Perdidos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 5

Amanda

Siento mucho frio, es como estar en la nieve todo se vuelve más frío por cada paso que das pero tampoco puedo ver, no puedo ver nada todo está oscuro, cada paso que doy empieza a hacerse agotador, me duele el abdomen y me siento cada vez más débil. De pronto veo una luz enfrente de mi, esta lejos  pero es muy brillante empiezo a caminar más rápido hasta pareciera que estoy corriendo, cuando llego al final del camino terminó segada por aquella luz pongo mi mano en mi frente permitiendo ver algo que parece ser una mesa, la luz empieza a disminuir, retiro mi mano de mi frente cuando enfoco mi vista en la mesa. Está llena de dulces, cupcakes, pasteles, tazas con lo que parece ser te, mi vista en enfoca en las sillas me quede estática unos minutos cuando veo una mujer y a una niña, y esa niña resulta ser yo, mi yo de 5 años y en su lado izquierdo se encuentra nada más ni nada menos que mi madre, una mujer de 35 años, cabello castaño,pómulos bien definidos,es alta de ojos verdes, lleva el vestido negro que se usó en su funeral.

-Ay, hija has crecido bastante-expresa ella, se levanta de su silla camina hacia donde estoy yo siento que me empieza a picar el ojo.

-Mamá-murmuré, las lágrimas empiezan a correr por mis mejillas ella se posiciona en frente de mi, sin pensarlo dos veces me abalanzo sobre ella formando un abrazo lleno de tristeza, ella me corresponde el abrazo.

-Hijita, por fin nos vemos-susurra en mi oído, mis lagrimas no paran de salir, refuerzo el abrazo no quiero separarme de ella, no quiero-estas muy hermosa-dijo ella, caen las lagrimas que tenia acumuladas por años.

-Te he extrañado tanto-lloro, ella deshace el abrazo veo su rostro y ella ve el mio pasa su mano por mi mejilla secando las lágrimas, me sonríe.

-Lo sé hijita, yo tambien te he extrañado-expresa ella, sonríe-ven unetenos-señala una de las sillas, asentí ante su invitación.

Me dirigo a la silla que esta, observo a mi yo de 5 años y es neutra justo como soy en los momento del trabajo, pero como es posible que mi yo de 5 años y yo estemos en el mismo lugar eso no tiene sentido. Al parecer mi madre se da cuenta de la cara que tengo ella se empieza a reír lo cual me trae muchos recuerdos, siento mucha nostalgia al tenerla cerca ella siempre fue mi modelo a seguir junto con mi padre pero las cosas cambiaron cuando ella falleció.

-Ella es tu versión de 5 años como te habrás dado cuenta-señala a mi yo de 5 años-como veras Amanda te dispararon, estas muriendo-parpadeo un par de veces, ahora lo recuerdo.

Recuerdo que fui a la casa de liam para encontrar evidencia, recuerdo que me atacaron por detrás, recuerdo que me... dispararon lo recuerdo todo pero también recuerdo las voces de los paramédicos diciéndole a alguien que no podía subir a la ambulancia me pregunto ¿quien era?

-Como te decia hijita, al tu estar muriendo tu versión más pequeña te estará guiando-explica ella, con un movimiento raro de sus manos-te guiará en que camino vas a tomar.

No estoy entendiendo lo que trata de decir-¿el camino que vaya a tomar?-pregunte con mi ceño fruncido, juego con mis manos esperando una respuesta de su parte ella empieza a notar mi nerviosismo-¿que es lo que tratas de decirme?

-Hija eso lo tienes que descubrir tu, solo tu lo puedes descifrar-concluye, sonríe como si nada hubiera pasado con nuestra familia, me alegro que ella haya encontrado la paz eterna pero cuando recuerdo que ella no pudo formar parte de mi vida es algo triste.

Ella siempre me preguntaba qué era lo que yo quería ser de grande, siempre le respondía "quiero ser como tu, mamá" recuerdo como su expresión cambió cuando le dije eso, estaba seria entonces ella me dijo "hija tu puedes ser cualquier cosa pero no quiero que seas como yo, ¿lo entiendes?" cuando ella me dijo eso entendí que ella quería lo mejor para mi, ella trabajo para seguridad nacional pero ella fue antes una marine, todos en mi familia fueron marines es como tradicion pero ella, ella fue la mejor de su convoy había rescatado a un grupo de niños que habían sido secuestrados por los talibanes ganó el corazón púrpura.

La niña o bueno mi yo en 5 años me está observando, esto es extraño-Mama ¿quien es ella?-pregunta ella, con una voz un poco chillona, ella viste una camiseta blanca, con unos pantalones negro... un momento es la misma ropa que yo llevo justo en estos momentos.

-Ella hija es amanda, tu y ella se parecen mucho-menciona mi madre señalando mi dirección,ella me ve neutra justo como lo recuerdo yo veía a las personas así.

Empezamos a hablar sobre el por que estoy aquí, cuando me lo explica, me dijo que como estoy muriendo lo cual yo ya lo se, pero tambien me explico que mi yo me ayudara a buscar algo que he perdido. Eso no tiene sentido, lo que yo sepa no he perdido nada.

-Espera, espera mamá eso no tiene sentido-interrumpió alzando mis manos, ella frunce el ceño-escucha yo tengo entendido que ella me guiara para encontrar algo que yo he perdido, pero no he perdido nada.

Ella me sonríe-claro que si hija-afirma ella, empiezo a negar repetidas veces-claro que si hija, es algo que tu perdiste desde hace tiempo.

-Bueno si dices eso, ¿qué fue lo que perdí?-intérprete.

-Es un recuerdo-anunció con su respectiva sonrisa.



ERIKA

Editado: 06.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar