿Mencionar el qué?

-El libro… ¿cuál es su nombre?

-Oh, tienes razón, aún no te he dicho… aquí dice: “The Lost Grimoire: Demon Encyclopaedia”

-Nunca había escuchado ese nombre.

-Yo tampoco, por eso me puse a indagar en el origen de este hermoso conjunto de hojas de papel. Hablemos de cosas más importantes.

-De acuerdo, de acuerdo, ¿de qué quieres que hablemos?

-Hoy habrá Luna Llena…

- ¿Sí…? ¿Qué quieres que haga con esa información?

-Oh tú no harás nada, tan sólo me harás compañía.

-No entiendo lo que dices.

- ¿Tú crees que sea muy descabellada la idea de intentar el ritual esta noche?

- ¿Estás hablando en serio? -Pregunté anonadada-.



Hoshi Sekai

#69 en Terror
#298 en Thriller
#118 en Suspenso

En el texto hay: payasos, titeres, fantasmas

Editado: 08.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar