Perdidos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15

Dereck

Una vez alguien dijo "no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy" pues se equivocó, prefiero dejar las cosas para otro día, hubiera hecho eso con mi interrogatorio, o mejor dicho, se hubiera encargado la dichosa agente de la agencia de Virginia, yo estuviera en otro caso ahora, o seguramente, buscando a Yasif, no perdiendo mi tiempo con presos en Guantánamo. Pero ya creo que es tarde para quejarse, esto es una tortura, físicamente, no psicológicamente, pero gracias a esto voy a tener que ir a psicólogo, y si es obligatorio, ahs, solo cálmate Dereck, cálmate, si encuentro una salida, lo primero que haré será colgar a mi jefe en su oficina. Ténganlo por seguro, después sigue esa agente de la CIA.

"A ver, ella no tiene nada que ver con esto"

Claro que sí, es su caso, su problema, no tiene porqué ser el mío, pero como ella no está aquí, debo encargarme de este desastre, y tiene que ser rápido, porque no sé cuánto tiempo se darán cuenta de que faltan presos, o guardias.

"tu dijiste, con cautela"

Si, se lo que dije, pero es algo difícil cuando media prisión te tiene rencor por interrumpir sus planes, entiéndeme hombre, se supone que me orientes, no que me eches mis errores en cara.

"si, pero ahora no es el momento de quejarse, movámonos antes de que te vean"

Después de discutir con mi conciencia un rato, empiezo a recorrer los pisos de la prisión, sin hacer ningún ruido, no creo que hayan tomado toda la prisión, de seguro solo tienen una sección, pero es una coincidencia demasiado grande, que solo la sección en donde estaba Erik, esto fue planeado, pero también sabía que yo venía, hay algo que no me está cerrando. Se supone que este interrogatorio se coordinaría con dos agentes de la CIA, uno de Washington y otro de... Virginia, no será que esto era una emboscada, para esa agente de Virginia, porque tendría sentido, pudo haber sido una emboscada, pero para ella, y para mí, tiene sentido, porque ambos somos los agentes más activos en el caso de Yasif, pero dudo que Erik pueda salir de aquí con vida.

He estado investigado a Yasif por tres años y he aprendido l suficiente, que para poder entrar en su círculo, debes tener acceso a cierta información, personas como Erik tienen acceso a esa información. Solo que también es algo complicado, si quieres infiltrarte en ella, tienen que crearse otra vida, lo cual es posible, pero no muy factible que digamos, investigan cada detalle de tu vida, tarde o temprano descubrirán algo, y ahí se habrá acabado todo, como hace cinco años.

...

Haces cinco años

- Oye Dereck – me encontraba en la agencia, junto con mi compañero Jacob, nos preparábamos para una reunión con el consejo, yo estaba tranquilo, pero él estaba inquieto - ¿Por qué crees que nos llamaron?

- Cálmate, ya nos informaran lo que sucede, ten paciencia – aunque se lo diga, no servirá de nada, veo como acomoda los botones de su saco, lo cual me causa algo de risa, pero lo nota y me mira.

- ¿Qué es tan gracioso? – sin poder evitarlo, suelto un par de carcajadas, pero me gano unos cuantos golpes en mi brazo.

- Lo gracioso es que tu viniste con traje, no estamos en un bufete de abogados – rueda los ojos, pero yo sigo riéndome aunque vuelva a recibir golpes de su parte – No me mires así, anda relájate, no nos van a comer.

- No soy un niño – le alzo una ceja por su insinuación, aunque lo siga negando, sigue siendo un niño.

- Lo siento, pero estas equivocando – lo oigo carraspear, esta conversación no va a terminar, hasta que uno de nosotros tenga la razón.

- Lo dice el hombre que solo se viste de negro – bueno debo admitir que tiene razón, pero no soy tan fácil de persuadir, y además nunca me rindo – además ya quiero ver como una mujer te hace perder el control.

- En tu sueños, pero hagamos algo – capte su atención, me mira con curiosidad por saber qué es lo que voy a decir – si tu admites que eres un niño, miedoso, aceptare cualquier cita a ciegas que me hagas.

- Suena tentador, pero que me hace pensar que tú cumplirás con tu parte del trato.

- En primera, no es un trato es más una promesa – me mira de reojo, nunca había sido tan seguro en algo, mi vida amorosa no me importa mucho, pero con tal de que el admita que es un niños, haría cualquier cosa – Y un SEAL cumple su promesa.

- Te tomare la palabra, pero necesito preguntarte algo – lo miro sin entender, pero a la vez me come la curiosidad, lo único que debo hacer ahora es asentir hasta que haga su pregunta - ¿Cuál es tu tipo?

¿Mi tipo?

- ¿a qué te refieres?

- si fueras a tener una cita, ¿Cuál es tu tipo de chica? ¿Cómo sería? – asiento por su pregunta, tendría que pensarlo, pero creo que siempre tuve esa respuesta clara.

- Bueno, si existe esa mujer, me gustaría que fuera independiente, que se respete a sí misma y a su puesto, que sea firme con sus decisiones, pero también que razone antes de tomarlas, que tenga valor para enfrentarse al peligro, y que si quiera me contara sus miedos o inseguridades – escucho como el suelta una pequeña risa - ¿dije algo gracioso?



ERIKA

Editado: 06.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar